Inicio NOTICIAS Pogrom de Jerusalem de 1920. Los disturbios de Nabi Musa

Pogrom de Jerusalem de 1920. Los disturbios de Nabi Musa

Por
0 Comentario

 Itongadol.- En abril de 1920 en la ciudad de Jerusalem, surgieron los “Disturbios de Nabi Musa” también llamado “Pogrom de Jerusalem”. Esto ocurrió en la denominada Ciudad Vieja de Jerusalem, cuando una multitud de manifestantes árabes, que participaban de la celebración musulmana de Nabi Musa, provocados por algunos de sus líderes, atacaron a los pobladores judíos, con un saldo de 5 judíos y 4 árabes muertos, además de 250 heridos, en su gran mayoría judíos.

La festividad de Nabi Musa era un festival musulmán de primavera que comenzaba cada viernes anterior a la Semana Santa. La misma consiste en una procesión al santuario de Nebi Musa (Tumba de Moisés), cercana de Jericó, cuyos orígenes se remontan a de tiempos de Saladino (siglo XII), que durante el periodo de ocupación otomana de la ciudad, las autoridades desplegaron miles de soldados, e incluso artillería, para mantener el orden en las estrechas calles de la “Ciudad Vieja” de Jerusalén.

Pese los informes del presidente de la Organización Sionista Mundial, Jaim Weisman, enviados a las autoridades británicas y el contexto (ataques a poblados judíos en la Galilea, por ejemplo) indicaba que el paso de la manifestación por Jerusalem podía derivar en un enfrentamiento con la población judía.

Las autoridades británicas dispusieron de muy pocos refuerzos para evitar los posibles disturbios, los que fueron incentivados por el discurso difundido de Musa al Hisayni,alcalde de la ciudad y su sobrino Amin al Husayni. Amin al Husayni un par de años después de los Disturbios de Nabi Musa fue nombrado “Gran Mufti de Jerusalem” por el Gobierno del Mandato Británico. Durante su gestión lideró una gran cantidad de atentados contra la población judía. Al ser derrotado en 1937 huyó a Siria e Irak, y se convirtió en aliado del nazismo, intentando convencer a Hitler – con quien se entrevistó en 1941 – de que apoyara la independencia de los territorios árabes gobernados tanto por Gran Bretaña como Francia.

De acuerdo a testigos de la época, a los provocadores discursos del alcalde de Jerusalem y sus sobrino, le siguieron los gritos de la multitud “Independencia!, Independencia” y “Palestina es nuestra tierra, los judíos son nuestros perros”. La policía árabe, en lugar de aplacarlos, los aplaudía y comenzaron los saqueos al “Barrio Judío”, incluida la Yeshiva Torath Chaim, en la que los rollos de la Torá fueron rasgados y arrojados al suelo mientras prendían fuego al edificio.

El ejército británico impuso el toque de queda el día domingo a la noche en la Ciudad Vieja, arrestó a varias decenas de personas, que fueron liberadas al día siguiente, pese a lo cual los saqueos, robos y demás incidencias: se incendiaron varias casas, hubo violaciones, asesinatos y se rompieron lápidas del cementerio del Monte de los Olivos.

La población judía de la Ciudad Vieja no recibió ningún entrenamiento ni armas. Los hombres que Zeev Jabotinsky junto a Pinhas Rutenberg, habían comenzado a entrenar para la autodefensa, se encontraban en la parte nueva de la ciudad.
Una vez controlada la situación, los comunicados elaborados por la Comisión Sionista indicaban que, un oficial británico de alta graduación, había incentivado la revuelta árabe a fin de señalar que ellos no aceptarían un hogar judío en Palestina, según lo expresado en la Declaración Balfour, del 2 de noviembre de 1917.

Miembros del grupo inicial de autodefensa fueron detenidos por los británicos, y acusados de poseer armas ilegalmente. A ellos se le unió Zeev Jabotinsky, dado a que en su casa se habían encontrado tres rifles, dos pistolas y 250 balas.

Al ser juzgados, les aplicaron duras penas. En el caso de Jabotinsky, fue sentenciado a 15 años de prisión, lo que generó protestas tanto en la prensa, como en el Parlamento Británico, debido a que los judíos recibían penas más severas que los árabes por crímenes menos importantes. Luego de las protestas, la sentencia de Jabotinsky se redujo a un año de prisión, y la de los otros 19 judíos arrestados a seis meses.

A comienzos de 1921, el nuevo gobierno civil de Herbert Samuel promulgó una amnistía general, tanto para los judíos como para los árabes detenidos.

Posiblemente, la principal consecuencia del “Pogrom de Jerusalem”, fue la decisión tomada por la Comisión Sionista de incentivar la formación de los grupos de autodefensa de los asentamientos judíos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat