Inicio NOTICIAS Inconveniencias
Por Walter Curia

Inconveniencias
Por Walter Curia

Por
0 Comentario

En agosto de 2003, una semana después de que la Justicia pidió su captura junto con la de otros doce imputados por el atentado a la AMIA, el gobierno británico detuvo al último embajador iraní en Buenos Aires, Hadi Soleimanpour. El gobierno de Blair rechazó el pedido de extradición cursado desde la Argentina y lo dejó en libertad. Fue una decisión política: se habló en Londres de un contacto entre los entonces cancilleres Jack Straw y Rafael Bielsa y de la «incoveniencia» de la extradición del diplomático shiíta para la política británica en Irak, de mayoría shiíta. Cuando se van a cumplir cuatro años de la invasión a Irak, la captura de Soleimanpour probablemente es hoy inconveniente para Washington, como lo son las del ex presidente Rafsanjani, pieza clave en la negociación con Teherán, y el ex canciller Velayati. A menos que la causa AMIA se haya reducido a una sobreactuación —de Washington, de Teherán, de nuestro propio gobierno— la Argentina ha quedado una vez más en una posición incómoda.
Clarin

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat