Inicio NOTICIAS El jefe se ha vuelto loco: los Estados Unidos simplemente no entienden a ISIS

El jefe se ha vuelto loco: los Estados Unidos simplemente no entienden a ISIS

Por
0 Comentario

Itongadol.- (hatzadhasheni) Por Caroline Glick. Los estadounidenses creen con un apasionamiento patológico la narrativa según el cual la organización terrorista ISIS es débil, y que la batalla contra ellos es un éxito por lo que no hay razón para preocuparse. No es de extrañar que a ellos no les importen los hechos.

 
En declaraciones al diario “Daily News”, el padre de Farooq dijo que su hijo era un “musulmán devoto”. Su vecino dijo que en los últimos dos años Farooq se cambió la ropa occidental vistiéndose con atuendos islámicos y se dejo crecer la barba. Las flechas llevaban a la conclusión de que esto era un ataque yihadista, pero en los Estados Unidos de finales del 2015 lo obvio está teniendo problemas para filtrarse en los pasillos del poder.
 
En una entrevista para CNN después de la masacre, ignorando lo obvio que era la motivación yihadista de los que dispararon, Obama argumentó que la responsabilidad por el ataque recae en sus oponentes políticos, que se negaron a su petición de restringir los permisos para portar armas.
 
El intento de huir de la esencia de la masacre, no es única en Obama. Horas después del asesinato, el Consejo de Relaciones Islámicas-Norteamericanas (CAIR) celebró una conferencia de prensa. Dos de los oradores fueron Hussam Ayloush, director ejecutivo de CAIR en California, y Muzzamil Siddiqui, Director General del Centro Islámico. Ayloush dijo desconocer el motivo de los disparos y sugirió que tal vez el atentado se produjo debido a una enfermedad mental o a la frustración laboral de los agresores. Siddiqui argumentó que no había conexión entre la masacre y el Islam y solicitó a las autoridades llevar a cabo una investigación a fondo.
 
El hecho que Siddiqui se sintió cómodo en insistir descaradamente que no existe ninguna relación entre el acto yihadista en el Centro Comunitario y el Islam evidencia que los Estados Unidos han perdido el camino y la calma. Las relaciones entre Siddiqui y el yihadismo es variada y conocida desde hace 15 años. En octubre de 2000, en una manifestación a favor de Hamás y Hezbollah contra Israel en Washington, Siddiqui advirtió a los estadounidenses que debían abandonar su apoyo a Israel qua ue “la ira de Allah” caería sobre ellos.
 
En los 90’ Siddiqui fue presidente del Departamento Islámico de Norteamérica (ISNA), una sub-organización de la Hermandad Musulmana, que apoya a Hamás y Hezbollah. El líder terrorista de Al Qaeda, el norteamericano Yahya Gadahn, que se unió a Osama bin Laden en Afganistán para finales de los años 90’, se convirtió al Islam en la mezquita dirigda por Siddiqui.
 
En 1992, Siddiqui invitó al jeque ciego egipcio Omar Abed al-Rajman a predicar sobre el tema de la yihad frente a los miembros de la mezquita. Siddiqui estaba de pie junto a él y tradujo sus palabras. Un año más tarde, Abed al-Rajman ordenó el primer ataque a las Torres Gemelas de Nueva York. A pesar de todo esto, los estadounidenses insisten en que Siddiqui es un moderado.
 
# # #
 
La insistencia de Obama de obviar las razones yihadistas de los asesinos de California se produjo unas horas después que el coronel Steve Warren, portavoz de las fuerzas estadounidenses encargadas de luchar contra ISIS en Siria e Irak, descartó las afirmaciones de Rusia que Turquía cooperaba con ISIS, y ese país era el principal mercado de las exportaciones de petróleo del “estado islámico”. “Es una locura”, dijo Warren y aplaudió a Turquía como una “socia sensacional”.
 
El problema es que durante casi cuatro años es un secreto a voces que Turquía sirve como patio logístico de ISIS. Casi todos los reclutas extranjeros de ISIS entran a través de Turquía, y hay una amplia documentación de fuentes abiertas, desde hace un año y medio por al menos, que Turquía es el principal comprador del petróleo procedente de los territorios dominados por el “Estado islámico” en Siria e Irak.
 
En un artículo en el “Middle East Quarterly”, publicado este verano, Burak Bakdil reveló que en enero de 2014 las autoridades turcas ordenaron enviar fuerzas de seguridad a la frontera con Siria las cuales se apoderaron de camiones cargados con misiles, cohetes y municiones que iban destinados a ISIS. Los camiones fueron acompañados por oficiales de inteligencia turcos. Uno de los conductores de camiones testificó que él y sus colegas habían traslado decenas de cargas similares muchas veces.
 
El asunto fue silenciado, pero dos meses después se filtró la grabación de fuentes anónimas por las redes sociales. Según Bakdil, la grabación era un registro de “una reunión secreta de la cancillería turca con la participación del ministro de Relaciones Exteriores del momento – y ahora primer ministro – Ahmet Davutoglu, con su vice Pridan Siniralioglu, el jefe de inteligencia Hakan Fidan y el subjefe del Estado Mayor General Hissar Guler”. En la grabación se oye a Fidan decir que ya había pasado dos mil camiones cargados de armas a Siria.
 
Por otra parte, en el mes de marzo informó el periódico New York Times que las fuerzas turcas que vigilaban la frontera entre Turquía y Siria recibieron instrucciones de no interferir para detener los camiones de petróleo que cruzaban la frontera hacia Turquía. En mayo de este año, las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo su primera operación terrestre en Siria. Asaltaron la casa de Abu Saif, el líder financiero de ISIS, lo mataron y se llevaron sus ordenadores. De acuerdo con un informe publicado en The Guardian, en julio de este año, la información descubierta por los estadounidenses en el ordenador de Saif detallaban la cooperación estratégica entre el ejército turco e ISIS.
 
En respuesta a la información descubierta, afirmó una autoridad estadounidense que los documentos incautados revelan lazos “tan claros e innegables”, que sin duda tendrá consecuencias muy importantes para las relaciones con los Estados Unidos. Sin embargo, como se ha señalado, este miércoles los estadounidenses rechazaron de plano las acusaciones de Rusia contra Turquía.
 
Una conexión endeble con la realidad
 
En julio, dos funcionarios de inteligencia presentaron una denuncia ante las autoridades del contralor de defensa de Estados Unidos de América. La demanda, respaldada por otros 50 miembros del centro de evaluación de inteligencia del comando del ejército de Estados Unidos, a cargo de la campaña contra ISIS, acusaba que las autoridades de inteligencia deformaban permanentemente sus informes sobre ISIS para adaptarse a la narrativa de la dirigencia política, según la cual ISIS es una organización débil, que la campaña militar estadounidense contra ellos era un éxito y que no hay “motivo para la preocupación”.
 
La denuncia fue publicada en el periódico on-line “The Daily Beast” en el mes de setiembre. Los corresponsales informaron que las quejas contra la politización de los informes de inteligencia comenzaron a presentarse desde octubre de 2014, y que algunos de los demandantes se vieron obligados a retirarse o a renunciar al servicio.
 
Tras los ataques yihadistas del 13 de noviembre en París, Obama reiteró su posición que el calentamiento global es una amenaza mayor para la seguridad nacional que el terrorismo islámico. Es posible que esta prioridad juega un papel en la aparente decisión del gobierno de no luchar seriamente contra ISIS.
 
Por cierto, hace dos semanas, durante una entrevista de televisión, le preguntaron al exdirector de la CIA estadounidense, Mike Morel, ¿por qué los EE.UU. ha evitado hasta ahora la destrucción de los campos de petróleo que financian a ISIS (de acuerdo con el diario The Guardian, “ISIS” entre 1 millón a 4 millones de dólar por día). El respondió que los estadounidenses “tenían miedo de dañar el medio ambiente”.
 
Así que quizás los atacantes de San Bernardino simplemente se enojaron con el jefe del marido, quizás Said Farook sufría de depresión, o un problema de hiperactividad por déficit de atención, o por un post-trauma, o algo así. Y tal vez ISIS, con sus colonias desde el Sinaí a Libia y hasta Nigeria es una fuerza en descenso. Quizás Turquía es una víctima y Rusia es, de hecho, el mayor socio comercial de ISIS. Tal vez Israel es un socio estratégico del “Estado islámico”, o Irlanda.
 
Pero si de todos modos los “hechos” tienen importancia y sentido en nuestro mundo, el hecho es que en diciembre de 2015, el Estados Unidos se entregan patológicamente y con pasó a un narrativa ideológica que no tiene ninguna relación con la realidad.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat