Inicio ACT. COMUNITARIA Coronavirus. Arieh Abir: “El camino para enfrentar esta crisis es el de la unidad comunitaria”

Coronavirus. Arieh Abir: “El camino para enfrentar esta crisis es el de la unidad comunitaria”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- En el marco de una serie de entrevistas que está realizando ItonGadol a distintas personalidades que fueron protagonistas en la crisis económica de 2001, Arieh Abir, representante de la Agencia Judía y la Organización Sionista Mundial para toda Latinoamérica en aquel entonces, fue consultado sobre la estrategia que se debe desplegar para enfrentar en la comunidad judía las consecuencias generadas por la pandemia del COVID-19.

“Lo principal es hacer una mesa en donde estén todos participando. Ser inteligente hoy en día es hacer un liderazgo comunitario en donde estén incluidas todas las partes. Y esa mesa central tiene que ser coordinada, en mi opinión, por la AMIA”, expresó Abir, quien actualmente se desempeña como miembro del ejecutivo de Maccabi Mundial y presidente de Amigour en Israel, institución que brinda hogares para adultos mayores, muchos de ellos sobrevivientes de la Shoá, un proyecto sostenido por el Keren Hayesod.

-Usted fue parte del liderazgo en la comunidad judía argentina en la crisis del 2001/02, ¿puede trazar alguna analogía entre aquella crisis y la actual?
-Yo no vivo en Argentina. Leo lo que pasa y escucho lo que me cuentan los amigos, no más que eso. Pero es muy difícil comparar, e incluso creo no está bien comparar, lo que pasó en 2001 con lo que pasa ahora en el mundo. Estamos hablando ahora de una crisis mundial, no local. En 2001, las comunidades judías mundiales pasaban muchísimo dinero para ayudar especialmente en la parte educativa. Hoy en día, las comunidades judías del mundo, en Norteamérica y en los países del Keren Hayesod, Australia, Canadá…están muy preocupadas por la situación de ellos y no pasan dinero. No lo pasan al Estado de Israel, que es un Estado rico y no lo necesita tanto, pero tampoco lo pasan a las Kehilot que están en una situación mala, como por ejemplo a la italiana, que está tremenda, o la Argentina, que espero que no llegue a ese punto. Así que no creo que haya que comparar. Los años 2001, 2002 y 2003 fueron muy difíciles para la comunidad judía argentina. Creo que esta crisis es mucho más grande y mucho más mundial, con menos ayuda.

-¿Cuán importante es una mesa de emergencia y centralizada con todas las instituciones más representativas?
-Sí, no hay otra opción. Si no, cada uno va a empezar con su poco dinero a hacer poquitas cosas, se van a lograr cosas muy pequeñas. Lo principal es hacer una mesa en donde estén todos participando. Es una crisis, yo sé que hay mucha política en la comunidad judía argentina, pero no sólo hay que tener razón, también hay que ser inteligente. Y ser inteligente hoy en día es hacer un liderazgo comunitario que incluya a todas las partes y ver dónde falta más dinero: en la parte de ayuda social, en la parte de educación o en todo lo que haga falta. Tiene que haber una mesa central coordinada, en mi opinión, por la AMIA. No conozco otro centro en Argentina que pueda hacerlo. Pero una AMIA que sea general, para todos, no para un solo sector.

-¿Cómo se resuelve hoy algunas situaciones de falta de alimentos, expensas, alquileres de algunas familias igual que en 2001?
-Se resuelve como se resolvió en 2001, pero con muchos menos recursos. Porque hoy el dinero no va a venir de afuera, no va a venir de Israel, de Norteamérica ni de Europa. Entonces, tiene que ayudar la gente que pueda, como sucede con la Fundación Tzedaká, pero va a ser mucho más difícil recaudar dinero. Y tiene que ser local. El nivel de crisis depende de cuánto tiempo tome esta epidemia. Ustedes en Argentina ahora entran en el invierno, y eso no es bueno. Así que hay que resolverlo como se hace en cada crisis: dar, pagar, sostener. Pero la pregunta grande es de dónde van a venir los recursos. Y seguro que no va a ser de afuera de Argentina.

-¿Cómo se llega a la familia judía que no está institucionalizada y necesita urgente ayuda?
-Como se hace en todo el mundo: no por diarios o por televisión. Por las redes sociales, por Facebook, Instagram, Twitter y por los diarios de la comunidad. Se les escribe: ‘Familias que necesiten ayuda, pueden acercarse a la mesa central’.

-Para usted y por su experiencia, ¿cuál es el camino que se debe tomar y que medidas?
-El camino es un camino de unidad. Y rápido. Ponerlos a todos en una video-conferencia donde puedan hablar todos juntos, sin muchas reuniones, hablar rápido e ir al grano. Hay que usar Internet y todos los medios tecnológicos que hay para hacer una mesa comunitaria central que hable dos o tres veces por semana. Que cada reunión no dure más de una hora y salir con decisiones concretas. Y también estar en contacto con otras comunidades judías del mundo y escuchar, dar y recibir ideas.

Leé también la entrevista realizada a Alejandro Kladniew
Leé también la entrevista realizada a Sergio Bergman
Leé también la entrevista realizada a Abraham Kaul

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat