Inicio AVANCES Coronavirus. Un equipo israelí está listo para desarrollar una vacuna después de investigar el COVID durante años

Coronavirus. Un equipo israelí está listo para desarrollar una vacuna después de investigar el COVID durante años

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Un equipo de académicos de la Universidad de Tel Aviv se ha asociado con una empresa suiza para encontrar una vacuna contra COVID-19, aprovechando los años de investigación que los científicos israelíes han dedicado a la familia de los coronavirus. El acuerdo entre la compañía de transferencia de tecnología de TAU, Ramot, y la compañía biofarmacéutica Neovii, que también es miembro del grupo israelí Neopharm, fue anunciado el martes.

Como explicó a The Jerusalem Post el profesor Jonathan Gershoni de la Escuela de Biología Celular Molecular y Biotecnología de TAU, los investigadores se han centrado en los coronavirus desde 2004, poco después de que surgiera el SARS-CoV-2 (síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2). “Nuestra área de estudio ha sido la interacción entre los virus y las células que infectan”, dijo. “Cuando pensamos en las imágenes del coronavirus que aparecen tan frecuentemente en los medios, vemos una bola gris con muchas protuberancias en la superficie, dando la impresión de una corona que rodea al virus”, explicó acerca del origen del nombre de la enfermedad.

“Cuando nos referimos a los picos, nos referimos a estas ramas de proteína. En el mundo de la biología molecular, no son tan pequeñas. Son enormes. Medimos su tamaño por el número de unidades de aminoácidos que las forman, que es de unas 1.200. De ellas, sólo un conjunto limitado en un área restringida dentro de la espiga sirve para reconocer la célula, y más específicamente el receptor, una proteína en la superficie de la célula que el virus pretende infectar”, relató Gershoni.

El profesor comparó el proceso con una llave (el conjunto de aminoácidos en la espiga) para encontrar la cerradura (el receptor de proteína específico de la célula). El foco de su investigación ha sido neutralizar esta interacción en las diferentes cepas de coronavirus.

Cuando el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) surgió unos años más tarde, en 2012, dijo Gershoni, se complacieron al darse cuenta de que todo lo que habían aprendido sobre el mecanismo de entrada y la construcción de un motivo funcional de unión al receptor en el SARS podría aplicarse e implementarse en el estudio del MERS.

El grupo comenzó el proceso para patentar su tecnología en 2015, y la patente fue aprobada recientemente.

“No sabíamos que en otros cinco años surgiría una nueva pandemia de coronavirus”, dijo. “Pero la responsabilidad de los científicos si hacen un descubrimiento útil que podría ser importante para la salud pública es solicitar la patente, porque la industria va a tener que invertir enormes cantidades de dinero para desarrollar una idea en un producto genuino, y no lo harán a menos que se les asegure alguna posibilidad de retorno de su inversión”.

La patente les ha permitido establecer la asociación con Neovii, lo que les garantiza muchas oportunidades, dijo Gershoni.

“Debido a nuestras investigaciones previas, estábamos muy bien posicionados para estudiar el nuevo coronavirus”, dijo. “Anticipamos que en un mes o dos podremos completar la reconstitución del motivo de unión del receptor del virus actual”. Para las cepas anteriores de coronavirus le tomó a su grupo varios años, agregó.

El objetivo final de la investigación es desarrollar una vacuna que potencialmente podría ser más eficiente y segura que otras vacunas debido a la capacidad de dirigirse sólo a la parte específica del virus que ataca a la célula y no a todo el pico de proteína, dijo Gershoni. Esto ahorraría mucha energía al sistema inmunológico y evitaría posibles reacciones negativas mediadas por anticuerpos irrelevantes que han “fallado su objetivo”, algo que puede ocurrir con vacunas menos enfocadas.

Según el profesor, los hallazgos de su equipo podrían ser relevantes no sólo para desarrollar la vacuna sino también para tratamientos terapéuticos para los que ya están enfermos. Aunque es probable que una vacuna tarde al menos un año, Gershoni dijo que le ha impresionado mucho el enfoque de Neovii para imaginar posibles aplicaciones de la tecnología en etapas intermedias para aliviar a los pacientes.

En un comunicado de prensa conjunto, el director general de Neovii, Jürgen Pohle, dijo: “El brote de la pandemia COVID-19 ha demostrado lo frágil y vulnerable que son nuestras sociedades ante una pandemia. Estamos muy entusiasmados con nuestra colaboración con el profesor Gershoni y la TAU, que proporciona a Neovii una plataforma de primera clase para el rápido desarrollo de prometedores candidatos a vacunas para cualquier futura pandemia emergente, incluida la de COVID-19″. Además, la vacuna COVID-19 es altamente sinérgica con la experiencia central de Neovii en el desarrollo y la fabricación de anticuerpos policlonales pasivos y ofrece la oportunidad de llevar una inmunoterapia COVID-19 de forma rápida”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat