Inicio NOTICIAS Hoy en la Historia Judía / 34 judíos fueron quemados hasta la muerte por supuesto “canibalismo de sangre”

Hoy en la Historia Judía / 34 judíos fueron quemados hasta la muerte por supuesto “canibalismo de sangre”

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- El emperador Federico II trató de absolver a los judíos de Alemania del presunto asesinato de cinco cristianos, pero su declaración fue demasiado tarde para salvarlos.

El 28 de diciembre de 1235, los residentes de la ciudad de Fulda, hoy en el estado de Hesse, en el centro de Alemania, se levantaron contra sus vecinos judíos y quemaron a 34 de ellos hasta la muerte. Los asesinatos estaban destinados a ser la venganza o el castigo por la muerte en Navidad de cinco hermanos de la ciudad, pero ninguno de los acusados tuvo un juicio y no existía ninguna evidencia para apoyar los cargos.

De particular interés histórico fue el hecho de que "los judíos" también fueron acusados de consumir la sangre de los cinco niños, algo que se tornó el primer registro de un cargo por canibalismo de sangre.

Según las crónicas de la época, los padres de los niños víctimas regresaron a su casa después de los servicios de Navidad cuando encontraron su casa quemada y los cuerpos sin vida. Cuando los padres conmocionados cuestionaron a sus vecinos acerca de lo que podrían haber visto, se les dijo que "los judíos lo hicieron".

Confesión y negación

Según un cronista, los judíos confesaron el crimen, aunque no ofrecieron ninguna explicación de por qué querían sangre. Posteriormente fueron asesinados por los cruzados que pasaban por Fulda en su camino de regreso de la Sexta Cruzada. Otro cronista añadió el detalle de que requerían la sangre para su uso en inventar un remedio médico. Según ese relato, era la gente del pueblo los que llevaron a cabo los asesinatos de los judíos.

Sin embargo, Federico II, emperador del Sacro Imperio, consultó a los conversos, que respondieron unánimemente al emperador que no sólo no había ritual judío que dependiera de la sangre, sino que a los judíos les estaba expresamente prohibido el consumo de sangre de cualquier tipo. Por lo que el emperador declaró a los judíos de Alemania completamente absueltos de este delito imputado.

Por desgracia, la declaración realizada en la primavera de 1236 llegó demasiado tarde para servir a las 34 de Fulda.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat