Inicio NOTICIAS Una familia de Jerusalem encontró una mikve de 2.000 años bajo el comedor de su casa

Una familia de Jerusalem encontró una mikve de 2.000 años bajo el comedor de su casa

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Una familia de Jerusalem descubrió una escalera perdida por 2.000 años, que lleva a un gran baño ritual hecho de piedra, mientras cambiaba el piso de su comedor.

 
Tardaron algunos años en llamar a las autoridades y mostrarles el descubrimiento que ese encontraba debajo de su casa, en el barrio israelí Ein Kerem. Mientras tanto había bloqueado la entrada a la mikve con puertas de madera y simplemente siguió viviendo allí.
 
Cuando se comunicaron con la Autoridad de Antigüedades de Israel, los arqueólogos encontraron una escalera de piedra grabada que llevaba a una gran mikve de 3.5 metros de largo y 2.4 metros de ancho, con una profundidad de 1.8 metros. El baño estaba meticulosamente enyesado según las leyes de puridad de la ley judía. La escalera llega hasta el final de la pileta de inmersión.
 
Las piedras talladas son difíciles de fechar, pero vasijas descubiertas allí dentro datan de la era del Segundo Templo (primer siglo de la Era Común). La mikve también muestra maras de fuego que podrían ser evidencia de la destrucción tras la Revolución Judía del año 66-70 de la EC. También se encontraron fragmentos de vasijas de piedra, que confirman el período. Estos se convirtieron en algo común durante el período del Segundo Templo, debido a que la piedra no puede contaminarse y se mantiene pura.
 
“Las instancias de encontrar antigüedades debajo de un hogar privado solo pueden ocurrir en Israel”, remarcó Amit Re’em, arqueólogo del Distrito de Jerusalem para la AAI, informó el medio israelí Haaretz.
 
Los dueños del hogar admitieron que tuvieron dudas en contactar a la AAI ya que no estaban seguros acerca del valor histórico del descubrimiento y estaban preocupados sobre las consecuencias que podría tener contactar a las autoridades. “Al final, nos ganó nuestro sentido de deber civil y público”, comentó uno de ellos. 
 
El barrio de Ein Kerem es sagrado para el cristianismo debido a su identificación con la “ciudad de Juda” – el lugar en el que, según el Nuevo Testamento, nació Juan el Bautista, donde su madre embarazada Elisabeth se encontró con María, Madre de Jesús, explicó Re’em. Sin embargo agregó que los restos arqueológicos encontrados son únicos.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat