Inicio NOTICIAS Estudio: La propaganda Nazi marcó de por vida a los niños alemanes

Estudio: La propaganda Nazi marcó de por vida a los niños alemanes

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- De acuerdo con un estudio publicado el lunes, la propaganda antisemita tuvo un efecto de por vida en los niños alemanes educados durante el periodo del régimen Nazi, sesgando mucho más su visión negativa sobre los judíos que los nacidos antes o después de esos años.

Los descubrimientos indican que los intentos de influencia pública son mucho más efectivos cuando se dirigen hacia los jóvenes y más aún si estos mensajes reafirman creencias preexistentes, explican los autores.

Investigadores de Estados Unidos y Suiza examinaron encuestas realizadas en 1996 y 2006, que consultaban entre otros asuntos, su opinión sobre los judíos.

Las encuestas, conocidas como las encuestas generales de la sociedad alemana, reflejaron las opiniones de 5.300 personas de 264 pueblos y ciudades de todo el territorio alemán. Los autores separaron a los participantes en edad, género y locación.

Las muestras arrojaron que aquellos nacidos en la década del 30 tienen un extremo sentimiento antisemita, incluso a décadas de la caída del tercer Reich.

"No es solo que la educación escolar nazi funcionó, sino que si sometes a la gente a un régimen totalitario durante sus años de formación, eso influenciara en la forma en que su mente funcione”, señaló Hans-Joachim Voth de la Universidad de Zurich. "Lo más sorprendente es que el efecto no se va después de eso”, agrega.

Pero miembros del grupo de encuestados, que fueron adoctrinados por el Sistema educativo Nazi durante el mandato de Adolf Hitler entre 1933 y 1945, también muestran una marcada diferencia dependiendo si provienen de una zona donde el sentimiento antisemita ya era fuerte antes de la llegada de los nazis.

Para esto, los investigadores compararon el sondeo con un histórico registro de votación de los últimos años de 1890. Encontraron que aquellas áreas donde los partidosantisemitas estaban muy arraigados, también tenían una opinión negativa de los judíos.

"El alcance que tendría la educación nazi dependía principalmente de si el ambiente donde los niños crecían ya era un poco antisemita”, destacó Voth. "Eso indica que el adoctrinamiento funciona y puede durar por un sorprendente periodo de tiempo, pero la manera en la que trabaje tiene que ser compatible con algo que la gente ya creía de antemano”.

Benjamin Ortmeyer, quien dirige el centro de investigación sobre la educación nazi en la Universidad Goethe en Frankfurt, subrayó que los resultados del estudio eran “absolutamente plausibles”.

"El significado de este tipo de propaganda no ha sido realmente expuesto”, afirmó Ortmeyer, quien no participó en el estudio. "Comparado a los hechos brutales de los genocidas Nazis, este tipo de crimen, el lavado de cerebro, era altamente ignorado”, agrega.

Una razón, dice, es la dificultosa tarea de que los alemanes más ancianos hablen de su experiencia durante el periodo nazi. Mientras que los judíos que sobrevivieron al Holocausto, reviven el abuso que sufrían en la escuela por parte de sus compañeros, y los alemanes no judíos describen sus años escolares como una época pacífica y divertida.

Ortmeyer resaltó que los educadores Nazis usaban la propaganda antisemita en todas las asignaturas escolares y las actividades extracurriculares. Incluso daban consignas a los estudiantes para que buscaran en los registros de las iglesias los nombres de las familias judías que se convirtieron al cristianismo. Esas listas se usaron, más tarde, para deportar a los judíos a los campos de concentración, convirtiendo a los estudiantes en cómplices del Holocausto.

Hubieron excepciones, destaca Ortmeyer, como la Rosa Blanca en Munich y los Piratas de Edelweiss en Colonia, que fueron grupos de resistencia juvenil que se forjaron a pesar de la abrumadora propaganda nazi. "Esos son ejemplos importantes para los jóvenes de hoy en día”, resalta.

El estudio también refleja que los alemanes nacidos en los años ´20, son solo un poco más antisemitas que aquellos de la década de los 40, incluso si alguno de los adultos se escolarizó durante el periodo nazi, mientras que los más jóvenes no. Los autores sugieren que aquellos que tenían una visión extremista no habrían sobrevivido a la guerra, debido a su fanatismo por la ideología Nazi.

"No podemos probarlo, pero nos parece probable basándonos en los patrones de la data, que estos habrían sido aquellos jóvenes que para los últimos años de la guerra se habrían voluntariado para las SS", finaliza Voth.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat