Inicio NOTICIAS Entrevista a Idan Raichel: “La música judía es eterna en comparación con la israelí”

Entrevista a Idan Raichel: “La música judía es eterna en comparación con la israelí”

Por
0 Comentario

 Agencia AJN.- El reconocido artista israelí Idan Raichel mantuvo una entrevista con la Agencia AJN durante su visita a la Argentina, en la que destacó: “La música judía es eterna en comparación con la israelí”.

En un cálido diálogo, el artista se refirió a su amor por el tango, el rol de la juventud israelí y el honor que representa que su banda sea considerada como “música mundial”, al igual que lo era Mercedes Sosa.

Asimismo, envió un mensaje de paz para Rosh Hashaná (año nuevo judío): “Espero que los líderes del mundo sean responsables y que cada cual que tiene en manos el botón rojo, que no lo apriete”.

El domingo 26 de agosto, el músico se presentó con su banda The Idan Raichel Project junto al Ensamble Sinfónico 21 en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, en lo que fue su tercera visita a la Argentina, luego de realizar un show en 2009 y otro en 2016, todos de la mano del Keren Kayemet LeIsrael (KKL).

-Se conoce su importante trabajo en la búsqueda de la esencia musical judía y otras culturas como la etíope. ¿Cómo influye esto en la música israelí que hoy representa?
-La definición de música israelí cambió con los años. La diferencia entre música israelí y judía es que la judía se preserva mejor y es escuchada, por ejemplo, en Shabbat, en sinagogas, allí es donde se preserva. La música israelí es más débil y tiene sólo 70 años y se fue desarrollando a través de las olas inmigratorias, de Rusia, Marruecos, por ejemplo. Es decir que la integración entre aliot (inmigraciones) o culturas es lo que le dio forma a la música israelí. La judía es eterna a comparación de la israelí, que puede desaparecer dentro de cien años, pero la judía no, ya que siempre será preservada en el marco de la cultura judía, sinagogas.

-Es muy impactante ver a la juventud israelí en sus recitales, también la admiración de los jóvenes por su trabajo en la diáspora…
-Durante muchos años llamaron a nuestra música israelí, pero cuando damos conciertos en el exterior la misma es categorizada como música mundial, lo cual es el honor más grande que un músico puede recibir. Es decir, que cada músico lleva su música al mundo. Por ejemplo, Mercedes Sosa hizo música mundial para la gente de Japón. Creo que los jóvenes que buscan su identidad saben que son argentinos, pero también saben que en sus orígenes tienen sus raíces especiales.

\"\"

-¿Le gusta mucho el tango?
-Me gusta el tango y toqué el acordeón cuando vine a la Argentina por primera vez. Tenía 12 años y toqué en General Pacheco con una banda de tango, una gran experiencia.

-Está en Buenos Aires por una iniciativa del Keren Kayemet. ¿Qué significa y representa eso para usted?
-El poder de la sociedad israelí reside en su fortaleza, pero a fin de cuentas la sociedad israelí no puede ser fuerte sin la diáspora, sin organizaciones importantes que apoyan a Israel moral y económicamente. Por esto, KKL en Argentina es una de los pilares fundamentales que Israel puede confiar en el mundo, por esto el trabajo es muy importante. Todos creen que lo más importante es la aliá (inmigración), pero no es lo más importante, aunque sea importante tener una sociedad fuerte. Pero a fin de cuentas, la fuerza de la sociedad y diáspora es lo más importante.

-Volviendo al tema de los jóvenes, ¿qué piensa cuando hoy los chicos nacen con un Israel fortalecido a diferencia de lo que fue nuestra juventud?
-Israel se fortalece con los años. Por supuesto que en las generaciones anteriores la gente estaba postraumática por la Shoá, la gente construyó un país con ese trauma. Hoy las nuevas generaciones nacen en un país fuerte y deben saber que el país es algo muy frágil.

-Rosh Hashaná siempre nos inspira para algún deseo, ¿cuál es el suyo?
-La sociedad israelí debe saber que la fuerza se logra estando juntos más allá de diferencias políticas. Al mundo, espero que los líderes sean responsables y que cada cual que tiene en manos el botón rojo, que no lo apriete.

En su presentación en Buenos Aires, acompañaron al gran protagonista Andrés Rotmistrovsky (bajo eléctrico), Tomás Babjaczuk (batería), el director musical Ezequiel Silberstein y las cantantes Maya Avraham, Yahalon David y Marta Gómes.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat