Inicio Hadassah Entrevista al médico de Cemic que viajó junto a Hadassah para asistir a los refugiados ucranianos

Entrevista al médico de Cemic que viajó junto a Hadassah para asistir a los refugiados ucranianos

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- En el marco del convenio amplio de cooperación académica, científica y tecnológica suscripto entre Hadassah Internacional y Cemic, el lunes partió desde Argentina un grupo de médicos con destino a Polonia para brindar ayuda humanitaria a los refugiados ucranianos afectados por la invasión rusa. En diálogo con ItonGadol, Pablo Rozic, jefe del Departamento de Psiquiatría de Cemic y jefe de la delegación, destacó: “Este viaje es el primero, pero creemos que dada la evolución de los acontecimientos y la naturaleza de la guerra, no va a ser el último. Ya estamos comenzando a planificar el próximo contingente”.

Además, sobre la relación entre ambas instituciones, afirmó: “Aunque con dimensiones distintas, compartimos con Hadassah los mismos principios rectores, características y objetivos”.

Junto a Rozic, la comitiva está integrada por Hugo Magonza, director general de Cemic, quien viajó por 48 horas y le dio a esta iniciativa un fuerte aval institucional; por Jimena Juarez y Mercedes Heinermann, ambas médicas de familia; y Dana Tatín, médica pediatra.

-¿Cómo podemos vincular a Cemic con una acción humanitaria en general?
-Cemic es una institución dedicada a la docencia, asistencia e investigación en el Campo de la Salud. Es una entidad sin fines de lucro (ONG) que reinvierte todo lo que produce en el mejoramiento de su nivel de atención e investigación médica. Tiene por objetivo la excelencia médica y está a la cabeza a nivel nacional en muchos campos.
Desde su fundación Cemic viene participando y desarrollando acciones humanitarias, a través de su activa participación en un Centro de Salud conjuntamente con la Municipalidad de San Fernando. Médicos de todas las especialidades han viajado regularmente a Salta para asistir a poblaciones carenciadas como una iniciativa propia y en otro momento en el marco de Fundación Mundo Sano.
En 2018, conjuntamente con Cascos Blancos y la cancillería, organizó una posta sanitaria en Cúcuta en la frontera Venezuela/Colombia. Médicos de la institución colaboraron y colaboran en la asistencia de poblaciones carenciadas y en riesgo: Villas 11/14; Villa 31.

La delegación en Polonia

-¿Podría ayudarnos a vincular Cemic y Hadassah?
-Aunque con dimensiones distintas, compartimos con Hadassah los mismos principios rectores, características y objetivos. En lo personal, tengo el privilegio de haberme formado en Hadassah, donde realicé mi residencia en psiquiatría, trabajando luego en investigación y posteriormente al volver a la Argentina, me incorporé a Cemic donde soy Jefe del Departamento de Psiquiatría. Tuve también el privilegio de haber formado parte del motor que generó la alianza de las dos instituciones, proceso dirigido por Jorge Diener, director ejecutivo de Hadassah Internacional, quien le dedicó muchísima energía al proyecto.
Durante la pandemia realizamos webinars conjuntos y el año pasado una delegación muy jerarquizada de Hadassah vino a la Argentina, compartimos una visita al hospital y una intensa y muy fructífera jornada de trabajo.

– ¿Cómo se profundizó la relación de Cemic con el Centro Médico Hadassah y cómo surgió la iniciativa de este viaje a Ucrania?
-Un año antes de la pandemia de COVID 19, y luego de una visita a Jerusalem que incluyó encuentro en Hadassah con parte del Staff médico y la Dirección del Hospital, comenzamos a trabajar en la gestión de un convenio de cooperación académica, científica y técnica que finalmente fue refrendado por ambas instituciones. Cuando nuestro primer contingente de médicos estaba próximo a partir para una primera rotación, se suspendieron los vuelos y la entrada a Israel. Superada en gran medida la pandemia y habiendo menor número de restricciones, volvimos a gestionar la rotación de alumnos de medicina y de posgrados, pero Hadassah estaba abocada a brindar apoyo humanitario entre otras acciones a través de una clínica de atención primaria en un campo de refugiados muy cercano a la frontera con Ucrania. Nos convocamos a participar y a sumarnos a la iniciativa de nuestros “socios mayores” y entonces lanzamos una campaña para conseguir los fondos para poder realizar el viaje. Se seleccionaron los médicos participantes (en relación a los requerimientos específicos de Hadassah) y luego gracias al aporte desinteresado del Sr. Enrique Piñeyro, quien nos ofreció llevarnos en uno de los vuelos de ayuda humanitaria que realiza, el proyecto de materializó.

-¿Quiénes integran la comitiva?
-La comitiva está integrada por el Lic. Hugo Magonza, Director General de Cemic, quien viajó por 48 horas y le da a esta iniciativa un fuerte aval institucional; y por las Dras. Jimena Juarez y Mercedes Heinermann, ambas médicas de familia; la Dra. Dana Tatín, pediatra; y por quien escribe, Pablo Rozic, médico psiquiatra y jefe de la delegación.

-¿Cuál es su expectativa?
-Nuestro objetivo es poder asistir médicamente tanto a adultos como a niños (la población es mayoritariamente de mujeres, niños y ancianos ya que los hombres no pueden salir del país), a un número importante de refugiados y permitir un descanso a los grupos de voluntarios rotativos de Hadassah. Poder trabajar en conjunto con personal de Hadassah y del Hospital Universitario de Lublin y comenzar un trabajo en el campo de la Salud Mental acompañado por miembros de la delegación chilena, que implica en primera instancia una evaluación del estado emocional de esa población, implementación de técnicas que facilitan la expresión y procesamiento del impacto emocional producto de situaciones de extremo traumáticas producto de una guerra, desplazamientos, abandono forzado de las viviendas, desmembramiento del grupo familiar, incertidumbre y poder dejar establecido una suerte de protocolo de intervención que venimos activamente elaborando con la participación de profesionales de distintas disciplinas. Este viaje es el primero, creemos que dada la evolución de los acontecimientos y la naturaleza de la guerra, no va a ser el último. En Cemic verificamos una muy amplia acogida y la lista de voluntarios es muy extensa. Ya estamos comenzando a planificar el próximo contingente.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat