Inicio AVANCES Científicos israelíes descubren que correr reduce la posibilidad de algunos tipos de cáncer en un 72%

Científicos israelíes descubren que correr reduce la posibilidad de algunos tipos de cáncer en un 72%

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Según una investigación de la Universidad de Tel Aviv, las personas que corren o realizan otros ejercicios aeróbicos con regularidad reducen sus posibilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer en un 72 por ciento.

El ejercicio aeróbico hace que algunos órganos sean tan eficientes para captar el azúcar que está en el cuerpo que los tumores quedan privados de glucosa y, a menudo, son incapaces de crecer y propagarse, sugirió el estudio revisado por pares publicado la semana pasada.

La investigación se centró en el cáncer metastásico, es decir, el cáncer que se propaga desde su ubicación original en el cuerpo. Los investigadores creen que también hay grandes beneficios en la prevención de tumores primarios, pero se centraron en el cáncer metastásico, ya que es la principal causa de muerte en Israel.

“La actividad física está creando un entorno hostil para los tumores al crear un entorno en el que tiene dificultades para obtener glucosa”, afirmó a The Times of Israel el autor principal, el profesor Carmit Levy, del Departamento de Genética Humana y Bioquímica de la Universidad de Tel Aviv.

“Mostramos en este estudio que correr y otras actividades aeróbicas protegen al cuerpo de la actividad metastásica, y descubrimos qué mecanismo hace que esto suceda”.

La primera parte del estudio analizó los datos existentes de 3000 personas durante un período de 20 años, para conocer sus patrones de ejercicio y la incidencia del cáncer. Esto indicó que hubo un 72 % menos de cáncer metastásico en los participantes que reportaron actividad aeróbica regular de alta intensidad, en comparación con aquellos que no realizaron ejercicio físico.

La segunda parte del estudio involucró monitorear ratones mientras hacían ejercicio y luego analizar sus órganos internos antes y después del ejercicio físico, y después de inyectar cáncer. Los investigadores encontraron que los ratones que realizaban actividad aeróbica tenían muchos menos tumores metastásicos en los ganglios linfáticos, los pulmones y el hígado.

Levy y su colega, el Dr. Yftach Gepner, descubrieron que durante el ejercicio, estos órganos captan una gran proporción de la glucosa disponible en el cuerpo. La actividad “convirtió los órganos en máquinas efectivas de consumo de energía, muy parecidas a los músculos”. El cambio no fue temporal, sino que, después del ejercicio regular, “los tejidos de los órganos internos cambian y se vuelven similares al tejido muscular”.

Esto crea un entorno en el que los tumores, que necesitan glucosa, luchan por crecer y sobrevivir, planteó la hipótesis de Levy. Sugirió que esto explica su hallazgo con respecto al cáncer metastásico y podría explicar los aparentes beneficios del ejercicio en la prevención de otros tipos de cáncer.

“Todos sabemos que los deportes y el ejercicio físico son buenos para nuestra salud”, dijo Levy. “Nuestro estudio, al examinar los órganos internos, descubrió que el ejercicio cambia todo el cuerpo para que el cáncer no se propague”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat