Inicio ISRAEL Coronavirus. Las tasas de contagio de Israel ponen en duda la capacidad de la vacuna Pfizer para frenar la transmisión

Coronavirus. Las tasas de contagio de Israel ponen en duda la capacidad de la vacuna Pfizer para frenar la transmisión

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Los datos iniciales de la campaña de vacunación contra el coronavirus en Israel muestran que la vacuna de Pfizer/BioNTech protege contra las enfermedades graves, pero aún no está claro si frena las transmisiones o si supone un avance hacia la tan esperada inmunidad de rebaño, dicen los expertos.

El Estado judío está llevando a cabo lo que se describe como la campaña de vacunación per cápita más rápida del mundo, analizada de cerca por expertos de todo el mundo. Mientras que muchos países tienen problemas con la adquisición, Israel ha hecho notables progresos desde el lanzamiento de las inoculaciones en diciembre.

Hasta ahora, ha administrado la primera de las dos dosis recomendadas por Pfizer a aproximadamente el 35% de sus nueve millones de habitantes. Alrededor de 1,8 millones han recibido también la segunda dosis, sobre todo los mayores de 60 años. El Ministerio de Salud anunció que, a partir del jueves, todos los israelíes mayores de 16 años podrán concertar una cita para vacunarse, con lo que el límite de edad deja de ser de 35 años.

En un comunicado, el Ministerio subrayó el miércoles que los cuatro proveedores de servicios sanitarios de Israel deben seguir centrando sus esfuerzos en inocular a los mayores de 50 años, pero que todos los ciudadanos podrán acceder a la vacunación.

Israel se aseguró su importante reserva pagando por encima del precio de mercado y llegando a un acuerdo de intercambio de datos con Pfizer. El acuerdo estipula que Israel, que cuenta con uno de los sistemas de datos médicos más sofisticados del mundo, compartirá con Pfizer información en tiempo real sobre el impacto de la vacuna, incluido el progreso hacia la inmunidad de rebaño.

Protección directa frente a indirecta

Ran Balicer, presidente del panel nacional de expertos de Israel sobre COVID-19, dijo a la AFP que era crucial distinguir entre los dos impactos de la vacuna. El primero es “el efecto directo”, ya que las personas vacunadas quedan “protegidas contra la enfermedad sintomática y la enfermedad grave”, dijo. El segundo, el “efecto indirecto”, se refiere a que la vacuna proporciona suficiente inmunidad a un número suficiente de personas como para formar una “barrera epidemiológica” contra la transmisión.

Balicer, también director de innovación de Clalit, la mayor organización de mantenimiento de la salud de Israel, dijo que los datos muestran que la vacuna reduce las enfermedades graves, pero la cuestión de la transmisión sigue indefinida.

Gabi Barbash, un destacado experto en salud pública que trabaja actualmente en el Instituto Weizmann de Ciencias, se mostró de acuerdo. “Sabemos que las vacunas disminuyen la incidencia de enfermedades graves. Eso es todo”, dijo a la AFP. “No sabemos si las vacunas están minimizando la transmisión”.

CORONAVIRUS
‘Fase IV’

En noviembre, Pfizer anunció que los ensayos de fase III habían demostrado que su vacuna era un 95% eficaz contra el virus.

Dada la gravedad de la pandemia, recibió la aprobación reglamentaria a través de un proceso de ensayo acelerado, lo que ha hecho que los datos más completos de Israel sean aún más valiosos.

El Instituto Maccabi de Innovación e Investigación de Israel, vinculado a la prestadora de salud del mismo nombre, publicó esta semana un documento que describió como “el primer y mayor estudio de fase IV sobre la eficacia de la vacuna (Pfizer-BioNTech)”.

Clalit y Maccabi son dos de las cuatro prestadoras de salud de Israel, que proporcionan colectivamente asistencia sanitaria a toda la población, y son directamente responsables de las vacunaciones y de la recolección de los datos sobre su impacto.

Maccabi comparó la incidencia de COVID-19 en los 12 días posteriores a la primera inyección de Pfizer con la incidencia entre 13 y 24 días después de la inyección. Encontró una reducción del 51% en la incidencia de infecciones confirmadas por laboratorio en este último periodo. “Dos semanas después de la primera dosis se observa una reducción significativa de la infección, pero no es completa”, dijo a la AFP Gabriel Chodick, coautor del informe de Maccabi.

Además, Israel sólo está analizando a los que presentan síntomas de coronavirus, no una muestra aleatoria de toda la población vacunada. Por tanto, no dispone de datos completos sobre el número de personas vacunadas que son portadoras del virus sin síntomas.

Dos inyecciones

Pfizer recomienda administrar su vacuna en dos dosis, con tres semanas de diferencia. Israel cuenta con suficientes reservas para seguir estas recomendaciones, por lo que no dispone de datos sobre si el efecto protector de una sola inyección aumenta después de 24 días en ausencia de una segunda.

Maccabi también ha publicado datos preliminares sobre el impacto de la segunda inyección. En ellos se muestra que de las 248.000 personas estudiadas una semana después de recibir la segunda inyección, sólo se registraron 66 infecciones leves por coronavirus.

Aunque estas cifras apuntan a una protección casi total, Maccabi ha subrayado que estos datos no han sido analizados en su totalidad.

A pesar de su campaña de vacunación, Israel ha seguido registrando un número de casos diarios superior a los 5.000, a pesar del cierre nacional vigente desde el 27 de diciembre.

Pero el cumplimiento y la aplicación del cierre han sido desiguales, sobre todo entre los judíos ultraortodoxos, que han incumplido persistentemente las normas de seguridad pública a lo largo de la pandemia.

“Si se observa el número de nuevos casos positivos identificados por día, no ha disminuido en el último mes y medio”, dijo Barbash. “Entonces, ¿se debe a que el cierre no es un cierre real, o a que la vacuna no está minimizando la transmisión? Nadie puede saberlo”, señaló.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat