Inicio ISRAEL Opinión: Con el mundo en crisis, Israel da un paso adelante

Opinión: Con el mundo en crisis, Israel da un paso adelante

Por M S
0 Comentario

Editorial publicada por Herb Keinon en The Jerusalem Post.

Itongadol.- Lo que hizo el Maccabi de Tel Aviv en 1977 tras derrotar al CSKA de Moscú y llevar a Israel a la Copa de Campeones de Europa de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto), lo hizo el sábado el Primer Ministro Naftali Bennett con su espectacular encuentro en el Kremlin con el Presidente ruso Vladimir Putin: poner a Israel en el mapa.

«¡Estamos en el mapa! Y seguimos en el mapa, no sólo en el deporte, sino en todo», dijo la estrella del baloncesto israelí-estadounidense Tal Brody, en un hebreo muy acentuado, en una emotiva entrevista tras la victoria sobre el CSKA de Moscú, un comentario que se ha convertido en un icono.

Al volar a Moscú el sábado, Bennett puso a Israel en el mapa de la diplomacia internacional. El hecho de que realizara el viaje en Shabat (el día del descanso), algo inaudito para los políticos israelíes, y más aún para alguien que es observante del Shabat, subrayó la urgencia vital del viaje.

Apenas unas semanas después de que Amnistía Internacional calificara a Israel de Estado de apartheid en un esfuerzo por aislar al Estado judío y convertirlo en un paria, Bennett se presenta en Moscú en lo que, a primera vista, parece un intento de mediar en la crisis ruso-ucraniana.

En lugar de ser un paria, Israel -está resultando- es un mediador necesario en una de las crisis más graves que el mundo ha visto en décadas.

El viaje de Bennett se coordinó, al parecer, con Washington, Berlín y París, que lo alentaron. Y también se hizo con el conocimiento de los ucranianos, cuyo presidente Volodymyr Zelensky criticó a Bennett y al gobierno israelí por no adoptar una posición más contundente contra los rusos

Pero parece que el enfoque comedido de Jerusalem -que equilibra una preocupación real por los intereses de Israel en mantener buenas relaciones con Rusia debido al control de Moscú de los cielos de Siria con la preocupación humanitaria por los ucranianos atrapados en los combates- dio sus frutos.

Es a Bennett a quien Putin aceptó ver en Moscú, no al francés Emmanuel Macron, ni al canciller alemán Olaf Scholz, ni a los primeros ministros de otros países que tradicionalmente desempeñan el papel de mediadores: Noruega y Suiza.

El hecho de que Bennett haya sido empujado a ese papel demuestra, quizás más que cualquier otra cosa, los avances de Israel en la escena internacional en las últimas dos décadas.

Más que cualquier otra cosa en la memoria reciente, el espectáculo de Israel mediando en una crisis mundial de esta dimensión muestra hasta qué punto este país ya no es el Israel de su abuela.

Añádase a esto el informe de Walla de la semana pasada de que Estados Unidos pidió a Israel que presionara a los Emiratos Árabes Unidos para que votaran a favor de una resolución de la ONU que condenara la invasión rusa de Ucrania, después de que los EAU -miembro temporal del Consejo de Seguridad- se abstuvieran en una resolución similar sobre el asunto en el Consejo de Seguridad.

Piénsalo un minuto y úsalo como medida para calibrar cómo han cambiado las cosas en relación con Israel y Medio Oriente: Estados Unidos recurrió a Israel para que presionara a los Emiratos Árabes Unidos para que votaran condenaran la invasión rusa en la ONU.

Ahora Israel es un actor mundial serio. Sin embargo, esto conlleva una gran responsabilidad.

El papel de un mediador no siempre es glamoroso. No todos los mediadores acaban recibiendo el Premio Nobel de la Paz. Desempeñar este papel conlleva el riesgo de enemistarse con una u otra parte del conflicto, o con ambas, algo que podría acabar volviéndose en contra de Israel.

Al mismo tiempo, sin embargo, proporciona un grado de prestigio internacional que podría aprovecharse en beneficio del país más adelante.

Por ejemplo, si Israel puede desempeñar un papel útil aquí, puede estar en una posición más fuerte para hacer ciertas peticiones a los países que acudieron a él en busca de ayuda en esta crisis -Estados Unidos, Alemania y Francia- en relación con el acuerdo nuclear iraní que puede, o no, concluirse esta semana.

Sin embargo, en la guerra ruso-ucraniana, parece que más que Israel quería este papel de mediador, fue empujado a él.

Fue empujado a ello por Occidente, que a causa de sus sanciones y su retórica perdió su capacidad de servir como intermediario honesto con Putin; y fue empujado a ello por la opinión pública, tanto nacional como internacional, desconcertada porque Israel -con su historia única- no asumió un papel más asertivo en la crisis.

Al parecer, a Jerusalem le habría gustado quedarse de brazos cruzados en esta crisis, como lo hicieron muchos otros países de la región que comparten el temor de Israel a Irán y la dependencia de la buena voluntad regional de Rusia, como los EAU, Arabia Saudita, Egipto, Jordania y otros.

Sin embargo, las circunstancias lo hicieron imposible. Así que el sábado por la mañana, Bennett entró en la brecha y voló a Moscú en un momento que para Israel está preñado de grandes riesgos, así como de posibilidades históricas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat