Inicio NOTICIAS Opinión. Orgullo en la victoria de la Guerra de Iom Kipur

Opinión. Orgullo en la victoria de la Guerra de Iom Kipur

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Este año, nuevamente, los analistas y expertos pondrán malas caras y nos dirán cuán horrible fue "esa guerra". Nos dirán cuán innecesaria fue esa "maldita" guerra, y cuán malo fue su fracaso. Sin embargo, una visión total del panorama nos muestra que los resultados de la Guerra de Iom Kipur, desde una perspectiva militar, no oscilan con la misma narrativa.

Si los oficiales que se entrenan para ser comandantes de un batallón hoy en día tuvieran la tarea de predecir el resultado de esa guerra, dadas las mismas condiciones en las que comenzó y considerando el tamaño de ambas fuerzas hace 40 años, ninguno la hubiese previsto de manera correcta. No solo los ejércitos árabes tenían una ventaja en el número de tropas y equipamiento, no solo tenían la ventaja de la sorpresa total, sino que hay que tener en cuenta el sentido de venganza prevalerte en sus rangos – particularmente los egipcios – que había sido construida desde la Campaña del Sinaí en 1956 menos de dos décadas antes. Y por supuesto, las capacidades de pelea de las tropas sirias y egipcias habían mejorados significativamente desde la Guerra de los Seis Días.
El cambio de marea del campo de batalla, como ocurrió a menos de una semana después de que empezase la guerra, no es mencionado lo suficiente en la historia militar no clasificada. No cada país al punto de la destrucción, como estuvo Israel en los primeros días de la guerra, podría haber vuelto con una victoria resonante en el campo. Un ejército predicado en una doctrina en la que reservar fuerza juega un rol central pero es elaborada tarde no puede hacer su trabajo. Un ejército basado en los principios de apoyo aéreo cercano, luego de que los jets enemigos hayan sido interceptados en el aire o destruidos en el camino, y no lo recibe porque un cuarto de su flota está perdida, hace que la defensa y la decisión del resultado de la guerra sea virtualmente imposible.
No soy ciego. En 18 días 2.600 soldados perdieron sus vidas. Más de 100 aviones y helicópteros de guerra, miles de tanques, transportadores de armas y otros equipamientos fueron destruidos. Un cuarto de los soldados israelíes asesinado en la batalla eran oficiales. Sin embargo, una comparación rápida con la guerra que terminó en seis días amplifica la victoria militar de la Guerra de Iom Kipur. Nadie habla de los aún más grandes fracasos que ocurrieron durante la Guerra de los Seis Días, como para no quitar los lamentos luego de "esa guerra".
Sin embargo, a pesar de esto, ¿dónde está el proceso requerido de aprender de nuestros errores, al menos de los que están usualmente asociados con el lado izquierdo del mapa político? ¿Qué podría haber pasado si la entonces primer ministro Golda Meir no hubiese conocido a Nixon y Kissinger y ordenado un ataque preventivo? Y, la lección que aprendimos ¿no debería ser que a pesar de que los ejércitos árabes fracasan en el campo de batalla una y otra vez ellos no deberían lo que desean por nada a cambio?
Un pensamiento final para los oficiales que entrenan para ser comandantes de compañía: ¿podría alguno de ellos haber imaginado cómo se vería Israel en relación a los estados árabes 40 años después, considerando las condiciones del campo de batalla al comienzo de la guerra cuando las personas estaban hablando sobre ‘la derrota de Israel’?
 
*Dr. Gabi Avital. Presidente de Profesores para un Israel Fuerte
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat