Inicio NOTICIAS Rusia arremete contra Israel mientras la postura del Estado judío con respecto a Ucrania se mantiene

Rusia arremete contra Israel mientras la postura del Estado judío con respecto a Ucrania se mantiene

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Rusia arremetió una vez más contra Israel, mientras que la posición del Estado judío en el conflicto de Ucrania se mantiene sin cambios, a pesar de estar basada en una buena relación entre Jerusalem y Moscú. La última maniobra rusa contra Israel es la difusión de un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena el bombardeo del aeropuerto internacional de Damasco, del que Rusia culpó a Israel.

El ataque viola la soberanía de Siria y socava la estabilidad, dijo Rusia en el proyecto, añadiendo que los autores deben asumir la responsabilidad, informó KAN News. El ataque al aeropuerto hace mucho más difícil el envío de ayuda humanitaria a Siria, según el borrador.

Es muy poco probable que la resolución obtenga la aprobación del CSNU porque Estados Unidos, Reino Unido y Francia pueden vetarla.

Pero es una de las airadas reacciones de Moscú desde el ataque a Damasco del 10 de junio, tras el cual las imágenes por satélite mostraron importantes daños en las pistas militares y civiles del aeropuerto, dejándolas inoperativas.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, condenó poco después los ataques aéreos, diciendo que tales acciones ponían en peligro a las aerolíneas civiles y a los civiles.

Días después, Moscú amonestó formalmente al embajador israelí en Rusia, Alex Ben-Zvi, y el viceministro de Asuntos Exteriores, Mijail Bogdanov, dijo que no le convencían las explicaciones de Israel sobre el ataque.

La serie de acontecimientos tiene lugar en un momento en el que Israel se mostró reacio a proporcionar ayuda militar a Ucrania.

Israel votó a favor de condenar la invasión rusa de Ucrania en la ONU en todas las votaciones en las que podía participar, y el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, se pronunció repetidamente contra la guerra y acusó a Rusia de crímenes de guerra. Pero el primer ministro Naftali Bennett estuvó más callado y se centró en expresar su tristeza por la pérdida de vidas. Mientras tanto, Israel envió varios aviones cargados de ayuda humanitaria y construyó un hospital de campaña en Ucrania.

Una vez que la ola de terrorismo golpeó a Israel a finales de marzo y abril, Ucrania desapareció en su mayor parte de la agenda nacional. No obstante, el Ministerio de Defensa israelí entregó equipos de protección a Ucrania y envió a altos representantes a las reuniones dirigidas por Estados Unidos para apoyar al país en guerra.

Jerusalem utilizó la coordinación con Moscú sobre Siria, donde el ejército ruso tiene una importante presencia, como razón para no adoptar un papel más activo en la ayuda a Ucrania, a pesar de que Kiev solicitó asistencia en reiteradas ocasiones.

Israel lleva a cabo ataques contra objetivos iraníes y convoys de armas en Siria, y cuenta con un mecanismo de desconflicción para evitar un enfrentamiento con Rusia.

Incluso la semana pasada, Bennett y su oficina expresaron que la buena relación entre Israel y Rusia ayudó a mantener un canal de comunicación eficaz entre Occidente y el presidente ruso Vladimir Putin. Una fuente cercana a Bennett citó la apertura de un corredor humanitario para evacuar a los ucranianos de la siderúrgica Azovstal de Mariupol en mayo como un resultado positivo del contacto continuo de Bennett con Putin.

En ese momento, una declaración del Kremlin dijo que Bennett y Putin habían discutido el corredor humanitario, pero una fuente diplomática ucraniana no compartió la evaluación de que Israel desempeñó un papel importante.

Además, cuando se le preguntó sobre el canal Bennett-Putin, una fuente diplomática estadounidense desestimó la semana pasada la afirmación de que es útil, y añadió que Putin manipuló a todos sus interlocutores occidentales que intentaron mantenerse en contacto con él desde que invadió Ucrania.

Mientras tanto, se intensificaron las tensiones diplomáticas entre Jerusalem y Moscú desde la invasión de Ucrania, aunque Israel dijo que está tratando de mantener la relación.

Horas antes de la invasión, y mientras Israel seguía guardando total silencio sobre Ucrania, Rusia cuestionó la soberanía israelí sobre los Altos del Golán en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Aunque Rusia reconoció el oeste de Jerusalem como capital de Israel en 2017, su embajador en la ONU pareció dar marcha atrás en sus comentarios, expresando su oposición a «los planes anunciados por Tel Aviv para ampliar la actividad de asentamiento en los Altos del Golán ocupados».

En abril, cuando el ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo que Israel enviaría cascos y chalecos antibalas a Ucrania, el embajador ruso en Israel, Anatoly Viktorov, dijo a la televisión estatal rusa que su país «respondería en consecuencia.»

Putin también exigió en una carta a Bennett que Israel conceda a su país el control de una iglesia en Jerusalem, como prometió el gobierno anterior. Un tribunal israelí detuvo la transferencia en marzo.

Al mes siguiente, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, comanda las «fuerzas nazis» y que «Adolf Hitler también tenía sangre judía».

Bennett y Lapid condenaron los comentarios, mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores en Moscú redobló la apuesta. Días después, Bennett dijo que Putin se había disculpado por los comentarios, pero la lectura rusa sólo dijo que habían hablado del Holocausto.

Viktorov participó en una reunión de la Knesset (el parlamento israelí) el 10 de mayo para celebrar el Día de la Victoria, que conmemora el final de la Segunda Guerra Mundial, y se retiró después de que los legisladores calificaran la invasión rusa de Ucrania como una «burla a nuestros abuelos que lucharon contra los nazis», entre otras críticas. Viktorov tenía compromisos previos, y su salida no estaba relacionada con los discursos, dijo entonces la embajada rusa.

También se informó del descontento ruso por la entrada de Israel en el mercado energético europeo, tras las sanciones impuestas a Moscú. Israel, Egipto y la UE firmaron la semana pasada un acuerdo para que los europeos importen gas del Mediterráneo oriental en los próximos años.

Al mismo tiempo, los países occidentales no presionan a Israel para que haga más por Ucrania.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat