Inicio NOTICIAS Consejos sexuales para chicas: en francés en el siglo XIX y en idish en 1930

Consejos sexuales para chicas: en francés en el siglo XIX y en idish en 1930

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- Un trabajo sobre sexo traducido al idish ya está disponible en la Biblioteca Nacional de Jerusalem. A primera vista, la obra es insultante para las mujeres, pero los especialistas destacan que “el libro podría ser considerado progresista porque había alguien dispuesto a hablar sobre estas cuestiones”.

Hace unos meses, el Dr. Yoel Finkelman estaba mirando el catálogo de la casa de subastas de Nueva York “Kestenbaum & Company”, una tarea habitual en el departamento de colecciones de la Biblioteca Nacional israelí. Allí se dio cuenta de la existencia de un artículo interesante.

Finkelman, el administrador de la colección Judaica de la biblioteca, encontró un panfleto en idish titulado "Consejos para mujeres y mujeres jóvenes: antes y después de la boda", publicada en Varsovia en 1930. La obra salió por primera vez en francés en el siglo XIX; la edición comprada por la Biblioteca Nacional fue una traducción idish.

El autor, un profesor francés, era especialista en patologías de los órganos sexuales. Así, ofreció asesoramiento sobre cuestiones como las relaciones sexuales, los órganos sexuales femeninos, la masturbación, la higiene femenina, los ciclos menstruales, las bodas y el embarazo.

Finkelman decidió comprar el folleto para la biblioteca de Jerusalem. "Hay perspectivas científicas y culturales muy importantes en este libro", opinó.

A primera vista, la obra está pasada de moda y es insultante para las mujeres (tal vez incluso cuando salió). Por ejemplo, dice que "el sexo femenino fue creado débil en comparación con el masculino. Es fácil influir en las mujeres, incluso cuando se las perjudica. Ellas se preocupan por ser hermosas y les gusta más lo que es el cuidado de la salud y la felicidad".

Para Finkelman, el folleto proporciona un ángulo intelectual. "Durante las últimas décadas, la cuestión de género, incluyendo el lugar de la mujer en el judaísmo y el estudio de la sexualidad, ha tomado un lugar muy central", señaló. “Si queremos entender la cultura, tenemos que entender el papel del género y la sexualidad en el mismo.”

"A nuestros oídos, estas cosas pueden sonar anticuadas y no en sintonía con los valores occidentales liberales contemporáneos, pero el libro podría ser considerado progresista aunque sea porque había alguien que estaba dispuesto a hablar directamente sobre estas cuestiones, (sin tabúes)", opinó.

El autor recomendaba el sexo como una forma de preservar el amor, pero también advertía sobre los "errores graves" y destacaba que "donde el placer está, también está el sufrimiento".

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat