Inicio ISRAEL Israel. Tras una semana de encierro en su residencia, Netanyahu prepara el terreno para una quinta elección

Israel. Tras una semana de encierro en su residencia, Netanyahu prepara el terreno para una quinta elección

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Pocos han visto u oído a Benjamín Netanyahu durante la mayor parte de la semana posterior al día de las elecciones. Salvo unas pocas declaraciones preparadas sobre su pelea con Benny Gantz por la reunión del gabinete de esta semana, Netanyahu dijo poco y no fue a ninguna parte públicamente. Después de una frenética campaña de tres meses, el primer ministro pasó la semana enclaustrado en casa.

Luego volvió a salir a la luz pública el miércoles por la noche con lo que el Likud anunció como un dramático anuncio televisado en horario de máxima audiencia. La derecha, declaró, había ganado «claramente» las elecciones.

«Después de tres elecciones en las que no ha prevalecido ningún bando, esta vez el pueblo ha hecho una elección clara. Los ciudadanos han dado a los partidos de derecha una clara mayoría de 65 escaños. Eso nos permite establecer un gobierno estable de derecha, un gobierno que Israel necesita como el aire para respirar mientras dejamos atrás el coronavirus», dijo.

Cualquier otro gobierno «sería un gobierno inestable de izquierda que se establecería desafiando de forma clara e inequívoca a la enorme mayoría que votó al Likud y a los demás partidos de derechas».

Terminó su breve discurso instando al líder de Yamina, Naftali Bennett, y al jefe de Nueva Esperanza, Gideon Sa’ar, a que le apoyen para formar un gobierno de derecha.

«Eso es lo que el enorme público que nos apoyó en el Likud y en los partidos de derecha espera que hagamos», dijo. «Volver a su lugar natural, a la derecha».

Fue una declaración extraña, hecha como si las viejas divisiones izquierda-derecha fueran todavía el punto central de la disputa en las elecciones, y no su propia continuidad en el poder.

Una cosa es sugerir que Sa’ar traicionó su promesa central a sus votantes (que no serviría bajo el mando de Netanyahu) por el bien posiblemente mayor de la estabilidad política en tiempos inciertos. Es un argumento válido dado el resultado de las urnas que no ofrece un resultado claro.

Pero Netanyahu adoptó una táctica diferente, manifiestamente falsa: insistir en que los votantes de Sa’ar y Bennett querían que apoyaran un gobierno dirigido por Netanyahu.

Hasta donde podemos decir, eso no es cierto. Y Netanyahu lo sabe.

.

Netanyahu cerró la campaña el día anterior a las elecciones visitando el mercado Mahané Yehuda en Jerusalem.

¿Fue el llamado a Sa’ar y Bennett para que volvieran a su «hogar natural» un auténtico intento de unidad de la derecha? ¿O estaba Netanyahu sentando las bases para culpar a los dos de la caída hacia otras elecciones, a la vez que arrancaba su campaña y les presionaba para que se comprometieran o se arriesgaran a la ira de los votantes?

El hecho de que los comentarios de Netanyahu no hayan abordado, ni siquiera reconocido a medias, las preocupaciones de Yamina y Nueva Esperanza sugiere que la respuesta es la segunda. Lo mismo ocurre con su aparente mala interpretación de lo que supuestamente quieren los votantes.

Entonces, ¿qué quieren los votantes?

Una encuesta realizada el 14 de marzo por el Instituto de la Democracia de Israel es el sondeo más detallado disponible públicamente que plantea estas preguntas. Se preguntó a los votantes israelíes, por ejemplo, si «quieren que Netanyahu sea el próximo primer ministro».

Los votantes de Sa’ar dijeron que no por un margen de 86% a 8%. De hecho, los votantes de Sa’ar eran más propensos a oponerse a otro mandato de Netanyahu que los votantes de Azul y Blanco (77%), los laboristas (78,5%) o la Lista Conjunta (75%).

Netanyahu también se equivoca con los votantes de Bennett. Los votantes de Yamina dijeron que quieren que Netanyahu deje el cargo por un margen de dos a uno, 62,5% a 32%.

En total, el 53% de los israelíes quiere que deje el cargo, según la encuesta, frente al 41% que no lo quiere. Es una cifra similar a la de otros sondeos, incluidos los de Kan y Canal 12, que hicieron la misma pregunta en las dos últimas semanas.

El día de las elecciones, más del 46% de los votantes votaron a partidos que se comprometían a sustituir a Netanyahu, y otro 10% votó a partidos que estaban abiertos a ello.

El hecho triste desde la perspectiva de Netanyahu, el hecho que puede explicar su repentina desaparición de la vista pública durante la semana que siguió a las elecciones, es que el 23 de marzo la mayoría de los israelíes reiteraron su opinión de que quieren que sea reemplazado.

Los partidos de derechas que ahora insiste en que le deben su lealtad a su próximo gobierno fueron elegidos por votantes que en su mayoría (y en el caso de Sa’ar, casi en su totalidad) se oponen a que él lidere el próximo gobierno.

La frustración de Netanyahu es palpable y comprensible. Sobre el papel, debería ser un favorito. Como primer ministro, acaba de ofrecer a su pueblo una campaña de vacunación casi milagrosa y líder en el mundo, así como cuatro tratados de paz con países del mundo árabe. La vieja alianza de Azul y Blanco se ha roto en pedazos. La participación de los árabes se redujo drásticamente. ¿Cómo es posible que unas condiciones tan aparentemente ideales acaben con el mismo fracaso, con el mismo estancamiento? ¿Cómo es posible que los votantes no se sientan conmovidos por sus esfuerzos y logros?

.

Protesta anti-Netanyahu en Jerusalem.

La quinta etapa: la aceptación

Y así se ha instalado el desánimo.

«Su comparecencia de esta noche», escribió Ariel Kahana, del diario pro-Netanyahu Israel Hayom, sobre la emisión del miércoles, «muestra, en mi opinión, el inicio de la aceptación de los resultados electorales por parte de Netanyahu. Después de muchos años en los que se acostumbró a un gobierno unipersonal en el que él es el árbitro final, Netanyahu entiende que en un futuro próximo dependerá de otros -y no sólo de otros, sino de aquellos a los que más odia, Bennett y Sa’ar, contra los que ha librado una guerra sin cuartel desde 2013».

Netanyahu instó a Sa’ar y Bennett a dejar atrás el pasado, pero nadie, ni Sa’ar, ni Bennett, ni siquiera Kahana, pareció creerle. «Nadie cree que Netanyahu sea honesto cuando llama a ‘dejar atrás el pasado'», escribió Kahana. «Después de todo, una larga y amplia estela de promesas incumplidas queda detrás de él, incluyendo su pisoteo de un acuerdo firmado con Benny Gantz anclado en una Ley Básica. Pero quién sabe, tal vez dentro de uno o dos meses, cuando la amenaza de unas quintas elecciones esté más cerca, y otros procesos hayan resultado inútiles, Sa’ar pueda ablandarse».

Parece probable que el repentino tono conciliador de Netanyahu tenga poco que ver con el próximo gobierno y todo que ver con trasladar la culpa de las próximas elecciones a otra persona.

Por supuesto, las cosas todavía pueden funcionar. Dentro de un mes más o menos, ante unas quintas elecciones, Sa’ar podría ceder. También podría hacerlo Betzalel Smotrich, del Sionismo Religioso, cuya negativa a formar parte de una coalición dependiente del partido musulmán Ra’am tiene a Netanyahu en un aprieto tan grande como la intransigencia de Sa’ar y Bennett. Puede que haya tránsfugas que acepten cruzar el pasillo en las próximas semanas, o que alguien convenza a Netanyahu para que abandone la Oficina del Primer Ministro en favor de la Casa del Presidente. Una quinta elección no es inevitable.

Pero tal y como están las cosas, tras una semana de tranquila reflexión, Netanyahu parece haber decidido que unas quintas elecciones son el camino menos costoso para él, o al menos que es el resultado más probable independientemente de lo que haga.

Si eso es cierto, si una quinta elección está prácticamente asegurada, entonces Netanyahu acaba de dar el pistoletazo de salida a su campaña.

«Cualquier otro gobierno que pueda establecerse que no sea este gobierno de derecha sería un gobierno de izquierda inestable», dijo el miércoles. «Y les digo que caerá rápidamente, muy rápidamente…. En este momento, cuando somos los primeros del mundo en dejar atrás el coronavirus, eso sería un enorme desastre para el país, un enorme desastre para la economía israelí.»

Si las vacunas y los tratados de paz y la ruptura de Azul y Blanco no dieron un resultado diferente, ¿qué podría hacerlo? La nueva campaña de Netanyahu parece haber dado con una respuesta. Su mensaje es algo así: «Puede que no te guste personalmente, pero mis votantes son lo más estable de nuestra política en este momento. Así que no vas a conseguir estabilidad sin mí. Si queréis acabar de una vez con el estancamiento, si queréis estabilidad, soy el único que os la puede dar».

Análisis de Haviv Rettig Gur para The Times of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat