Inicio NOTICIAS KKL: Luchando contra los incendios del “terrorismo de cometas” en los campos y bosques israelíes

KKL: Luchando contra los incendios del “terrorismo de cometas” en los campos y bosques israelíes

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Solo podemos esperar que las cometas dejen de ser armas y vuelvan a su estado anterior como juguetes para niños.

En una visita a las comunidades israelíes y los bomberos del KKL en la frontera de Gaza, se pudo conocer cómo están trabajando furiosamente para apagar los incendios provocados por los habitantes de Gaza que vuelan cometas cargadas de materiales inflamables. Los incendios causaron a los agricultores millones de shekels de daños y se extendieron a los perímetros de los kibutz, poniendo en peligro vidas.

¿Puede algo evocar la alegría más vívidamente que una cometa, grande, de colores brillantes, elevándose en el cielo, con un niño radiante en el suelo agarrando su larga cuerda? Pero en las últimas semanas en la frontera con Gaza, la cometa se ha convertido tristemente en un arma en manos de violentos manifestantes de Gaza que intentan incendiar los bosques y campos israelíes.

El olor a humo asalta por todos lados y el sonido de los drones y cuadricópteros sobrevolando sobre las cabezas presentan un fuerte contraste con la atmósfera pastoral de esta zona rural. Pero así es la vida allí, donde la chispa más pequeña puede encender una gran conflagración.

“En lugar de disfrutar de la agradable brisa que sopla del mar por las tardes, nos vemos obligados a hacer frente a decenas de incendios causados por cometas que transportan sustancias inflamables”, afirmó el director del KK en la región occidental del Néguev, Danny Ben David. “En el último mes y medio han estallado más de 120 incendios y alrededor de 130 hectáreas de bosques han sido quemados, y eso no incluye las tierras de labranza que se han convertido en humo.”

Beeri, Kfar Aza, Kissufim, Nir Am, Nahal Oz, Re\’im y Saad se encuentran entre las comunidades cuyos campos han sufrido incendios provocados por las cometas, junto con Shaar HaNegev y Sdot Negev de la región de Eshkol, ambos también cerca de la frontera de Gaza. Además de causar millones de shekels en daños a los agricultores, estos incendios también ponen en peligro a los residentes locales y perjudican su calidad de vida.

“Hamás está tratando de alterar nuestras vidas, pero seguimos trabajando en nuestros campos hasta el último surco junto a la frontera”, declaró el agricultor Danny Rahamim, del kibutz Nahal Oz. “Para un granjero, ver sus campos quemarse son puñaladas en el corazón de una manera que nadie más puede entender. Se produce una gran cantidad de daño financiero, meses de trabajo se convierten en humo y es triste. He vivido en este kibutz durante más de cuarenta años, y nada va a moverme de aquí.”

En la entrada a Nahal Oz, un campo adyacente a la valla del kibutz fue quemado. Si los bomberos no hubieran logrado rápidamente controlar el fuego, el kibutz mismo podría haber sido dañado.

Un gran campo de trigo adyacente al Kibutz Mefalsim se quemó hace una semana. En el otro extremo hay un campo de girasoles, que no se dañaron. Sus grandes flores cuelgan como si también estuvieran tristes por la destrucción.

No muy lejos, al lado del Kibutz Kfar Aza, otro campo se incendió, pero un tractor que trabaja en el lugar hoy en día muestra que la vida continúa, un símbolo de la negativa de los agricultores israelíes a ceder a la desesperación.

KKL ha estado ofreciendo apoyo continuo a muchas de las comunidades fronterizas de Gaza a través de una variedad de proyectos de construcción, infraestructura, agricultura, agua, medioambiente, turismo y seguridad. Los amigos de KKL en todo el mundo están constantemente involucrados en la promoción de estos objetivos vitales.

Ahora, junto con las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y la Autoridad de Bomberos y Rescate de Israel, KKL también se ha alistado en la batalla contra los incendios: sus equipos de lucha contra incendios conocen bien el área y, gracias a las donaciones de sus amigos en todo el mundo, están equipados con camiones de bomberos adecuados para el terreno local.

El oficial de seguridad de la región de Eshkol Elan Isaacson mira hacia la frontera desde Tel Gama. A sus pies yacen los campos quemados del Kibutz Re\’im. De repente, ve una columna de humo que se eleva y se da cuenta de que se ha desatado otro fuego. Las tropas son convocadas a la escena.

“Se supone que las cometas son un juego para niños, un símbolo de esperanza y alegría”, dice Isaacson. “Hamás las ha transformado en armas diseñadas para quemar nuestros campos y bosques. Están tratando de destruir la frontera internacional y atacar a los soldados y civiles israelíes.”

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat