Inicio NOTICIAS Historias de vida. Para ellos, el amor a Golani es más fuerte que Estados Unidos

Historias de vida. Para ellos, el amor a Golani es más fuerte que Estados Unidos

Por
0 Comentario

Itongadol.- No es una regla, pero como si lo fuera, los soldados combatientes de las Fuerzas de Defensa de Israel viajan al extranjero una vez concluido su servicio militar obligatorio, el cual se extiende por tres años. No obstante, cientos de personas llegan desde todos los rincones del mundo para hacer justo lo contrario.

Steve River, de 26 años, oriundo de California y Joseph Neger, de 21 años y de New York, dejaron todo lo que tenían y llegaron a Israel- en el marco del programa Majal (voluntarios extranjeros en Israel), se enrolaron en Golani como Jaialim Bodedim (soldados que se encuentran solos en el país) y sirvieron en esa brigada por el lapso de un año y medio.

Cuando finalizaron sus servicios regresaron a sus casas en Estados Unidos, de nuevo a la vida normal y cómoda que habían tenido siempre. Pero durante la última operación militar “Pilar Defensivo”, en la que el ejército israelí se enfrentó contra la organización terrorista Hamas en Gaza, algo comenzó a incomodar a los dos soldados voluntarios. Ambos sintieron que estaban en el lugar equivocado y por ende decidieron regresar a Israel para servir otro año y medio más y completar así los tres años de servicio en el ejército.

“Luego de ser liberado regresé a San Diego, empecé a hacer negocios, pero el dinero no lo era todo”, comentó River. “Todo estaba bien, pero no perfecto. Supe que lo que más había disfrutado fue el ejército y me puse triste por haberlo dejado, comprendí que quería regresar a Israel, a Golani”, contó. “Cuando estalló “Pilar Defensivo”, decidí regresar y enrolarme de nuevo. Sabía que mis amigos estaban en líos y quería estar junto a ellos”, resumió.

Por su parte, Neger contó: “Regresé a New York y estuve en varios trabajos, pero cuando me enteré de lo que estaba pasando en Israel llegué a la conclusión de que no había posibilidad de que yo no esté de vuelta con la gente de Golani. Para mí no había nada más importante que estar en Israel”.

River y Neger empacaron sus valijas y dijeron por segunda vez “bye bye” a los Estados Unidos. Volvieron a enrolarse al Batallón 51, de la Brigada Golani.

“Recibí el amor más grande a mi regreso- el uniforme, Golani, el ejército”, contó River. Muchos de sus amigos en los Estados Unidos no comprendieron qué los impulsó a regresar. Pero ellos convencidos de sus decisiones explicaron: “Todos nuestros amigos en Estados Unidos no entendieron lo que nos pasó, incluso nuestros compañeros en Golani les pareció raro. Pero a nosotros nos encanta el ejército. Es así, es como encontrar el amor”

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat