Inicio AVANCES Tel Aviv, el corazón de la «Start-Up Nation», comienza a ofrecer su nueva cara

Tel Aviv, el corazón de la «Start-Up Nation», comienza a ofrecer su nueva cara

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Iton Gadol.- Tel Aviv es conocida por su próspero escenario tecnológico, atrayendo a los capitalistas de riesgo y a los fundadores de empresas a eventos como la Semana Cibernética, una conferencia sobre ciberseguridad, y la Muni Expo, centrada en la tecnología para las «ciudades inteligentes». Hace una década, el libro más vendido, «Start-up Nation», puso de relieve el floreciente sector de alta tecnología de Israel, y la industria sigue siendo fuerte.

Pero la escena sigue siendo bastante exclusiva, centrada en Tel Aviv y empleando principalmente a hombres judíos no ortodoxos. Ahora se están realizando esfuerzos prometedores para ampliar y diversificar el sector tecnológico de Israel, y abrirlo a los viajeros.

Cada vez hay más oportunidades para que los turistas descubran la ciudad a través de su lado empresarial. Un nuevo museo, un restaurante de nueva creación, visitas a boutiques y un sinfín de eventos formales e informales en Tel Aviv y en otros lugares son algunas de las formas en que los viajeros pueden explorar este cambiante panorama tecnológico.

Tel Aviv ya ha probado el turismo tecnológico anteriormente, ofreciendo visitas a oficinas incipientes y estableciendo una exposición permanente sobre la innovación israelí en el edificio de la Bolsa de Valores, por ejemplo. Sin embargo, las nuevas oportunidades alientan a los viajeros a profundizar en las raíces de la industria, así como a reconsiderar su lugar en la cultura israelí.

«Todo el mundo sabe que Israel es la nación de las nuevas empresas. La mayoría de la gente, tanto israelíes como internacionales, no saben necesariamente por qué», dijo Yarden Leal, subdirector general del Centro Peres para la Paz y la Innovación, sede del Centro de Innovación Israelí, que abrió sus puertas en febrero de 2019.

Parte museo, parte homenaje al ex presidente Shimon Peres, el nuevo lugar con vista al Mediterráneo en el barrio de Yaffo hace que la idea de «Start-up Nation» sea «algo tangible», asegura Leal. Una exposición de hologramas interactivos, por ejemplo, permite a los visitantes conversar con innovadores israelíes, como el inventor de la memoria USB, Dov Moran, mientras que otra exposición muestra productos israelíes que van desde vehículos autónomos hasta un telescopio espacial. Además, dentro de un túnel de realidad virtual llamado la Cápsula, los viajeros pueden hacerse una idea del futuro tratando de resolver los inminentes desafíos mundiales, como la escasez de alimentos, con herramientas tecnológicas.

Leal espera que los visitantes se vayan con la comprensión de que «en el centro del espíritu empresarial está la creencia de que ‘puedo marcar la diferencia'». Esa idea se subraya en un documental sobre el ex Presidente Peres, un defensor del cambio de abajo hacia arriba y del intercambio de conocimientos transfronterizos, que se proyecta en una réplica de su oficina. El Centro también ha organizado talleres empresariales para mujeres judías ultraortodoxas y se ha asociado con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca y con socios palestinos para crear una incubadora-aceleradora para empresas palestinas en la ribera Occidental. «El Presidente Peres siempre dijo, ‘¿Por qué no convertimos la nación emergente en la región emergente?'», sostiene Leal.

Otra organización que difunde la energía empresarial más allá de Tel Aviv es Start-Up Nation Central. Ocupando un moderno edificio en la calle Lilienbaum, cerca del Boulevard Rothschild, la organización sin fines de lucro conecta a empresas jóvenes de todo Israel con fuentes de financiación, y ofrece espacios de reunión y talleres profesionales. En noviembre de 2018, la organización abrió el L28, un restaurante de inspiración empresarial junto a sus oficinas. Cada seis meses, un nuevo chef-empresario ocupará el restaurante lleno de luz y experimentará con la cocina israelí. La chef drusa-israelí Naifa Mulla está actualmente al mando, creando giros contemporáneos en los platos drusos tradicionales, que mezclan elementos árabes y de Oriente Medio, como el marisco Shish Barak, una sopa a base de yogur con albóndigas de pescado de tambor – en lugar de la tradicional carne de vaca o cordero – y calamares crujientes.

Además, la nueva empresa ACT (Art, Culinary and Tech) pretende ser un epicentro para el creciente sector de la tecnología alimentaria de Israel, ofreciendo orientación para las nuevas empresas y «un laboratorio para los chefs», al tiempo que organiza eventos que van desde cenas sorpresa hasta charlas sobre la mujer en la agricultura y la tecnología alimentaria, según el cofundador Carmit Oron.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat