Inicio AVANCES Coronavirus. Dra. Malena Cohen: “El tratamiento con plasma genera mucha esperanza en Israel”

Coronavirus. Dra. Malena Cohen: “El tratamiento con plasma genera mucha esperanza en Israel”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Agencia AJN.- Malena Cohen-Cymberknoh, directora del Centro de Fibrosis Quística en el Hospital Universitario Hadassah de Jerusalem, destacó a la Agencia AJN que el tratamiento con plasma de pacientes recuperados del COVID-19 “generó una mejoría notoria en una paciente que estaba en estado grave y no había respondido a ningún otro tratamiento”.

Agencia AJN.- La médica argentina-israelí Malena Cohen-Cymberknoh, directora del Centro de Fibrosis Quística en el Hospital Universitario Hadassah de Jerusalem, mantuvo una entrevista con la Agencia AJN sobre el tratamiento de inmunidad pasiva que comenzó a utilizar Israel, creado a partir del plasma de pacientes recuperados de coronavirus.

El centro médico Hadassah comenzó hace dos meses a recolectar plasma rico en anticuerpos de pacientes que se recuperaron del COVID-19, con el objetivo de producir un tratamiento para enfermos en estado de gravedad.

“Este tratamiento es muy nuevo y se aplicó por primera vez a una paciente internada en el hospital, una joven que estaba en estado grave y con enfermedades de base. Para que tengan una idea, sus pulmones estaban con una infección avanzada y ninguno de los tratamientos había dado resultado. Estaba en estado grave, se le aplicó este plasma y se dio una mejoría”, resaltó Cohen-Cymberknoh.

-¿Qué opinión tiene sobre el tratamiento con plasma de pacientes recuperados?
-Este tratamiento es bastante reciente. En Israel hace más de dos meses que se está recolectando plasma de pacientes recuperados, que salieron con vida y que la mayoría desarrolló anticuerpos. Estos anticuerpos son la defensa que desarrolla el cuerpo una vez que se infectó con el virus. Si estos anticuerpo de alguna manera se los podemos dar a personas que están sufriendo la enfermedad, es lo que se llamaría tratar con inmunidad pasiva. No es una vacuna, porque la vacuna se le da a la persona sana y el cuerpo mismo fabrica los anticuerpos. Este tratamiento se lo damos a la persona que ya está con la enfermedad, le damos los anticuerpos, las defensas, y eso podría impedir que la enfermedad no siga avanzando. Estos anticuerpos son proteínas que se encuentran en el plasma, que es una parte de la sangre. Estos anticuerpos se llaman IGG, porque hay varios tipos de anticuerpos. Lo que se hizo en el Hospital Hadassah es recolectar durante dos meses plasma de pacientes que se recuperaron, se elaboró en una empresa del norte y se desarrolló como una inmunidad pasiva. Este tratamiento es muy nuevo y se aplicó por primera vez a una paciente internada en el hospital, una joven que estaba en estado grave y con enfermedades de base. Para que tengan una idea, sus pulmones estaban con una infección avanzada y ninguno de los tratamientos había dado resultado, estaba en estado grave y se le aplicó este plasma y se dio una mejoría. Hay mucha esperanza puesta en esto y estamos viendo cómo se puede tratar con otros pacientes.

-¿Tuvieron algún paciente que se recuperó con este tratamiento?
-Tenemos esta paciente que mejoró mucho, pero es muy reciente. No se puede decir que está ciento por ciento curada porque para eso hay que esperar que los testeos den negativo. Sí se puede decir que salió de peligro y está en una etapa de recuperación.

-¿A cuántos pacientes se aplicó el tratamiento?
-Es bastante nuevo. Por un lado se está haciendo una investigación ordenada. Generalmente estos estudios se hacen con pacientes que no están muy graves por miedo a que no reaccionen bien. Por eso se hacen lo que se llaman “estudios a doble ciego”, a algunos pacientes se aplica el nuevo tratamiento y a otros se les da placebo. Es doble ciego porque ni el paciente, ni los médicos saben si es realmente la droga o placebo y de esta manera se puede evaluar en forma objetiva si los resultados son favorables. En el caso de esta paciente, como su estado era grave, pudo probar el tratamiento porque era la última alternativa y se vio que los resultados son buenos. Se está esperando ver si los resultados de la investigación para determinar si no produce efectos adversos y si es efectivo. Estos tratamientos son hasta que salga la vacua, que puede prevenir la enfermedad.

-Por lo que analizaron hasta el momento, ¿el tratamiento produce algún efecto adverso?
-Por ahora no se vio, pero igualmente no son números grandes para determinar si hay complicaciones.

-¿Cualquier persona que se haya recuperado puede facilitar este plasma?
-En general se evalúa la persona que está realmente recuperada. No todas las personas que se recuperaron desarrollan anticuerpos, la mayoría sí. Pero se espera que la persona esté totalmente recuperada para que pueda donar el plasma. Si las condiciones de la persona no son tan buenas, no se elige el plasma de esa persona.

-¿Hay algún limite o condición?
-Primero se evalúa que ese plasma no tenga otra infección u otras enfermedades que se puedan transmitir. Por eso se evalúa bien y se filtra bien. Pero en general la mayoría de la población puede donar.

-¿Qué expectativa generó en Israel este tratamiento?
-Hay muchas esperanzas puestas en esto porque lamentablemente con el coronavirus no se encontraron muchos tratamientos totalmente efectivos a diferencia de otras enfermedades. Muchos de los tratamientos que se empezaron hacer tres o cuatro meses se vio que no son tan favorables o producen efectos adversos.

-¿Sabe en qué lugares se aplica este tratamiento?
-Se aplica en varios países de Europa y Estados Unidos. Es algo a nivel mundial.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat