Inicio NOTICIAS Entrevista. Minds of Peace: Israelíes y palestinos en asambleas populares por la paz

Entrevista. Minds of Peace: Israelíes y palestinos en asambleas populares por la paz

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- La Agencia Judía de Noticias dialogó con Gabriel Bacalor, secretario general de Minds of Peace, la ONG que desde hace cuatro años se encarga de realizar asambleas populares entre palestinos e israelíes que discuten el conflicto. “Nuestra misión es establecer las condiciones necesarias para facilitar el diálogo entre personas que, integrando o no la clase política, se den a sí mismas la oportunidad para escucharse mutuamente y llegar a acuerdos sobre aquellos temas que les preocupen del conflicto israelí-palestino”, remarcó Bacalor.

POR FERNANDO OLSCHANSKY

Itongadol.- El próximo 10 y 11 de abril se estará llevando a cabo una nueva jornada del Congreso por la Paz que organiza la organización no gubernamental (ONG) Minds of Peace. Esta ONG con gran cantidad de participantes en Israel y la Autoridad Palestina (AP), realiza desde hace cuatro años asambleas populares, en las que se debaten los temas más acuciantes del conflicto palestino-israelí. La Agencia Judía de Noticias entrevistó al analista político y secretario general de Minds of Peace, Gabriel Bacalor.

AJN.- ¿A qué se dedica Minds of Peace?

Gabriel Bacalor.- Organizamos congresos populares entre ciudadanos israelíes y palestinos con el objetivo que, a través del diálogo, se alcancen los acuerdos necesarios para ponerle fin al conflicto. En los casi 4 años que militamos en las calles de ambos Estados, hemos realizado 25 asambleas y convocado a gran cantidad de figuras destacadas del quehacer palestino e israelí, así como a decenas de miles de ciudadanos afectados y sensibilizados, indudablemente, por una problemática común: la paz.

AJN.- ¿En qué consisten los congresos populares?
GB.- Nuestra misión es establecer las condiciones necesarias para facilitar el diálogo entre personas que, integrando o no la clase política, se den a sí mismas la oportunidad para escucharse mutuamente y llegar a acuerdos sobre aquellos temas que les preocupen del conflicto israelí-palestino. En todos los casos, la convocatoria se realiza en emplazamientos públicos de importancia estratégica, de modo de atraer la atención de los transeúntes, para que también se manifiesten durante la negociación.

AJN.- ¿Quiénes integran las delegaciones de Minds of Peace?
GB.- En los congresos populares participan militares de alto rango del Ejército de Israel y de las fuerzas de seguridad palestinas, personas de fe de las tres religiones, colonos judíos, árabes que estuvieron encerrados durante años en cárceles israelíes; hombres y mujeres de derecha, de centro, de izquierda. En suma, cualquier persona que esté dispuesta a sentarse a una mesa de negociación y aceptar el desafío de dialogar respetuosamente con el otro, sin importar su pasado o su postura política e ideológica, es bienvenida.

AJN.-¿Qué antecedentes históricos tienen la clase de congresos que Uds. realizan?
GB.- Habermas planteaba que las nuevas esferas públicas emergen del encuentro. Allí es donde tiene lugar la opinión informal y desestructurada que fortalece la democracia y la voluntad política. Las asambleas populares han jugado un rol fundamental en la resolución de conflictos. Vemos así la tarea pacificadora que han cumplido los congresos populares en la confrontación entre católicos y protestantes del Norte de Irlanda o las convenciones populares que fueron fundamentales en Sudáfrica, para poner fin al régimen del apartheid. Es ampliamente reconocido, y no solo en esferas diplomáticas, que Nelson Mandela y Frederick de Klerk, fueron capaces de comprender que sin reconciliación del pueblo, la paz no sería posible.

AJN.-¿Qué dificultades encuentran, tanto en el lado palestino como israelí?
GB.- Las tres principales dificultades que se enfrentan son el fundamentalismo religioso, la ignorancia y la violencia.
En un par de eventos recientes que realizamos en Jerusalén y Ramala, un sector del público se había autoconvocado e hizo todo lo posible, cabe destacar que infructuosamente, para boicotear el diálogo. En Israel, se trató de colonos organizados y liderados por Arie King, que agredieron a los palestinos que presenciaban el evento y fueron detenidos por la propia policía israelí. En la Autoridad Palestina, fueron las fuerzas anti-normalización de Mustafa Barghouti, quienes nos atacaron. En ambos casos, no lograron su cometido y las delegaciones alcanzaron significativos acuerdos, con importante repercusión en los medios locales y extranjeros.

AJN.- ¿Qué le dirías a esa gente que se opone al diálogo?
GB.- La realidad inobjetable es que entre el Río Jordán y el Mediterráneo, viven 6,5 millones de judíos y 6 millones de árabes y que, la única alternativa que se propone a “Dos Estados para Dos Pueblos” es un Estado binacional para palestinos e israelíes. La opción binacional en el marco democrático, haría que la presión demográfica de los árabes hiciese sucumbir el proyecto sionista en menos de 10 años. Además, todas las experiencias históricas de Estados binacionales, como el caso de la ex Yugoslavia, han resultado catastróficas. La nuestra es una postura racional y práctica pero también se funda en lo mejor de todas las tradiciones religiosas. Resulta evidente escuchando a las partes. En todos los casos, los fieles se esfuerzan por trascender las limitaciones de sus propios mitos y abrirse al mensaje trascendente que les revela.

AJN.- ¿Y qué le dirías a quienes sostienen que se debe trasladar a los árabes a Jordania, o bien matarlos?
GB.- Afortunadamente, la inmensa mayoría de los israelíes no piensan eso. Tampoco soy yo quien puede dar respuesta a quiénes tienen problemas psicológicos o limitaciones éticas. La opción de Jordania, no sólo es inmoral sino también, inaplicable. Ni los judíos volveremos a Europa, ni los palestinos se retirarán a Irak, Arabia Saudita o Jordania. La misión de Minds of Peace, es colaborar en encontrar soluciones factibles, aquellas que mejoren la vida de todos los seres humanos, que estamos acá compartiendo esta tierra.

AJN.- El 10 y 11 de abril en Almog, estarán llevando a cabo una nueva edición de los congresos populares. ¿Cuáles son las expectativas?
GB.- En esta oportunidad específica, estamos de cara al fin del ciclo de negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina previsto para el próximo 29 de abril, y se trata de ofrecer una ronda acerca de acuerdos estratégicos. Sea que se realice el intercambio por prisioneros que permita la continuación del diálogo, o no, consideramos que es necesario generar las condiciones que den respaldo popular a los gobernantes para tomar valientes decisiones en favor de la paz.

AJN.- ¿Mencionarías algunos nombres que participarán del evento de Almog?
GB.- El evento está presidido por el Dr. Sapir Handelman. En esta ocasión, contaremos además con la presencia del General Zeev Raz, comandante de la operación que destruyó el reactor nuclear iraquí en 1981. También nos acompañaran figuras de peso en la escena palestina, como el reconocido campeón de lucha libre Wisam Seder, y el activista social Ibrahim Embawi, cuyo hijo se encuentra recluido en la cárcel israelí.

AJN.- ¿Qué le respondes a quienes los acusan de “traidores”, por negociar con ex terroristas?
GB.- Les diría que piensen mejor lo que dicen, que reflexionen acerca de la validez de sus propias consignas, que estudien la historia. Se trata de los mismos sectores que combatieron a Ben Gurión después de la Guerra de los Seis Días, y lo llamaban traidor por buscar un acuerdo negociado. La paz se firma con los enemigos. Ocurre que hasta las propias palabras están sometidas al doble estándar de los intereses. En el diálogo, aprendes que el concepto de terrorismo es distinto, según lo exprese un palestino o un israelí. Para los israelíes, el terrorismo está representado por actos de violencia contra civiles. Para los palestinos, los asentamientos judíos en su territorio, limitarles la movilidad a través de checkpoints, las requisas en casas a la medianoche o detener personas por tiempo indeterminado, sin juicio previo, son actos terroristas. Comprender mejor el punto de vista del otro es fundamental para alcanzar acuerdos de mutuo beneficio.

AJN.- ¿Los acuerdos que han logrado, tienen algún valor práctico además de simbólico?
GB.- En los 25 congresos que hemos realizado, se han alcanzado soluciones creativas sobre los aspectos fundamentales del conflicto: Fronteras, refugiados, agua, control del espacio aéreo, etc. La amplia variedad del arco social y político involucrado ha permitido visualizar salidas creativas a temas críticos, propuestas que ya han sido elevadas a los gobiernos de Israel y de la Autoridad Palestina. Que nos hayan convocado en diversas oportunidades para debatir estos criterios, alimenta nuestra esperanza y demuestra que Minds of Peace trasciende el estadio simbólico. En cualquier caso, es el respaldo popular, el de la calle que respalda a los gobernantes y les otorga la valentía que necesitan para tomar las decisiones difíciles. Allí, es donde creemos que reside el principal valor práctico de los congresos populares.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat