Inicio NOTICIAS Gal Gadot, la chica normal convertida en Wonder Woman

Gal Gadot, la chica normal convertida en Wonder Woman

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Nada más llegar al colegio de Wonder Woman, uno queda atrapado por una fachada dominada por la foto de otro superhéroe: Michael Jordan. Cuando la pequeña Gal Gadot (30) iba cada mañana al Instituto Begin de Rosh Haayin, en el centro de Israel, su sueño era triunfar en el mundo. En ningún caso ser de otro mundo.

En ningún caso ser de otro mundo. Quién hubiera dicho al ingeniero informático Mijael y la profesora Irit que su hija mayor acabaría bendecida con poderes sobrenaturales.

“La hermana de Gal estudió conmigo. No recuerdo nada especial. Es importante no que sea de Rosh Haayin sino que triunfa y hace las cosas bien”, nos comenta la joven Timor Natan en la localidad donde nació y creció su vecina más famosa.

En una panadería de esta pequeña villa, Rafi recuerda que la familia de Gadot residía en el nuevo barrio. “Se casó y ahora vive en Tel Aviv. Que sea feliz, eso es lo que importa”, apunta sin darle demasiada trascendencia al papel en Hollywood.

Gadot, alumna aplicada que iba para farmacéutica, recuerda una infancia tan normal que incluso bromea diciendo que le da vergüenza reconocerlo.”Lo más fuerte que hice siendo niña fue una actuación imitando a Madonna ante mis compañeros y la directora”, confiesa a la web israelí Ynet.

En contraste con el origen judío yemenita de gran parte de los más de 50.000 habitantes de Rosh Haayin, Gadot es producto del judaísmo europeo. “¿Mis orígenes? Un cuarto de Polonia, uno de Alemania, uno de Austria y uno de Chequia”.

El viaje escolar a los campos de exterminio nazis en Polonia fue muy especial para ella ya que muchos familiares suyos fueron asesinados en Auschwitz. De este infierno sobrevivió su abuelo Abraham que se trasladó a Israel y murió en el 2014. “El circulo se cerró cuando al volver de Auschwitz me reencontré con mi abuelo y lloramos juntos”, contó.

“Me gustaría participar en una película sobre el Holocausto. Desgraciadamente el tiempo pasa y van quedando menos supervivientes. Quiero dejar algo a las nuevas generaciones para que sepan qué pasó”, contó al Canal 2 local revelando su motivación: “Desde siempre quise triunfar para hacer las cosas de la mejor forma y no para ser famosa”.

Si le preguntan quién es la verdadera Wonder Woman, contesta: “Mi madre”. La vida de Gadot,a punto de cumplir 31, es una caja de sorpresas. Sorpresa que el apellido original familiar sea Greenstein antes de que lo cambiaran por uno más hebreo. Sorpresa en la coronación Miss Israel (2004). O cuando la sacaron de clase en el primer día de sus estudios de Derecho para informarle que sería la protagonista de la serie televisiva Bubot (Muñecas). Sin esa llamada seguramente hoy sería una abogada más.

También ayudó la provocativa serie fotográfica de la revista Maxim que reunió a varias y sensuales ex soldados. Posando en bikini en el pico de la azotea de un rascacielos de Tel Aviv, debutó sin red como superheroína.

Cuando mostró sus habilidades con coches y armas en A todo Gas, se le recordó su pasado como instructora militar en el marco del servicio obligatorio israelí. Sus 11 km diarios cultivaron un cuerpo fibroso que ahora vuela en la gran pantalla.

Gadot ve en su personaje un mensaje femenino de fuerza que rompe viejos prejuicios. La israelí se tomó con ironía la crítica por sus senos, más “pequeños” que los del cómic o de la Mujer Maravilla de los 70, Lynda Carter. Los puristas de cómics que añoran la voluptuosidad de su musa no saben que curiosamente un rasgo físico característico de las israelíes es su importante volumen pectoral.
El cineasta Zack Snyder llegó justo cuando empezó ya a hacerse a la idea de renunciar a la carrera. Gadot hizo una prueba sola y con Ben Affleck sin saber para qué. Cuando Snyder se lo comunicó, se quedó varios segundos en estado de congelación.

La principal fuente de su felicidad es su hija Alma (4). “La familia es lo más importante y te da proporciones a la vida”, comenta. La mayoría de sus amigas de siempre no tienen hijos. “No es una sorpresa que yo sea la primera porque siempre fui la que más quise ser madre”. La actriz se casó con Yaron Varsano en 2008. Hace un año, este empresario vendió el Hotel Varsano de Tel Aviv por 20 millones de euros. ¿El comprador? Roman Abramovich.

El éxito podría convertirla en la israelí más famosa del mundo en detrimento de la ex novia de Leonardo de Di Caprio, la modelo Bar Refaeli. No le importa mucho.
Gal (ola en hebreo) apunta a lo más alto subida a una ola que crecerá aún más en junio con el estreno de Wonder Woman. Suerte, trabajo, talento y belleza han convertido la modesta chica de Rosh Haayin en la poderosa amiga de Batman vs. Superman.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat