Inicio NOTICIAS Rosh Hashaná/Año Nuevo 5774. Mensaje del rabino Shmuel Levin, director de ieshivá Jafetz Jaim

Rosh Hashaná/Año Nuevo 5774. Mensaje del rabino Shmuel Levin, director de ieshivá Jafetz Jaim

Por
0 Comentario

Itongadol (Por Rab. Shmuel Levin, director de la ieshivá Jafetz Jaim).- Estamos en vísperas de Rosh Hashaná (Año Nuevo judío) y el Creador del Mundo nos dio un regalo muy grande que se llama “Elul”.
El mes de Elul es un regalo especial para todo el Pueblo de Israel. ¿Cuál es el regalo? A veces nos dan un regalo y no sabemos que nos lo regalaron. El regalo se llama Elul, cuyas letras son las iniciales de “Aní ledodí vedodí li” (NdR: yo estoy para mi hermano y mi hermano está para mí, en traducción libre).
El regalo es que D’s se acerca a nosotros. Elul es el mes en el cual D’s está más cerca nuestro y está más disponible a escucharnos. Entonces, es un regalo que no todos conocemos, pero es muy apreciado, interesante y favorable. Tenemos un mes entero en el cual D’s viene cerca de nosotros y quiere escuchar qué es lo que necesitamos. Es lo mismo que si viniese el rey de un pueblo, el más grande que hay, y dijese: “Ahora, este mes, voy a escuchar a todos y voy a solucionar todos sus problemas”. Pienso que toda esa población sería la más feliz del mundo porque tendría esa oportunidad de estar un mes cerca del rey, que la escucharía y lo querría ayudar.
Acá, D’s deja su reinado, se acerca al pueblo y quiere escuchar qué desea para el año que viene.
Este regalo lo tenemos todo Am (Pueblo de) Israel y se llama Jódesh (mes de) Elul y Rosh Hashaná.
En este mes, cada uno tiene que relacionarse con una realidad: ¿qué necesitamos? Seguro que lo primero que nos hace falta es la salud y la vida. Es lo principal: sin la salud y sin la vida no podemos seguir adelante. Y tenemos que saber que no alcanza con tener salud, uno tiene que pedirle al Creador del Mundo que se la mantenga porque no sabemos lo que va a pasar mañana.
Si tenemos vida, podemos hacer lo que debemos; si no tenemos vida, nada podemos hacer.
La otra parte es la parnasá, el sostén. Es muy importante que tengamos salud, vida y un buen sostén, y todo eso tiene relación con Rosh Hashaná. Todo eso lo podemos pedir y el Creador escucha qué necesitamos; y si le pedimos al Creador sinceramente, sintiendo que Él es el dueño que puede dar la salud, la vida y el sostén, nos lo va a dar.
Pero tenemos que saber que Él es el único que lo decide y que en Rosh Hashaná se decide cuánta salud vamos a tener, cuánta vida vamos a tener y cuánta paz vamos a tener, y se decreta qué país saldrá a la guerra y que país tendrá paz.
Tenemos que saber que en Israel estamos rodeados de muchos enemigos. La situación está a punto de explotar a cada segundo y necesitamos la ayuda del Creador para que se mantenga la paz y todos nuestros enemigos se mantengan como hasta ahora, sin tocarnos.
Como está escrito, el pueblo judío es como una oveja rodeada de 70 lobos. La naturaleza del lobo es comer a la oveja y acá hay 70 lobos que no pueden comerse a una ovejita. Eso queremos, que los lobos estén, pero no molesten a la ovejita, que la dejen vivir en paz.
Cada uno también tiene que reflexionar sobre cuál es nuestro deber para con el Creador, que nos dio una Torá y mitzvot. Tenemos que saber que cada mitzvá es un beneficio para el ser humano. Cada momento que dedicamos a la Torá es un beneficio.
La imagen del Pueblo Elegido de D’s, que sabe cómo tiene que vivir: con la Torá, con las cualidades y por los demás, no ser egoísta. Esto es lo fundamental que la Torá nos exige: “Veahavta lerreajá camoja”, que quieras a tu prójimo como a vos mismo. Que te preocupes por el prójimo, hagas por el prójimo y vivas por el prójimo. Esa es la satisfacción más grande que una persona puede sentir en la vida.
Vamos a pasar estos días de Elul, vamos a llegar a Rosh Hashaná, nos vamos a reunir en el templo, vamos a hacer nuestras oraciones y D’s estará cerca de nosotros, nos va a escuchar y nos va a dar a todos -si D’s quiere- un año bueno, de felicidad, prosperidad, salud y vida, en el cual tengamos pronto la Gueulá Shlemá (Redención Plena) y a Mashíaj Tzidkeinu (nuestro Justo Mesías) y que nos liberemos de todos los problemas que rodean al mundo y ponen en peligro a toda la humanidad.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat