Inicio MUNDO JUDIO Quién es la ministra ultraortodoxa encargada de reparar los lazos entre Israel y la Diáspora

Quién es la ministra ultraortodoxa encargada de reparar los lazos entre Israel y la Diáspora

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Omer Yankelevich es la nueva ministra de Asuntos de la Diáspora en Israel, lo que significa que está a cargo de las relaciones del estado judío con las comunidades judías en el extranjero.

Nunca ha sido una tarea fácil, pero las tensiones de los últimos años entre Israel y los Estados Unidos, así como otras comunidades judías internacionales, han alcanzado niveles sin precedentes por varios desacuerdos sociales, políticos y religiosos de alto perfil. Entre ellos: quién puede rezar en el Muro de los Lamentos y quién es considerado judío por el rabino jefe ortodoxo de Israel. La mayoría de la comunidad judía americana, que en su mayoría es liberal, se siente alienada por el gobierno de derecha de Israel y sus políticas.

El papel de Yankelevich se complica por el hecho de que es ultraortodoxa – parte de una comunidad que está en el centro de algunos de los debates que ponen trabas en la relación Israel y la Diáspora. También es la primera mujer del colectivo religioso que ocupa un puesto en el gabinete del gobierno israelí y está siendo criticada por ello, ya que muchos en su comunidad dicen que su participación en la política es escandalosa.

Muchas miradas se centran en la recién llegada a la política. ¿Trabajará ella para salvar las divisiones que se han ampliado entre Israel y los judíos internacionales? ¿O se comprometerá con la comunidad religiosa de Israel a la que pertenece?

Qué hace el Ministerio de la Diáspora

El Ministerio de Asuntos de la Diáspora ha sido tradicionalmente uno de los organismos gubernamentales más pequeños y con menos fondos de Israel, y hasta 2015 no se mantuvo por sí solo. Su ministro normalmente asumía una segunda cartera más prominente. Así como el Ministerio de Relaciones Exteriores maneja los tratos con las naciones extranjeras, el ministro de la Diáspora es el funcionario a cargo de tomar el punto en las relaciones con las comunidades judías en el extranjero.

Bajo el último mandato, Naftali Bennett, que dirigió el Ministerio de la Diáspora mientras también era ministro de Educación, el ministerio trató de ampliar radicalmente sus operaciones, pregonando un plan bajo el cual vertería miles de millones de dólares en las comunidades de la diáspora en una iniciativa para fortalecer la identidad judía. Sin embargo, debido a las luchas internas entre el ministerio, la Agencia Judía y la Oficina del Primer Ministro, el proyecto nunca se puso en marcha.

¿Por qué los lazos entre Israel y la Diáspora están tensos?

Uno de los principales puntos de conflicto entre Israel y el judaísmo organizado de América es el Muro Occidental, o Kotel, como se conoce en hebreo. El lugar sagrado es supervisado por un organismo gubernamental conocido como la Fundación del Patrimonio del Muro Occidental, que lo dirige según una interpretación ortodoxa de la ley judía. Hay secciones separadas para hombres y mujeres, pero no hay un espacio equitativo para la oración no ortodoxa.

Un acuerdo de compromiso negociado por el ex presidente de la Agencia Judía, Natan Sharansky, fue considerado por muchos como una forma de salir del punto muerto en el que se encontraba el sitio, pero en 2017 el primer ministro Benjamin Netanyahu suspendió el acuerdo, dejando a los líderes judíos estadounidenses con una sensación de traición.

La auténtica identidad judía es otro punto importante de tensión. En los últimos años, el principal rabino ortodoxo de Israel ha sido objeto de críticas por haber «puesto en la lista negra» a rabinos ortodoxos estadounidenses en los que no confía para reconocer la identidad judía de los inmigrantes estadounidenses en Israel.

El año pasado salió a la luz que el Gran Rabino estaba pidiendo a algunos inmigrantes de habla rusa que se hicieran pruebas de ADN para demostrar su herencia judía. La semana pasada, los medios israelíes informaron que el Ministerio del Interior revocó retroactivamente el estatus judío de 2.200 niños.

Mientras tanto, algunos judíos europeos han expresado su pesar por los esfuerzos de Israel para reforzar los lazos con los antiguos estados soviéticos, con figuras comunales de países como Ucrania y Hungría quejándose de que Jerusalem ha ignorado el antisemitismo y el revisionismo del Holocausto en su búsqueda de relaciones diplomáticas más estrechas.

New Knesset member Omer Yankelevich poses for a picture at the Knesset, on April 29, 2019. Photo by Noam Revkin Fenton/Flash90

Blue and White party member Omer Yankelevich at the Plenary Hall at the Knesset, Israel’s Parliament, in Jerusalem, on May 14, 2019. Photo by Hadas Parush/Flash90 *** Local Caption *** ëðñú
îìéàä
òåîø éð÷ìáéõ
ëçåì ìáï
çáø ëðñú


A pesar de ser ultra-ortodoxa, Yankelevich no es miembro de un partido religioso. De hecho, está en la coalición centrista Azul y Blanco, de Benny Gantz, que no escucha a la comunidad religiosa como lo hace el partido Likud de Netanyahu. En marzo, el partido se comprometió a impulsar el alistamiento de ultraortodoxos en el ejército y a imponer la enseñanza de un plan de estudios básico en las escuelas religiosas, a lo que se opone firmemente la clase política de esta comunidad.

Yankelevich, de 42 años, fue elegida al parlamento el año pasado en su primera incursión en la política. Nacida en Tel Aviv, en el seno de una familia de inmigrantes laicos de la Unión Soviética que se unieron a la religión años después, creció con un pie en la comunidad religiosa y otro en el mundo laico.

Yankelevich pasó varios años trabajando como abogada del gobierno antes de establecer la Fundación Just Begun en 2015, una organización no gubernamental dedicada a «promover la resistencia social y reducir las diferencias en la sociedad».

Ahora vive en el suburbio de Ramat Beit Shemesh en Jerusalem, con su marido y sus cinco hijos.

Desde que asumió el cargo, Yankelevich ha hecho llamamientos para una mayor unidad entre Israel y la Diáspora, y se comprometió a ofrecer ayuda a las comunidades judías desproporcionadamente afectadas por la pandemia COVID-19. A finales de mayo, ofreció su «compromiso incondicional» durante una conferencia de Zoom con funcionarios de la Agencia Judía, describiendo la «necesidad de trabajar juntos en el respeto y la comprensión mutua por el bien de nuestro mundo judío».

En un artículo de opinión publicado en The Jerusalem Post, Yankelevich dijo que ella y su equipo estaban «trabajando en plena cooperación con otros organismos para crear un programa de solidaridad mundial que sirva para fortalecer el sentido de cohesión judía mutua, un paso en el camino hacia nuestro objetivo de crear una solidaridad judía mundial activa, fuerte y significativa», pero ofreció pocos detalles prácticos.

«Aunque aquí en Israel también estamos experimentando un período difícil y una situación económica difícil, esta es una oportunidad para nosotros de demostrar nuestro amor incondicional. También estamos preparando un programa de asistencia activa para ayudar a las comunidades e instituciones», escribió.

«Siempre he sentido un fuerte vínculo con nuestro compromiso con la diáspora judía. Comenzó cuando todavía era una niña, cuando mis padres dieron el paso de trabajar como emisarios de las comunidades judías de lo que entonces era la Unión Soviética», escribió en el artículo de opinión del Jerusalem Post. «Durante este período conocimos a judíos, muchos de los cuales eran exteriormente diferentes a nosotros pero eran de hecho muy similares en muchos aspectos. Estos encuentros me inculcaron, incluso entonces, un compromiso personal de conocer y apreciar el mundo judío fuera de Israel.»

Zvika Klein, una periodista israelí que cubre la diáspora para el periódico israelí Makor Rishon, dijo que «el hecho de que esté en un partido no religioso lo dice todo».

Azul y Blanco «es un partido que dice que promoverá el acuerdo sobre el Kotel y en cuestiones de religión y estado es bastante progresista, por lo que [indica que] no es una típica haredi (ultraortodoxa)», dijo.

La Fundación Just Begun se centra en una integración cultural ortodoxa más amplia. Uno de sus proyectos es Art and Emuna (hebreo para la creencia), una iniciativa para promover el trabajo de los artistas ultraortodoxos y ayudar a integrarlos en la escena cultural de Israel, así como exponer el mundo artístico secular al arte con contenido y temas judíos, «llevando así a un cambio significativo en la conciencia de la sociedad israelí».

La opinión de los líderes en la Diáspora

«Es importante que las mujeres de diversos orígenes tomen el relevo en el liderazgo», dijo Sheila Katz, CEO del Consejo Nacional de Mujeres Judías. Katz dijo que esperaba con interés trabajar con Yankelevich.

El rabino jefe polaco Michael Schudrich estuvo de acuerdo, diciendo a la Agencia Telegráfica Judía que era un «paso importante tener una ministra ultraortodoxa mujer».

«Un gabinete debe representar al pueblo de la nación, y el nombramiento de Omer Yankelevich ciertamente ayuda a ese objetivo», dijo. «Démosle a la ministra Yankelevich la oportunidad de ver lo que hará. Es un error prejuzgarla».

«Esperamos que sea precisamente el hecho de que Yankelevich forme parte de la sociedad ultraortodoxa de Israel lo que contribuya a reducir la preocupación del público israelí más tradicional con el pleno reconocimiento de las corrientes reformistas y conservadoras», dijo el rabino Rick Jacobs, presidente de la Unión para la Reforma del Judaísmo.

«Confiamos en que será un ejemplo personal de la capacidad de trabajar juntos a pesar de las diferencias y los desacuerdos», continuó diciendo que tiene «el potencial de ser un puente de entendimiento entre las comunidades ortodoxas y ultraortodoxas de Israel y las comunidades de la diáspora en gran parte no ortodoxa».

Destacando los esfuerzos de Yankelevich por «lograr una mayor integración de los sectores marginados de la sociedad israelí», Alex Ryvchin, codirector general del Consejo Ejecutivo de la Judería Australiana, dijo que su «énfasis en la inclusión, la divulgación y la unidad debería servirle en su nueva función» y que esperaba con interés conectarse con ella.

William Daroff, Director Ejecutivo de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías de América, dijo que había hablado anteriormente con Yankelevich y la encontró «interesante y [una persona con la que] se puede trabajar». «Le interesaba escuchar y oír las preocupaciones de la comunidad judía norteamericana y participar con nosotros en esas conversaciones, y ésa es precisamente, creo, la mejor actitud a adoptar, que es estar en posición de escuchar a la Diáspora en general y oír nuestras preocupaciones y nuestros pensamientos sobre la relación entre el estado de Israel y las comunidades de la Diáspora», dijo.

Eric Fingerhut, presidente y director ejecutivo de The Jewish Federations of North America, hizo una nota similar, diciendo que acogía con satisfacción su nombramiento y que ella «ya había dejado claro su compromiso con la unidad judía».

Lo que los líderes ultraortodoxos están diciendo

Yankelevich ha sido duramente criticada por los políticos y los medios de comunicación ultraortodoxos.

En junio pasado, varios meses después de su entrada en la política israelí, el miembro del parlamento Moshe Gafni, cuyo partido, el Judaísmo de la Torá Unida, no permite candidatas femeninas, censuró un seminario en la ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak por permitir la visita de la entonces candidata Yankelevich.

«Me sorprendió oír que un miembro del Knesset de un partido secular cuyo objetivo es dañar todo lo que es sagrado y precioso para el pueblo de Israel visitó y fue recibida con gran respeto por la dirección del seminario», escribió Gafni, calificando su visita como «algo despectivo y vergonzoso», según una copia de la carta publicada por The Jewish Press.

Más recientemente, el rabino Dov Halbertal, ex jefe de la Oficina del Gran Rabino, habló en una radio israelí y acusó a Yankelevich de haber «sacrificado su cuerpo por la política» y de socavar la dinámica familiar que sostiene a la comunidad ortodoxa.

Su nombramiento, dijo Halbertal, era «una amenaza estratégica para el mundo ultraortodoxo» y su ejemplo «destruiría a la mujer ultraortodoxa».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat