Inicio NOTICIAS Claudio Avruj: “Los judíos tenemos que aprender a involucrarnos en los procesos que comprometen la vida de los argentinos”

Claudio Avruj: “Los judíos tenemos que aprender a involucrarnos en los procesos que comprometen la vida de los argentinos”

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- El subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, dialogó con la Agencia Judía de Noticias (AJN) sobre el resultado de las elecciones generales realizadas el domingo, sus expectativas sobre la segunda vuelta y opinó sobre el rol que debe ocupar la comunidad judía en la sociedad.

¿Cómo vive el resultado de la elección?
 
Desde anteayer estoy viviendo este día con mucha alegría y recordando todo lo vivido desde mis primeros días en 2002, en Compromiso por el Cambio, que fue el primer nombre del espacio que lideró Mauricio Macri con Marcos Peña. Conocí a Mauricio en la Escuela Maimonides, ese año fue a hablar con los chicos de 4° y 5° sobre que cosas habia que hacer para cambiar la historia de este país. Les habló de los valores de la educación y del trabajo. Era la época del “que se vayan todos”, y él junto con Marcos Peña y otros pocos decidieron meterse. En ese momento me pregunté, gratamente sorprendido por lo que estaba haciendo, y de qué manera estaba empezando su recorrido político, ¿porqué no ayudarlo, ¿porqué no comprometerme?  Allí empecé a trabajar en ese espacio que empezó un camino que tenía como objetivos, el pensar en grande sobre una Argentina no confrontativa, pensar la política desde la cercanía con y para la gente. En mi primer encuentro personal con Mauricio, me dijo: “Pensá en un proyecto que le haga bien a la gente y realízalo”. Así fue, empecé a trabajar en la relación con las colectividades y Derechos Humanos, lo que se fue transformando en política de Estado una vez que se ganó la Ciudad de Buenos Aires en 2007 y que hoy esta a la vista. Cuando uno mira 13 años después y ve la construcción realizada, de cómo se ganaron las elecciónes legislativas, la ciudad dos veces, la construcción de candidatos, la cantidad de gente que se suma y sin habernos corrido del eje, sin buscar la confrontación sino aunar y consensuar, uno no puede dejar de sentirse orgulloso, emocionado y honrado de ser parte del cambio. . Aquí convivimos independientes, peronistas, radicales, progresistas, pero el objetivo está claro en la gente, en la sociedad, en la democracia, en las instituciones y poner en valor la política. Creo que lo que tenemos que aprender todos a partir de ahora es que la política no es mala palabra, es la herramienta quizás más linda que tenemos para articularnos como sociedad y poder llevar adelante proyectos que nos hagan superar como sociedad. Nuestra obligación es honrar la política.
 
¿Cuál es la herramienta secreta, la magia?
 
Está primero, sin lugar a dudas, en el liderazgo. Mauricio tiene una forma de convocar basada no en el personalismo sino en saber armar equipos, saber delegar, tener una visión avanzada, de pensar qué país se quiere para el futuro. Ahí está el arma, en pensar permanentemente en la gente y no en uno cuando está en el poder. El poder lo tenía naturalmente, el no vino a buscar nada más de lo que tenía. Los que tenemos la suerte de compartir con él el trabajo (yo fui su Director de Relaciones Institucionales 4 años), pudimos conocer a un hombre que le da tiempo a su familia, a sus amigos, con una agenda organizada, una persona sencilla en su decir, su vestir, y en su forma de relacionarse. Está claro que su objetivo es el bien común, y que eso se cumpla es la única paga que él busca, y así nos inspira a todos.
 
 
Es el primer hombre de la comunidad judía y de las instituciones que decidió sumarse a esta propuesta, luego le siguieron Sergio Bergman y ahora Waldo Wolff, ¿qué reflexiona sobre esto?
 
Estoy muy orgulloso y muy tranquilo del camino personal recorrido. Hay muchos judíos en este espacio, seguramente somos los más visibles. Un ex presidente de la DAIA, David Goldberg, me enseñó de chico que lo judío tiene que vivirse en la sociedad con la naturalidad de lo obvio. Esto lo aprendí a fuego. Ser de cualquier religión es lo normal, no tiene nada de extraordinario. Los judíos tenemos que aprender a dar este paso, a involucrarnos en los procesos sociales y políticos que comprometen al futuro y vida diaria de los argentinos. Es un mérito de la comunidad haber podido dar gente que se involucre y le de valor a los proyectos políticos nacionales, que tengan presencia en todos los espacios de gobierno, sea en el espacio ideológico que sea. Eso es algo muy importante que debe estimularse y no censurarse, pero lo más importante aún es que ningún judío se sienta jamás representante de los judíos porque los roles se cumplen siempre a nivel personal, esto no lo podemos perder de vista.
 
¿En qué rol lo encuentra en este momento la política?
 
Me encuentra como Subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, trabajando fuertemente en estos últimos 4 años de gestión al frente de un equipo de 150 personas, (dependiendo directamente de Horacio Rodríguez Larreta), liderando el equipo de la Fundación Pensar de los programas de Derechos Humanos para el eventual gobierno de Mauricio en Nación, integrando los equipos de campaña y siendo vocero de Cambiemos para Derechos Humanos y con el convencimiento de que el 22 de noviembre Mauricio será elegido presidente.
 
¿Cómo ven a la ciudadanía argentina?
 
Lo que vemos, por la cantidad de llamados que recibimos, encuentros y saludos en la calle de gente que nos ha votado y que no, es que la ciudadanía lo vive con mucha alegría y se produjo una distención en la sociedad, se abrió una puerta de esperanza para un cambio para mejor.
 
¿Cómo siguen ustedes como dirigentes?
 
Tenemos que continuar con la gestión hasta el 10 de diciembre, esto no se abandona. Empezamos con la campaña fuerte de cara al 22 de noviembre. El tiempo dirá qué rol cumpliremos cada uno en el futuro. 
 
¿Tiene alguna crítica ante el hecho de que lo comunitario no haya acompañado al PRO en algún momento?
 
Desde mi lugar de funcionario público no critico ni descalifico jamás a la comunidad, ni a sus instituciones ni a las personas. Esas discusiones las doy cuando corresponden en el marco pertinente, personal,  institucional y comunitario. Creo que la comunidad judía tiene que estar muy reconocida sobre este espacio de Cambiemos y el PRO en especial por la relación que se ha sabido cultivar en estos ocho años de gobierno. Es el movimiento político que más fuertemente ha expresado su compromiso con la comunidad judía, con el Estado de Israel, con el esclarecimiento de los atentados a la AMIA ya la Embajada, contra el Memorándum de Entendimiento con Irán, con la denuncia en la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman, con la construcción de la plaza de la Shoá, el Shabbos Project, el Celebra Kosher, etc. Esto debemos ponderarlo, independiente de lo que cada uno sostiene ideológicamente como comunidad judía hay que saber ponderar que para el futuro viene un gobierno con Cambiemos que sin duda la va a cuidar al igual que a todas las colectividades porque está parado del lado de la defensa de la justicia, de los valores, del diálogo, del encuentro y de la convivencia.
Las cosas que hizo el gobierno de la ciudad con las instituciones judías fueron claras. Independientemente de lo ideológico, que lo respeto, hay que ver cuál fue la mirada de cada sector político en su relación con la comunidad.
 
¿Cree que van a poder con el desafío de gobernar ciudad, provincia y nación?
 
Si, absolutamente. Tenemos 13 años de construcción política, 8 años de gestión y con equipos técnicos y políticos que se preparan continuamente. Somos de puertas abiertas y sabremos convocar más alla de la pertenencia partidaria. La Argentina tiene cuadros técnicos muy buenos y en todo el país. Vamos a poder dirigir todo con muchísimo éxito. Estoy muy feliz.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat