Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: ¿Quiénes son los talibanes que conquistaron Afganistán?

Hatzad Hasheni: ¿Quiénes son los talibanes que conquistaron Afganistán?

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Dr. James M. Dorsey (BESA)*

RESUMEN EJECUTIVO: Habiendo tomado el control, los talibanes quieren que el mundo crea que se han vuelto más pragmáticos e inclusivos en los veinte años desde que gobernaron brutalmente Afganistán. La autenticidad de esta pretensión dependerá de las actitudes del grupo hacia los yihadistas y otros terroristas, las minorías étnicas y religiosas, las mujeres y el gobierno.

Para ser justos, los talibanes, a pesar de controlar toda Afganistán desde el domingo, incluida la capital, Kabul, aún no han anunciado un gobierno y los principios precisos en los que se basará su gobierno. Los talibanes estaban negociando este último martes, con líderes políticos asociados al presidente depuesto Ashraf Ghani, para un traspaso formal del poder. Ghani huyó de Afganistán el domingo, en sus palabras, para evitar un mayor derramamiento de sangre.

Mientras tanto, los talibanes buscaron calmar las preocupaciones sobre su gobierno instando a las mujeres a unirse a un gobierno que aún no se ha formado, declarando una amnistía para las personas empleadas por el gobierno anterior, los EE.UU. y otras fuerzas extranjeras, y tomando medidas enérgicas contra los delincuentes. disfrazándose de talibanes.

Sin embargo, hasta ahora los talibanes han dejado sin abordar su relación con grupos terroristas en Afganistán como al-Qaeda, un factor clave en la forma en que serán percibidos por todos los segmentos de la comunidad internacional. “Si los talibanes de 2021 son diferentes a los de 2001, no es porque hayan moderado su oscurantismo religioso, sino porque no quieren cometer el mismo error estratégico, que fue su apoyo ciego a al-Qaeda lo que les costó el poder”, dijo el académico de la militancia Jean-Pierre Filiu, sugiriendo que el apoyo de los talibanes a al-Qaeda y otros grupos terroristas sería más circunspecto que en el pasado.

Naciones Unidas informó recientemente que al-Qaeda “está presente en al menos 15 provincias afganas” y que su filial en el subcontinente indio “opera bajo la protección de los talibanes desde las provincias de Kandahar, Helmand y Nimruz”.

Los talibanes no han dado indicios de que expulsarán a los yihadistas y a grupos como el Partido Islámico de Turkestán (TIP), formado por uigures, que luchó en Siria y quiere establecer un estado islámico en la atribulada provincia china de Xinjiang, aunque justamente fue la acogida de tales radicales por parte de los talibanes lo que provocó la invasión estadounidense de Afganistán en octubre de 2001.

Estados Unidos había respondido a la planificación de al-Qaeda desde Afganistán de los ataques del 11 de septiembre y la negativa de los talibanes a entregar a Osama bin Laden en tres años de conversaciones antes del 11 de septiembre durante las cuales Al Qaeda atacó las embajadas de Estados Unidos y el USS Cole, un destructor de misiles guiados que se repostaba en el puerto yemení de Adén.

En las negociaciones más recientes en Doha sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán, los talibanes prometieron que no se lanzarían ataques terroristas desde territorio afgano bajo su control, ni se permitiría que combatientes extranjeros operaran allí. Los talibanes se comprometieron además a evitar que al-Qaeda y otros grupos terroristas recluten y entrenan operativos y recauden fondos en suelo afgano.

Sin embargo, es poco probable que asegurar que no brindarán a los terroristas con un refugio seguro convenza a la comunidad internacional de que los talibanes pueden o incluso quieran cumplir con su promesa. Tampoco lo será el hecho de que miles de paquistaníes sigan siendo parte de la fuerza de combate de los talibanes, o el reciente informe de Kabul de que dos terroristas del ISIS asistieron a las oraciones en la mezquita Abdul Rahman de la capital. Los dos hombres eran ex presos liberados de una prisión afgana en el aeródromo de Bagram. El líder de oración talibán, recién instalado en la mezquita, elogió a los yihadistas por ayudar a establecer un gobierno islámico en Afganistán.

En contraste con sus cálidas relaciones con al-Qaeda, las relaciones de los talibanes con la afiliada afgana de ISIS han sido tensas. Algunos expertos sugieren que los talibanes pueden utilizar posibles enfrentamientos futuros entre los dos grupos como prueba de que están impidiendo que los terroristas operen desde suelo afgano.

Mientras tanto, el grupo aún tiene que delinear cómo será su gobierno y quiénes pueden ser parte de él. Existen varios escenarios. Entre ellos, el nombramiento de miembros de los talibanes que provienen de minorías étnicas y religiosas o elementos no talibanes invitados a entregar sus armas y unirse al gobierno en los términos de los talibanes, incluido el establecimiento de un emirato islámico, en lugar de un califato unificado, como socios de pleno derecho.

Entre los candidatos no talibanes se incluyen el negociador de reconciliación Abdullah Abdullah, el líder de Hizb-i Islami, Gulbuddin Hekmatyar, y el ex presidente Hamid Karzai. y el ex vicepresidente Karim Khalili. Abdullah, Karzai y Hekmatyar esperaban viajar a Doha para conversar con los talibanes.

Los talibanes pueden estar contando con la probabilidad de que un menor grado de inclusión otorgue a un nuevo gobierno afgano legitimidad en Beijing, Moscú, Islamabad, Teherán y las capitales de Asia Central, pero se quedan cortos en Washington, Bruselas y Londres.

Lo mismo es cierto cuando se trata de la adhesión a los derechos humanos. Los comandantes locales de los talibanes parecían haber tenido poco tiempo en los últimos meses para quienes no estaban de acuerdo con ellos o servían al derrocado gobierno afgano.

Human Rights Watch informó a principios de agosto que los talibanes habían ejecutado en varias provincias a soldados, policías y civiles detenidos con presuntos vínculos con el gobierno afgano. “Expulsaremos a los extranjeros de esta tierra islámica, incluidos los Estados Unidos y sus otros socios ocupantes, incluidos sus disidentes… Tienen que huir y los mataremos, o aceptarán las leyes de los muyahidines”, dijo Mullah Aleem, un Comandante talibán en la provincia noroccidental de Faryab.

Los talibanes aún tienen que aclarar cuáles son esas leyes. Durante su gobierno en la década de 1990, los hombres se vieron obligados a rezar cinco veces al día y dejarse largas barbas. Se prohibieron los teléfonos inteligentes, la televisión y la escolarización de las mujeres. El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo en mayo que el grupo, una vez en el poder, redactaría leyes para garantizar la participación de las mujeres en la vida pública. “El propósito sería permitir que las mujeres contribuyan al país en un entorno pacífico y protegido”, dijo. Otros líderes talibanes han dicho que a las mujeres se les permitiría recibir educación y trabajar siempre que llevaran velo.

Pero hablando el mes pasado a una estación de televisión afgana, Mujahid sugirió que los talibanes restablecerían su prohibición de cantar a las mujeres. “No, ella no puede (cantar). En el Islam, ella no puede. Ésta no es nuestra opinión; esta es la opinión del Islam. Si no lo sabe, debería saberlo… Debería preguntarle a un académico”, dijo el portavoz.

De manera similar, los aldeanos de las zonas rurales de Afganistán dijeron el mes pasado que los talibanes, en una aparente repetición del gobierno misógino de la década de 1990, estaban quemando escuelas de niñas tan pronto como tomaron el control de un área. En algunas ciudades, se ordenó a las empleadas bancarias que se fueran a casa y no a trabajar.

No obstante, Tolonews, la emisora ​​afgana que habló con Mujahid en julio, presentó el martes a presentadoras entrevistando en directo a representantes de los talibanes. “Tolonews y los talibanes vuelven a hacer historia: Abdul Haq Hammad, representante senior de los talibanes, hablando con nuestra presentadora (femenina) Beheshta esta mañana. Era impensable hace dos décadas, cuando estuvieron a cargo por última vez”, tuiteó Saad Mohseni, director de MOBYgroup, la compañía propietaria de Tolonews.

*El Dr. James M. Dorsey, asociado senior no residente del Centro BESA, es investigador senior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat