Inicio NOTICIAS Terremoto político en Israel: piden la renuncia del gobierno

Terremoto político en Israel: piden la renuncia del gobierno

Por
0 Comentario

Shlomo Slutzky.-Los números son claros: aumentó sensiblemente el porcentaje de israelíes que exige la renuncia de la cúpula político militar de su país por lo que consideran el fracaso israelí en la guerra del Líbano. Así lo dicen las encuestas del Instituto DAHAF publicado ayer por el diario Yedioth Ajronot.

Por otro lado, varios cientos de reservistas exigieron ayer en una manifestación en Jerusalén la renuncia del primer ministro Ehud Olmert. Decenas de autos partieron directamente del cementerio (donde habían ido a despedir a un soldado que murió en la reciente guerra en el Líbano) hacia la casa del premier.

Las encuestas muestran que el más golpeado es el ministro de Defensa, el laborista Amir Peretz, el primer civil en ocupar ese cargo: 79% pide su destitución. Le sigue el primer ministro Ehud Olmert, también civil: 63% de los israelíes exigen su renuncia y le sigue Dan Halutz, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, con un 54% de gente que pide que se vaya. Los números, según algunas interpretaciones, señalan una agudización de la crisis político-militar y el reposicionamiento de la derecha israelí más intransigente.

El líder de la oposición de derecha Benjamín Netanyahu ha obtenido una notable ventaja en la intención de voto (45%) sobre Olmert, con apenas un 17%.

El aumento en la indignación de la gente es claro: una encuesta del 16 de agosto publicada también por Yedioth mostró que el 41% pedían la renuncia de Olmert y el 57% la de Peretz.

La ofensiva militar israelí perseguía al menos dos objetivos: rescatar dos soldados capturados por Hezbollah el 12 de julio (lo que desencadenó la ofensiva israelí) y desarmar o derrotar al grupo radical shiíta Hezbollah atacando a sus principales centros estratégicos. Ninguno de estos objetivos fue alcanzado.

Por el contrario, Israel empezó a recibir ataques de Hezbollah en su territorio. Los israelíes critican al gobierno y las FF.AA. por no proteger a casi un tercio de la población civil israelí que fue víctima de los Katiushkas y criticaron la larga serie de fallas militares que provocaron muertes innecesarias entre los soldados, especialmente entre los reservistas.

Muchos de ellos esperaron al fin de la guerra para cambiar la metralleta y el casco por los carteles de protesta . Pidieron una comisión investigadora encabezada por un juez de la Suprema Corte. Otros acortaron camino y exigieron la cabeza de Olmert, Peretz y el general Halutz.

Sin embargo, una visita a la ya tradicional zona de manifestaciones en el Jardín de las Rosas, frente al edificio de gobierno, en Jerusalén, demuestra mejor que cualquier cifra que el potencial revolucionario pero también golpista de la ola de protesta.

En el lugar hay varios campamentos de diferentes grupos. Están los reservistas; los padres cuyos hijos cayeron muertos y otros grupos de ciudadanos que se unen a las manifestaciones. En muchos casos, las protestas nacen espontáneamente de la buena intención de los ciudadanos preocupados, pero muchas veces son «copados» por intereses políticos de la oposición de derecha.

Yariv Openheimer, el Director General del movimiento «Paz Ahora» que cumple en el 2007 treinta años de lucha por la paz afirmó a Clarín que la protesta de los reservistas estaría manipulada por grupos ligados a los «naranjas», el color que eligieron los partidos y organizaciones de la ultraderecha que se opusieron a la retirada de Gaza en agosto y no quiere otorgar ninguna concesión de territorios a cambio de paz con los palestinos.

Si bien la acusación no pudo ser confirmada por Clarín, es cierto que varios de los personajes que hoy piden la renuncia de Olmert y Peretz son los mismos que hace un año encabezaban la campaña contra la devolución de Gaza a los palestinos decidida por Sharon. Por ejemplo Anat Livni, que agita hoy en el grupo de reservistas la misma Anat Livni que lideró la lucha contra esa política de Sharon que significó además el retiro de tropas y colonos israelíes de Gaza.

Muchos de los portavoces del movimiento de reservistas que son residentes en las colonias judías en la Cisjordania o vienen de partidos religiosos-nacionalistas opuestos a la política de Olmert y Peretz, quienes decían querer devolver en los próximos años una parte de Cisjordania a los palestinos.

Hay derrotas que pueden apurar procesos democráticos, como sucedió en Argentina después de las Guerra de Malvinas. El peligro en Israel es que el fracaso de una coalición de gobierno que, aunque sea a través del unilateralismo, buscaba devolver territorio a los palestinos, termine derrotada por un partido político que elija el camino que dice que lo que no se arregla por la fuerza, se arregla con más fuerza.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat