Inicio MUNDO JUDIO El rabino de Londres que dio su vida para prevenir a la comunidad judía del coronavirus

El rabino de Londres que dio su vida para prevenir a la comunidad judía del coronavirus

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El rabino Avrohom Pinter dio su vida para salvar a sus vecinos.

Cuando el gobierno británico ordenó un cierre para frenar la propagación del coronavirus, Pinter fue de puerta en puerta en el noreste de Londres para entregar la advertencia de salud pública a los judíos ortodoxos de su comunidad. En cuestión de días, el rabino de 71 años contrajo COVID-19 y murió.

Su sacrificio fue solo el último capítulo de una vida que pasó forjando vínculos entre la comunidad a menudo aislada en Stamford Hill y la sociedad británica en general, ya sea trabajando con un sacerdote anglicano para construir un centro comunitario o visitando la mezquita local para condolerse cuando un pistolero mató a 51 musulmanes en Nueva Zelanda.

«Sirvió como un puente en un sentido más amplio», dijo Chaya Spitz, una protegida de Pinter y directora ejecutiva de una organización que agrupa a organizaciones benéficas judías ortodoxas. «Lo que hizo en torno al COVID fue típico de su enfoque general».

El camino para convertirse en un rabino respetado por los no judíos no fue fácil para un hombre que creció en Stamford Hill en las décadas de 1950 y 1960.

La comunidad ortodoxa más grande de Europa fue fundada por judíos que huían de los pogromos en Rusia y creció con la incorporación de los que escaparon de los nazis de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. La experiencia del antisemitismo hizo que muchos residentes de Stamford Hill sospecharan de la autoridad: pagaban impuestos pero no buscaban nada a cambio.

Pinter creía que la autosegregación total era un error, especialmente cuando se trataba de educación.

Se volvió activo en la comunidad, se metió en la política y ganó un asiento en el consejo de gobierno local como miembro del Partido Laborista en 1982.

Pero su vocación era mejorar las oportunidades educativas para las niñas judías ortodoxas. Pinter y su esposa, Rachel, fueron fundamentales en la construcción de la Escuela de Niñas Mayores Yesodey Hatorah. Él era el director y ella marcaba las tendencias académicas, introduciendo el concepto de estudiantes que se presentaban a una amplia gama de exámenes avanzados y luchaban por la excelencia.

Vio una oportunidad cuando el laborista Tony Blair se convirtió en primer ministro en 1997. Pinter decidió solicitar fondos del gobierno para su escuela, incluso si eso significaba que Yesodey Hatorah tuviera que seguir el plan de estudios nacional.

Pinter fue cuestionado en las calles y se subieron carteles llamándolo traidor, a pesar de haber ganado 14 millones de libras esterlinas para construir una escuela secundaria de vanguardia.

«Para muchos en la comunidad ortodoxa, este fue el principio del fin; ahora hemos involucrado al Estado en la educación de nuestros hijos», recordó Shimon Cohen, un viejo amigo del rabino. «Esto iba a ser un desastre».

El desacuerdo continúa incluso ahora.

El informe más reciente de la Oficina de Estándares de Educación del Reino Unido calificó a las estudiantes de Yesodey Hatorah como superiores al promedio en las materias que estudian, pero consideró que la escuela en sí era «inadecuada» porque el plan de estudios es demasiado estrecho.

Por ejemplo, a las estudiantes no se les enseña sobre reproducción humana porque la comunidad ortodoxa cree que el tema es uno de los que se maneja mejor en casa.

La crítica mostró el dilema de Pinter. Mientras que algunos en su comunidad judía lo consideraban un modernista peligroso, muchos en la sociedad en general lo veían como un extremista loco, dijo Cohen.

«Pero se fue con una sonrisa brillante, diciendo que como estaba molestando a todos, debía estar haciendo algo bien», dijo Cohen. “Tenemos una frase: ‘Yo bailo en la boda de todos’. Se las arregló para navegar por todas las comunidades. Esa fue su grandeza».

Pinter encontró puntos en común con los líderes musulmanes locales, trabajando con ellos para garantizar que la comida que se sirve en los hospitales y cárceles locales cumpla con las estrictas reglas kosher y halal de sus creencias.

Y cuando los combates en Siria enviaron refugiados a toda Europa en 2016, Pinter se unió a un grupo de líderes religiosos en una misión de investigación en un campo de refugiados improvisado en Calais, en el norte de Francia.

Después de ver la situación por sí mismo, Pinter regresó a Londres y recaudó 5.000 libras esterlinas para los migrantes. Su fe no importaba. Su humanidad sí.

«Su capacidad para demostrar cuánto le importaba fue notable», dijo Mustafa Field, director del Foro de Confesiones de Londres, que organizó el viaje a Francia. “Su capacidad para sentarse en una tienda con refugiados… no era un lugar limpio. Pero fue capaz de conectarse a ese nivel y escuchar».

Y lo hizo mientras se aferraba a su propia identidad como judío ortodoxo.

Llevaba el sombrero de ala ancha, el abrigo negro y la barba que dictadas para los ortodoxos. Se reunió con gente para tomar el té, pero trajo su propia bolsita de té para asegurarse de mantenerse estrictamente kosher. Y cuando la primera ministra Theresa May le extendió la mano a modo de saludo, él se quitó el sombrero, lo sostuvo con ambas manos y bromeó sobre su “extraña orden monástica” para no avergonzarla negándose a darle la mano.

Mientras estaba en esas misiones de acercamiento en años posteriores, Pinter a menudo hablaba sobre cómo se lamentaba por su esposa, que murió en 2014. Decidió leer todo el Talmud en su memoria y creía que podría volver a verla después de su propia muerte, según un amigo Maurice Glasman, miembro de la Cámara de los Lores de Gran Bretaña.

«Cuando murió, pensé: ‘Ese es el rabino Pinter, al menos pudo mirar a su esposa y decir que hizo su tarea'», dijo Glasman.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat