Inicio NOTICIAS Juegos Olímpicos: Estudiantes y vecinos de la localidad anfitriona de Israel les desean éxito a sus atletas

Juegos Olímpicos: Estudiantes y vecinos de la localidad anfitriona de Israel les desean éxito a sus atletas

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Estudiantes y vecinos de la localidad de Yaotsu, que será anfitriona de Israel, durante los Juegos Olímpicos grabaron un video.

Se trata de una película de aliento y buena suerte que les desean a los atletas y miembros de las delegaciones olímpica y paralímpica en Tokio 2020.

La ciudad anfitriona de la delegación de Israel para los Juegos Olímpicos de Tokio será Yaotsu, donde nació un Justo de las Naciones, Chiune Sugihara.

«Yaotsu es la ciudad anfitriona de la delegación israelí» de cara «al inicio de los Juegos de Tokio 2020» es el título que acompaña el anuncio especial colocado en el piso de entrada del Ayuntamiento de Yautsu.

Toda la ciudad anfitriona está ocupada preparándose para una reunión con la delegación israelí.

Yaotsu es la ciudad natal de un Justo de las Naciones, Chiune Sugihara, que salvó a 6.000 judíos de los nazis durante la Shoá.

El letrero incorpora dibujos de escolares de toda la ciudad.

En febrero del año pasado se había anunciado que Yaotsu, la ciudad donde, el primer día del año 1900, nació el «Justo de las Naciones» Chiune Sugihara, el entonces vicecónsul en Lituania que ayudó a salvar a unos 6.000 judíos de ese país y Polonia durante la Shoá pese a que el imperio que representaba era aliado de la Alemania nazi, recibiría a deportistas israelíes que participarán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se disputarán este año en Japón.

El diplomático, fallecido el 31 de julio de 1986, puso en peligro su carrera y la vida de su familia al extender visados de tránsito para que los perseguidos pudieran viajar a territorio nipón.

Como paso previo, el responsable de promover la ciudad, Isao Purota, y el representante municipal y del Memorial Sugihara, el israelí Yossi Karchali, se reunieron con Gili Lustig y Nisim Sasportas, directores generales del Comité Olímpico y la Asociación Paralímpica de Israel, respectivamente.

Yaotsu tiene 11.000 habitantes e iba a ser uno de los lugares elegidos para el paso de la antorcha olímpica, el 4 de abril de 2020, antes de que se decidiera suspender los Juegos.

Sugihara en un mes de 1940 emitió las suficientes visas para permitir que 6.000 judíos salven sus vidas y escapen de la Europa nazi.

Su historia es la de alguien que, enfrentado con una realidad que encontraba inaceptable, dejó de lado su carrera, familia y reputación, todas cualidades altamente valoradas en Japón, para hacer lo correcto.

Chiune Sugihara llegó a Kaunas, Lituania, con su familia en agosto de 1939 como diplomático japonés. Casi inmediatamente después los nazis invadieron Polonia, lo que llevó a que miles de judíos polacos huyeran hacia este país.

Armado solo con vagas instrucciones de Tokio, el hombre decidió, en consulta con su mujer, comenzar a distribuir visas de tránsito japonés a los judíos que se amotinaban afuera del consulado de su país. No paró hasta que quitaron a la embajada de ahí y hasta ese momento había emitido 2.139 visas, cada una podía servir a toda una familia. Sin embargos muchos no pudieron salir del país.

De vuelta en Japón, tras la guerra, Chiune Sugihara nunca fue oficialmente condecorado por sus acciones, sino que fue forzado a renunciar del servicio extranjero por cortes presupuestarios.

Sugihara se desempeñó como vicecónsul en el consulado japonés en Kaunas, Lituania, en 1939, mientras observaba a los judíos que huían de Polonia entrar en el país gobernado por la URSS, buscando escapar aún más de la amenaza de la Alemania nazi.

Con un plan para ayudar a los judíos, Sugihara firmaría visas para que los judíos viajen en el Ferrocarril Transiberiano a través de la Unión Soviética, luego a Japón y finalmente encuentren un refugio seguro en la colonia holandesa de Curazao en el Caribe.

Sin embargo, al contactar a sus superiores en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón, su solicitud fue negada tres veces para otorgar visas para que los judíos pasen por el país.

En un movimiento audaz y contrario a la posición de su país, Sugihara escribió al menos 4.500 visas a mano en poco más de seis semanas, hasta el punto en que su esposa tuvo que masajear su mano callosa todas las noches para poder dormir antes de despertarse y escribir más visas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat