Inicio NOTICIAS Israel. Avances científicos. Avances en la investigación del cáncer

Israel. Avances científicos. Avances en la investigación del cáncer

Por
0 Comentario

Mayor eficiencia en los medicamentos

Los científicos trabajan sin pausa para desarrollar tratamientos que se limiten a destruir las células cancerígenas y así evitar daños en las células sanas de nuestro organismo. El profesor Eitán Rupín, de la Escuela de Ciencias de la Computación y de la Facultad de Medicina logró dar un paso en esa dirección.  Este equipo de investigadores logró crear un primer modelo computarizado del metabolismo de las células cancerígenas a nivel del genoma. Gracias a este desarrollo, resulta posible predecir qué medicamentos están en condiciones de comprometer seriamente el metabolismo de estas células malignas. Los resultados de esta investigación fueron publicados en la reconocida revista especializada Nature. 

El profesor Rupín explica que, cuando se logran bloquear los patrones que caracterizan el actuar de las células cancerígenas, en principio resulta posible eliminarlas en forma específica y selectiva. Se pudo demostrar la eficacia de este método con la ayuda de computadoras así como en cultivos de laboratorio en los que había células de cáncer de riñón. Así, esta investigación ofrece un nuevo enfoque de base que resulta prometedor en lo concerniente a futuros tratamientos contra toda forma de cáncer.

Se sabe que el máximo objetivo de toda investigación en el área de la oncología apunta a desarrollar tratamientos con la capacidad de destruir células cancerígenas en forma selectiva sin afectar a las células sanas del organismo. También se sabe que muchos de los medicamentos contra el cáncer, dado que también afectan a las otras células que se dividen con normalidad, producen efectos secundarios como la caída del cabello.

El modelo computarizado desarrollado por los investigadores reproduce las miles de respuestas metabólicas que caracterizan a las células cancerígenas. Al comparar este modelo con el modelo que presentan las células sanas de nuestro organismo, los investigadores lograron identificar las diferencias entre estos dos tipos de células. Esta observación les permitió detectar proteínas meta para desarrollar medicamentos con el potencial de influir directamente en las características particulares que se manifiestan en el metabolismo de las células cancerígenas.

A pesar de que esta investigación, de reciente publicación, se centra en un tipo determinado de cáncer de riñón, se cree que en el futuro se podrá emplear este enfoque para crear modelos que se adapten a otros tipos de cáncer. “Este es el gran desafío que se nos plantea” afirma el doctor Rupín. “Seguiremos creando modelos que se ajusten a otros tipos de cáncer y trataremos de desarrollar medicamentos selectivos para lograr vencerlos”. El enfoque interdisciplinario de los investigadores requiere la integración de los pronósticos del modelo computarizado y los hallazgos en experimentos clínicos y de laboratorio; esto podría acelerar el desarrollo de medicamentos selectivos y más eficaces en la lucha contra el cáncer.  

Nuevo tratamiento para “bombardear” tumores

Los profesores Yona Keisari e Itzhak Kelson, de la Universidad de Tel Aviv, están a punto de comenzar los ensayos clínicos de un implante radioactivo, del tamaño de un alfiler, que emite radiación alfa de corto alcance desde dentro del tumor. Una declaración de la universidad citó a Keisari diciendo que, a diferencia de la radioterapia convencional, que bombardea al cuerpo con rayos gamma desde afuera, las partículas alfa "se difunden dentro del tumor, extendiéndose más y más antes de desintegrarse"."Es como una bomba de racimo – en lugar de detonar en un solo punto, los átomos se dispersan continuamente y emiten partículas alfa a distancias cada vez mayores". La universidad dijo que el proceso tarda alrededor de 10 días y deja, tras de sí, sólo cantidades de plomo no radiactivo ni tóxico.

"No sólo son destruidas, más confiablemente, las células cancerosas, sino que, en la mayoría de los casos, el cuerpo desarrolla inmunidad contra la reincidencia del tumor", dijo el comunicado. El implante de alambre, que se inserta en el tumor con una aguja hipodérmica, “se desintegra sin causar daños en el cuerpo", agregó. Continuó diciendo que, en los ensayos pre-clínicos en ratones, a un grupo se le extirparon quirúrgicamente los tumores, mientras que el otro fue tratado con el alambre radiactivo. "Cuando se reinyectaron células del tumor en los sujetos, el 100% de los tratados quirúrgicamente volvieron a desarrollar su tumor, en comparación con sólo el 50% de los tratados con el alambre radiactivo", dijo. "Los investigadores han tenido excelentes resultados con muchos tipos de modelos de cáncer, incluyendo cáncer de pulmón, páncreas, colon, mama y tumores cerebrales".

Desarrollan un destructor de tumores basado en la nanotecnología

Este novedoso método, desarrollado por el Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Tel-Aviv, consiste en introducir nanopartículas en el cuerpo, las cuales se encargan de atacar y destruir tumores. Para ello, se emplea un campo magnético encargado de activar las nanopartículas, las cuales se recalientan y destruyen únicamente las células cancerosas.

Este cóctel especializado de nanopartículas y anticuerpos se administra por inyección a nivel local o en el torrente sanguíneo. Como beneficio adicional, la mezcla limpia el cuerpo y minimiza los efectos secundarios.

El tratamiento resultó efectivo en pruebas de laboratorio, pero todavía falta probarlo en seres humanos. Al emplearse una técnica especial de retroalimentación, se puede optimizar el tratamiento para aplicarlo en forma individual.

Se lo puede emplear en prácticamente cualquier tipo de cáncer, incluyendo aquellos del tracto gastrointestinal, el colon, los pulmones y la próstata.

Esta técnica es potencialmente rápida y poco invasiva, y podría convertirse en una nueva alternativa a la radioterapia y la quimioterapia, las cuales resultan efectivas contra los tumores malignos, pero también dañan tejidos sanos.

Si las pruebas subsiguientes resultan satisfactorias, este desarrollo podría convertirse en la primera línea de tratamiento para el paciente de cáncer. La FDA aprobó el procedimiento, pero todavía queda mucho camino por recorrer antes de que se lo pueda aplicar a nivel clínico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat