Inicio NOTICIAS Hatzad Hasheni – ¿Qué opinión te merece? Jeremy Corbyn para Primer Ministro del Reino Unido

Hatzad Hasheni – ¿Qué opinión te merece? Jeremy Corbyn para Primer Ministro del Reino Unido

Por
0 Comentario

 Los israelíes lo ven como una especie de extraterrestre: la izquierda aquí nunca ha sido dirigida por un Corbyn israelí, ni por nadie que pueda sostenerle una vela.

Jeremy Corbyn es un dechado de izquierdista, que ha luchado toda su vida por los valores en los que cree. Los israelíes lo consideran una especie de extraterrestre: la izquierda aquí nunca ha sido dirigida por un Corbyn israelí, ni por nadie que pueda sostener una vela por él.

Corbyn es un hombre valiente. Votó en el parlamento 553 veces en contra de la posición de su partido, y sin embargo tomó su liderazgo por asalto. Votó en contra de la guerra en Irak, contra las armas nucleares y contra el dominio británico en Irlanda del Norte. Actuó en Amnistía contra Augusto Pinochet y fue arrestado en manifestaciones contra el apartheid en Sudáfrica.

Con tal conciencia y coraje no habría llegado a ningún lado en Israel, aparte de Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio). En Gran Bretaña tiene buenas posibilidades de ser elegido como el próximo primer ministro. Nada ilumina la imaginación e inspira más esperanza que eso. Cualquiera que quiera ver al mundo actuar contra la ocupación israelí debe soñar con Corbyn.

Corbyn ha sido declarado el próximo enemigo de los judíos. Viktor Orban es un justo entre las naciones; un ultraderechista estadounidense es la roca de Israel y su salvador; Rodrigo Duterte, el líder filipino que llamó a matar a millones “como Hitler”, es un invitado bienvenido en Israel, y Corbyn es el enemigo de la gente.

El establishment judío en Gran Bretaña y la propaganda israelí han hecho un contrato para frustrar su elección: él es antisemita, el trabajo suyo es ser antisemita, la vida judía en Gran Bretaña está en “peligro existencial”, nada menos, gritaban tres periódicos británicos judíos en un editorial conjunto.

Si bien la situación de cualquier judío en Gran Bretaña es mejor, más segura, más igualitaria y más libre que la condición de cualquier ciudadano árabe en Israel, por no mencionar a los palestinos en los territorios ocupados, el desesperado grito de ayuda del establishment judío levantó un alboroto contra Corbyn.

La prensa israelí se apresuró a unirse a la campaña de incitación, calificando cada enunciado laborista como antisemita. El miembro del partido Peter Willsman calificó a los rabinos que acusaron a su partido de antisemitismo como “fanáticos judíos de Trump” – gevalt, antisemitismo. Algunos comentaristas acusaron a Corbyn de ser demasiado apologético, y otro lo acusó de no disculparse. Incluso una periodista joven e impresionante como Antonia Yamin de Kan se apresuró a unirse a la cruzada de instigación.

Que se diga: Corbyn es un oponente firme y constante de la política de ocupación de Israel. Ese es su derecho; como un verdadero izquierdista es su deber. En los márgenes laboristas, sin duda hay círculos antisemitas; Corbyn declaró hace varios días en un artículo de opinión en The Guardian que el antisemitismo no tiene lugar en su partido. El intento de reducir lo que los laboristas definen como antisemita, a diferencia de la definición prevaleciente de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, no necesariamente hace que el partido sea antisemita.

Pero la propaganda judío-israelí persiste: cuando Israel promulga la ley de apartheid y sus soldados matan a 160 manifestantes desarmados en la frontera con Gaza, la única respuesta es acusar a cualquiera que critique esto de antisemitismo. Funciona, coloca al acusado en el papel del fiscal.

Israel ha promulgado una ley que dice que es el estado nación del pueblo judío. En otras palabras, cualquier cosa que Israel haga representa a todo el pueblo judío. Esto tiene un precio.

Cuando un francotirador israelí mata a tiros a un hombre sin piernas en una silla de ruedas y una enfermera, el pueblo judío es un socio. Por lo tanto, la política de Israel está inflamando el antisemitismo en el mundo. Puede y debe ser criticado, como hace el Laborismo y como lo hace Corbyn, y la mordaza, en la forma de etiquetar cualquier crítica como antisemitismo, es escandalosa. También aumenta el antisemitismo la sensación que los judíos actúan como matones y usan su poder de chantaje emocional.

Hajo Meyer, un sobreviviente del Holocausto holandés y activista de los derechos humanos, una vez acuñó la frase: “Una vez un antisemita era un hombre que odia a los judíos. Hoy un antisemita es un hombre a quien los judíos odian”.

Dejad la campaña de incitación contra Corbyn y desearle suerte: es un hombre de conciencia, y espero que sea el primer ministro de Gran Bretaña. Podría ser bueno para Israel también.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat