Inicio NOTICIAS Livni se reúne con un enviado estadounidense

Livni se reúne con un enviado estadounidense

Por
0 Comentario

Las medidas que se barajan podrían afectar a empresas y entidades bancarias vinculadas con el programa nuclear iraní o que prestan ayuda a Hezbolá o las milicias palestinas.

Levey también se reunió con representantes del servicio de inteligencia israelí, el Mossad, del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Consejo de Seguridad Nacional y la Comisión de Energía Atómica.

Olmert informó recientemente a Estados Unidos de que pretendía nombrar a un representante oficial que se centrará exclusivamente en intentar endurecer las sanciones económicas contra Teherán. La primera
consecuencia de esta iniciativa ha sido la asignación de expertos económicos al Foro de Diplomacia Preventiva, presidido por el jefe del Mossad, Meir Dagan.

Levey informará hoy a Israel de los resultados de los esfuerzos de Washington para que Europa y otros países se nieguen a mantener relaciones económicas con Irán. Tel Aviv, por su parte, ofrecerá a los estadounidenses ayuda para identificar las empresas que trabajan con Irán y las pistas que apuntan a que Irán financia actividades nucleares y terroristas.

El subsecretario estadounidense cree que un boicot de los bancos y sistema comercial de Irán sería mucho más efectivo que las sanciones. No requeriría un prolongado e importante esfuerzo diplomático ni la promulgación de una compleja legislación. Sería suficiente con anunciar una lista de empresas y bancos que serían inmediatamente excluidos del sistema financiero estadounidense y no podrían comerciar en dólares ni cerrar acuerdo alguno con entidades bancarias estadounidenses.

En una entrevista concedida al diario ‘The Washington Post’, Levey aseguró que la sección 311 que enmienda la Ley Patriótica «ha sido más potente de lo que muchos creyeron». Esta normativa permite al Departamento del Tesoro apuntar a cualquier institución financiera extranjera por «posible lavado de dinero», excluyéndola ‘de facto’ del sistema financiero estadounidense.

Esta herramienta ya ha sido utilizada contra el Banco Saderat, una institución financiera estatal iraní acusada de transferir 50 millones de dólares (casi 38 millones de euros) al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) desde 2001. En enero de este mismo año también ha sido denunciado el Banco Sepah por prestar financiación a proyectos de misiles balísticos iraníes.

El objetivo es «crear un debate interno sobre si estas políticas tienen sentido», aseguró Levey. «Es lo que está sucediendo en Irán. La gente con visión de negocios se dan cuenta de que esta conducta hace difícil continuar con relaciones económicas normales», concluyó

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat