Inicio NOTICIAS Eyal Mishani, una mente brillante en la investigación y el desarrollo de la Organización Médica Hadassah

Eyal Mishani, una mente brillante en la investigación y el desarrollo de la Organización Médica Hadassah

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Decenas de miles bendicen a Travelan, el producto natural de venta libre que le ayuda al viajero a prevenir la diarrea. El dispositivo de ultrasonido, PainShield, ha causado una revolución en la cura de heridas crónicas. Y PerioChip, que se inserta entre los dientes y las encías, se ha transformado en el mejor tratamiento de la enfermedad periodontal. Aunque se tratan de tratamientos muy diferentes, las ideas pertenecen a los investigadores del Centro Médico de la Universidad Hebrea Hadassah en Ein Kerem.

Aunque se tratan de tratamientos muy diferentes y son fabricados por compañías como Immuron Ltd. en Australia y Dexcel Pharma Ltd. en Israel, estas tres terapias tienen un vínculo en común. Las ideas y las primeras investigaciones pertenecen a los investigadores del Centro Médico de la Universidad Hebrea Hadassah en Ein Kerem.

"Para Hadassah, hay un triángulo de oro en el que la educación y la investigación van de la mano con la excelencia clínica", aseguró el Ph.D., Eyal Mishani, profesor de medicina nuclear en la escuela de medicina de Hadassah y director de investigación y desarrollo del centro médico. "Creemos que la medicina de vanguardia se practica cuando los médicos están activamente involucrados en la investigación."

Mishani, un radioquímico que ha publicado más de 130 documentos académicos, se siente orgulloso de citar las cifras: No menos de 12 ganadores del Premio Israel provienen de la Organización Médica Hadassah. Los investigadores de Hadassah reciben más del 60% de los Premios Nacionales de Ciencias de la Fundación para la investigación biomédica en hospitales israelíes y han sido galardonados, este año, con $17 millones en subvenciones y donaciones. Además, estos publican de 500 a 700 trabajos científicos al año; alrededor de 200 estudios clínicos patrocinados y 300 estudios iniciados por investigadores se llevan a cabo cada año; y los investigadores tienen cientos de patentes de dispositivos terapéuticos, médicos y de diagnóstico, agrupados en 250 patentes activas en varios países. Al menos siete productos están en el mercado y 30 más están en desarrollo.

Esto, por supuesto, no tiene nada que ver con el azar o con la suerte. “Esto es en el contexto de la cultura de investigación de Hadassah,” explicó Mishani. “Por más de 50 años, hubo una constante colaboración entre investigadores científicos del Centro Médico y de la Facultad de Medicina – Esto es, entre medicina clínica y ciencia básica. Hace 15 años, esto era raro en cualquier lugar. Hadassah ha practicado lo que ahora se llama la medicina traslacional, incluso décadas antes de que tuviese un nombre".

La medicina traslacional, una disciplina en la investigación médica en rápido crecimiento, tiene como objetivo acelerar el descubrimiento de nuevas herramientas de diagnóstico y tratamientos mediante el uso de un enfoque multidisciplinario, altamente colaborativo, que ha caracterizado a Hadassah desde su traslado a Ein Kerem, hace 55 años. Sus investigadores médicos son personas prácticas quienes toman las preguntas que encuentran junto a la cama de un paciente en el laboratorio de investigación y traen de vuelta las respuestas que encuentran para el paciente.

Por ejemplo, el Dr Michal Lotem, un dermatólogo-oncólogo preguntó: “¿cómo podemos parar la reaparición letal del melanoma?” El doctor Ronen Durst está investigando si “podemos prevenir la fatal enfermedad de la válvula cardiaca que se encuentra en más del 2% de la población." "¿Cómo podemos encontrar un tratamiento contra el cáncer de pulmón que sea efectivo?", se pregunta Mishani. El endocrinólogo Benjamin Glaser está explorando cómo forzar a las células pancreáticas a producir más insulina. "Tenemos que encontrar una manera de hacer las soldaduras de fracturas más resistentes", dice el doctor ortopedista Shaul Beyth. "¿Cómo podemos regenerar las células sanas del cerebro para reemplazar las neuronas dañadas de la esclerosis lateral amiotrófica [ELA] y la esclerosis múltiple?", se pregunta el neurólogo Dimitrios Karussis.

Y así sucesivamente.

Junto con el hospital y los laboratorios avanzados de la Facultad de Medicina, la plataforma del laboratorio de Hadassah incluye un centro dedicado a los ensayos clínicos, instalaciones de Buenas Prácticas de Fabricación (un laboratorio de Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos que fabrica productos farmacéuticos en condiciones asépticas), el Banco de Piel Nacional de Israel y dos máquinas de ciclotrón (las máquinas fueron introducidas a HMO por Mishani y se utilizan para que los equipos que está entrenando hagan la investigación médica y señalen y traten el cáncer y otras enfermedades).

Las instalaciones del laboratorio de Hadassah también contienen modelos únicos de animales que imitan casi todas las enfermedades, sólo el escaner microPET/CT de Israel para la sala de cirugía de pequeños y grandes animales, necesasrio para la investigación de la medicina traslacional, que requiere instalaciones completas para modelos de animales y pacientes humanos. La reciente subvención de $ 6.5 millones del Wohl Legacy, está permitiéndole a Hadassah actualizar y combinar todo esto en el Centro de Medicina Traslacional.

Es en la mesa de laboratorio que la Dr. Lotem, directora del Centro de Hadassah para la Inmunoterapia del Melanoma y el Cáncer, está desarrollando vacunas contra el melanoma basadas en células tumorales de cada paciente. Las vacunas individualizadas que ella y su equipo han utilizado para tratar la enfermedad en estado avanzado en los últimos 16 años han dado lugar a una versión de ingeniería genética que activa las células inmunes agotadas y se ha detenido la progresión y recurrencia de melanoma en ensayos clínicos.

"Con este enfoque, estamos asistiendo a una revolución en el tratamiento del melanoma," explicó la Dr. Lotem. "Hemos creído durante mucho tiempo que el sistema inmunológico puede combatir el cáncer, y ahora podemos mostrar cuán grande es la función que desempeña."

La investigación de Mishani, también se centra en el cáncer. Su equipo está sintetizando átomos radiactivos e incorporándolos en componentes biológicos para crear rastreadores que puedan ser visualizados por los escáneres PET/CT. Un indicador que han desarrollado permite el diagnostico de una gran variedad de cánceres, ayudando a los oncólogos a adaptar la medicación anticáncer dependiendo del paciente y rastrear su efectividad. Otro indicador, un rastreador radioactivo, detecta obstrucciones en el flujo sanguíneo del corazón, reduciendo la necesidad de la caterización exploratoria cardiaca.

De los millones de diagnósticos de cateterismos cardíacos, realizados en todo el mundo cada año, cerca de la mitad demostraron un simple diagnostico", señaló Mishani. Los ensayos clínicos del rastreador (con licencia exclusiva de las imágenes médicas del SynektikS.A. de Polonia) comienzan este año en el Hospital Hadassah, con el apoyo de $ 4 millones de Horizont 2020 de la Unión Europea, que sólo se le concedió a tres de 110 solicitantes.

El cardiólogo principal, el doctor Durst está también en la investigación cardiaca. Con un equipo internacional, ha encontrado el primer gen cuya mutación provoca el prolapso de la válvula mitral, un trastorno que afecta a un 2,4% de la población, puede conducir a la muerte súbita y que cada año causa más de $ 2 mil millones de costo en cirugías. Informando sobre el estudio en Nature, en septiembre de 2015, el Dr Durst se convirtió en el primer autor en hacerlo, entre dos docenas de expertos.

Otra enfermedad que domina la salud en Occidente es la diabetes. Recientes estadísticas de la Organización Mundial de la Salud indican que los altos niveles de azúcar en la sangre, de esta enfermedad incurable, están vinculados a una producción anual de 3,7 millones de muertes en todo el mundo. Cerca de 422 millones de personas están afectadas por la diabetes, que en los últimos 25 años aumentó unas cuatro veces, con los costos de atención médica acordes.

"La diabetes es un mal funcionamiento de las células beta del páncreas, que producen insulina insuficiente para controlar los niveles de glucosa en sangre," aseguró el Dr. Glaser, jefe del Servicio de Endocrinología y Metabolismo de Hadassah. "El abastecimiento de suministros agotados para que las células beta funcionen normalmente es el Santo Grial de la investigación de la diabetes."

El equipo del Dr. Glaser, uno de los doce en Hadassah que intentan prevenir, controlar o curar la diabetes, está trabajando para inducir a las células beta del páncreas para replicar de forma rápida y eficiente el producir más insulina. Esperando que las células más jóvenes fueran más competentes, se sorprendieron – al igual que la comunidad científica con los que compartieron sus hallazgos en el Desarrollo de Células de marzo de 2015 – al comprender que las células beta de los niños pequeños responden mal a la glucosa, en la situación de secretar insulina y la replicación compensatoria. La producción de insulina se incrementa después destete (finalización de la lactancia), cuando los alimentos ricos en carbohidratos sustituyen a la dieta rica en grasas de la leche.

Fundado por los Institutos Nacionales de Salud, Pfizer, la Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil y la Fundación de Ciencias de Israel, el equipo está ahora rastreando la señal molecular que desencadena la replicación de las células beta adultas. Mientras tanto, el descubrimiento de que las células beta maduras, pueden ser inducidas a proliferar más rápidamente, es importante para los investigadores de Hadassah y en otros lugares que buscan aumentar la masa de células beta y la función para prevenir o tratar la diabetes.

Otra área en la que la experiencia de investigación del Hadassah es mundialmente reconocida es las células madres. En su departamento de ortopedia, los investigadores Dr. Beyth y el Dr. Meir Liebergall han demostrado que la aplicación de estas células reduce el tiempo normal de curación de las fracturas graves (de 6 a 12 meses) a dos o tres meses. En un ensayo clínico de seguimiento, que llevó 15 años de investigación, las células madre se obtuvieron de 24 pacientes tratados por fractura pélvica y luego se reinyectó en el sitio de la fractura, donde se diferencian en osteoblastos, las células responsables de la formación del hueso.

La terapia con células madre, también está lista para transformar tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, desde la esclerosis múltiple y ALS a la enfermedad de Parkinson y la demencia. Investigadores de HMO han demostrado que las células madre no sólo regenerar el tejido cerebro enfermo, sino también facilitan sus procesos de reparación natural. A principios de este año, el neurólogo principal de Hadassah, el Dr. Karussis informó en JAMA Neurology que la progresión fatal del ALS había sido detenida por primera vez, en 23 de 26 pacientes, y que muchos de ellos experimentaban una mejoría del funcionamiento físico y cognitivo.

"Se recolectaron las células madre de la médula ósea de cada paciente, se las pasó a BrainStorm Cell Therapeutics [basada en Petah Tikva], para enriquecer, mejorar y empujar en poderosas células neuronales de apoyo, y luego los reinyecta en los pacientes", afirmó el doctor Karussis.

Él está llevando a cabo un ensayo de avances similares, reinyectando las células madre tratadas en 48 pacientes con esclerosis múltiple. Las células neuronales trasplantadas, están migrando hacia el cerebro, inhibiendo la inflamación y mejorando la evolución clínica de la enfermedad. Los investigadores esperan que este enfoque, que está mostrando esa promesa en la ELA y la esclerosis múltiple, pueda ser eficaz en otras enfermedades neurodegenerativas también.

Esta terapia, sin embargo, junto con las otras descritas, en el mejor de los casos, está a cinco años de distancia de la práctica clínica. La seguridad es de suma importancia, por supuesto, y la prueba es exhaustiva. A ello se añaden los enormes costes de la biomédica R&D. "La ampliación de la producción temprana es a la vez muy cara y de alto riesgo", explicó Mishani. "A partir de la etapa clínica, sólo uno de unos 250 compuestos llegan al mercado, y puede tomar de siete a 10 años y más de $ 800 millones llegar allí."

Es por eso que las tecnologías Travelan, PainShield y PerioChip no son generalmente conocidas como productos de Hadassah. Ellos, junto con la mayoría de las nuevas empresas nacidas del brazo de transferencia de tecnología de Hadassah, Hadasit, y las investigaciones en curso, son finalmente vendidos y llevados al mercado por multinacionales. Si bien generalmente no son conocidos como descubrimientos de Hadassah, los investigadores del centro médico confían en que contribuyen con las terapias globales y de bienestar.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat