Inicio NOTICIAS Coronavirus. Testimonios de argentinos que viven en Israel

Coronavirus. Testimonios de argentinos que viven en Israel

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Iton Gadol/Agencia AJN.- La situación causada por la pandemia mundial del coronavirus altera la vida de prácticamente todo el planeta. En cada región del mundo, los gobiernos analizan qué medidas tomar para frenar el contagio y los ciudadanos se mantienen en velo a la espera de nuevas noticias o directivas para cumplir. La Agencia AJN consultó a israelíes de origen argentino por la situación que se está viviendo en el Estado de Israel, donde día tras día los casos crecen y el Gobierno implementa nuevas medidas para intentar mitigar los efectos del virus y su propagación.

Dori Media Group es una de las mayores productoras de contenidos audiovisuales de Medio Oriente. Entre sus mayores
éxitos, está haber distribuido en Israel formatos televisivos argentinos, como Chiquititas, Rebelde Way y Casi Ángeles, los íconos de la producción de Cris Morena. «El virus influye en todos los aspectos de la vida, sobre todo en lo social y en lo laboral. No podemos tocarnos, ni saludarnos. Después de esto, la gente va a valorar el contacto físico», relata Yair Dori, fundador de Dori Media Group. «Nuestros nietos no quieren venir a visitarnos por miedo a contagiarnos», explica.

WhatsApp Image 2020-03-17 at 00.17.42

El productor Yair Dori (izquierda) y el empresario Hernán Felman (derecha).

Las restricciones adoptadas por el Gobierno, sumadas a la crisis generalizada que proviene de una economía completamente deprimida, han golpeado con dureza al sector empresario y a los negocios de todos los rubros, que de no ser esenciales, como de provisión de alimentos o medicamentos, debieron cerrar sus puertas. Hernán Felman, vicepresidente de KKL Mundial y dueño de una empresa de importación de artículos de regalo y para el hogar, cuenta el drama que padecen aquellos que trabajan con bienes de consumo: «Estamos a pocos días de las Pascuas, que es nuestra mayor temporada de ventas, y tuvimos que dejar de trabajar y adelantar vacaciones para nuestros empleados, porque nadie nos recibe mercancías, todos nuestros clientes están cerrados. La economía está absolutamente parada, y la única solución para las empresas privadas es la quiebra». «Estamos preocupados porque no sabemos si esto va a terminar, si va a durar un mes, o dos», explica Felman, a la vez que deposita un voto de confianza en el accionar del Gobierno: «Esperemos que las medidas que se están tomando puedan frenar esta epidemia que está causando tantos estragos».

A medida que la enfermedad se expande y la situación empeora, las autoridades, y en especial el primer ministro Netanyahu, no titubearon en aplicar medidas sumamente estrictas, incluso adelantándose a las reacciones de otros lugares del mundo que estaban enfrentando el mismo proceso. La firmeza y la celeridad de los mandatarios, incluso dejando de lado los enfrentamientos políticos, son un elemento que brinda calma a la gente. Numi Risenstein, quien desde esta semana suspendió su trabajo como maestra, manifestó su tranquilidad: «Uno se siente seguro acá. El país se hace cargo del 70% de los sueldos, no hay problemas con los servicios. Da la sensación de que estamos cuidados y que la situación está manejada».

WhatsApp Image 2020-03-17 at 00.17.57

Numi Risenstein (izquierda) y Marcelo Fleker (derecha).

Marcelo Fleker, médico veterinario, quien trabaja para el laboratorio de bacteriología del Instituto Veterinario de Israel, reconoce la complejidad del presente que se vive allí, pero valora las medidas aplicadas. «La situación va cambiando día a día. Es un momento complicado, pero hay confianza en la gente y en las medidas que está tomando el Gobierno. La información fluye y todos estamos de acuerdo con las restricciones, porque sabemos que si no se aplican podemos llegar a la situación de Italia», cuenta. Fleker, un apasionado por la carne argentina, destaca que la gente ya no ataca los supermercados en busca de provisiones, como pasa en otras partes del mundo. «Cada vez que pueden las autoridades aseguran que no va a haber desabastecimiento, ni de comida, ni de artículos esenciales, ni de nada», sostiene.

El Dr. Moshe Vainstein nació en Buenos Aires, pero vive en Israel desde 1963, y hace casi 50 años ejerce como médico clínico en Jerusalem. «Los médicos tienen miedo de no estar bien resguardados, porque el Ministerio no ha conseguido todo el material necesario, faltan máscaras», asegura con preocupación. Vainstein advierte que la situación «se está poniendo peor» y que «nadie sabe como manejar el asunto».

«La gente está asustada, pero acá todos estamos acostumbrados a los momentos difíciles», dice Vainstein, en referencia a las guerras y al conflicto con los países vecinos. Sin embargo, cree que las medidas que está tomando el Gobierno israelí son «acertadas», y considera que el objetivo es «evitar que se propague como lo hizo en Italia».

Captura de pantalla 2020-03-26 a las 11.48.22 p.m.

El Dr. Moshé Vainstein, preparado para recibir pacientes con síntomas de coronavirus en su consultorio en Jerusalem.

Graciela Braguerman nació en Argentina, pero hace años se mudó a Israel. Vive en la ciudad de Ashdod, y a pesar de la lejanía mantiene algunas costumbres de su país de origen, como el mate de todos los días, que se vio obligada a suspender debido a la pandemia, y su pasión por el fútbol y por su querido Independiente. «Estamos preocupados porque las cifras están aumentando», expresa, y se pregunta hasta cuándo podrá seguir yendo a trabajar. «Cada día esperamos para ver qué nuevas directivas tenemos que seguir», comenta.

WhatsApp Image 2020-03-17 at 00.18.20

Graciela Braguerman.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat