Inicio MUNDO JUDIO Coronavirus. Importante trabajo de la OLEI para atender a los olim latinoamericanos en tiempos de pandemia

Coronavirus. Importante trabajo de la OLEI para atender a los olim latinoamericanos en tiempos de pandemia

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El presidente de la Organización Latinoamérica, España y Portugal en Israel (OLEI), Mario Leib, destacó la tarea realizada por esa organización para atender a los olim latinoamericanos que arribaron a Israel durante la pandemia.

En una entrevista con Itón Gadol, el dirigente aseguró que «todo el tiempo están llegando inmigrantes, prácticamente de todas las comunidades».

Leib también dio detalles de un novedoso método de donación que permitió que los sectores de mayores ingresos puedan derivar la asistencia que recibían del Estado a aquellos olim latinoamericanos con más necesidades.

A continuación los tramos más destacados de la entrevista:

-IG: ¿Cómo afecta las restricciones que existen en todo el mundo por el coronavirus a los programa de aliá?

.ML: Todo el tiempo están llegando inmigrantes, prácticamente de todas las comunidades. Si hablamos de Latinoamérica, todas las semanas llega un vuelo con inmigrantes de Latinoamérica y de todas partes del mundo como Estados Unidos,  Ucrania, la ex Unión Soviética. Puntualmente de Latinoamérica llegan olim, de México, de Argentina, de Brasil, de Venezuela; prácticamente de todos los países. Argentina tiene un aumento bastante importante en el número de olim, yo creo que están un 25% más de lo que teníamos antes. Los olim llegan y es natural que tienen que hacer las dos semanas de cuarentena  en hoteles de primera y después tienen que hacer la vida normal como todos los israelíes. Se recibe cierta ayuda para los primeros tiempos. Con todo lo que está pasando con la pandemia, con todos los problemas que estamos acá con el cierre, hay negocios cerrados, la verdad es que si uno quiere trabajar hay trabajo, hay muchas empresas que buscan personal, incluso en esta época y para el olim que se nos acerca a nosotros  tenemos siempre ofertas para darles de puestos de trabajo. Ahora se están abriendo también los colegios y se están pidiendo morim, y  la industria está pidiendo personal todo el tiempo, tanto del sector alimenticio, todas las compañías. Así que hay un movimiento bastante interesante en puestos de trabajo.

-IG: ¿Se mantiene la intención de que los adultos mayores hagan aliá?

-ML: Hay  muchos que ya están viviendo en Israel, gente mayor, olim que llegaron en los últimos tiempos. Generalmente si viene un olim que tiene una pensión, una jubilación del país de origen, que ahora por la diferencia del dólar se desmejoró mucho la suma, pero al llegar a Israel automáticamente reciben el bitual leumi, una suma y al ser mayor no pagas muchas cosas o tenés muchos descuentos en tipos de impuestos, en el servicio médico de las asociaciones médicas como la Kupat Jolim, y todas, no importa la que uno elige siempre se reciben beneficios. Además, la persona que está en condiciones de trabajar puede trabajar. Yo creo que es una edad en la que no hay que ilusionarse con venir a dirigir una empresa sino tomar un trabajo simple, un trabajo tranquilo también de acuerdo a la edad, a la capacidad, y el que tiene idioma ayuda muchísimo y se puede ordenar y llevar una vida tranquila.

Mario Leib junto a Isaac Herzog

-IG: En el tema de la vivienda, ¿hay opciones accesibles para las personas mayores?

-ML: Hay opciones pero hay mucha demanda, ese es el problema más serio. Otro es que hay condiciones, primero la gente que tiene problemas de salud. Hay varias condiciones para poder recibir. No es imposible, pero hay condiciones. De todas formas si yo tuviera hoy que decidir hacer alía a la edad mía, que estoy en la edad de la pensión, creo que elegiría un lugar muy lindo donde los alquileres o las viviendas no son costosas, donde la vida es más tranquila, ciudades más pequeñas, en el norte. En el sur donde podes pasar una vida muy linda, incluso hay ambiente latino bastante interesante, con actividades y no vivir en una ciudad  cerca de Tel Aviv o Jerusalem donde todo es mucho más caro, los alquileres, todo resulta más costoso. En los casos hay que saber que elegir, donde ir. Hay zonas con playa como Ashkelom o como Naharia, que son lugares hermosos, que se pueden incluso conseguir propiedades para la compra a precios muy accesibles, para los precios de Israel que estamos hablando  o los alquileres. Entonces yo creo que tiene que ver con el asesoramiento y las pretensiones de cada uno. 

-IG: Respecto del trabajo de la OLEI. ¿En qué proyectos están trabajando?

-ML: La OLEI, pese a la pandemia y a diferencia de otras instituciones u organizaciones que bajaron mucho la actividad o dejaron la actividad, creció  muchísimo, no en actividades culturales frontales pero sí en encuentros y conferencias por medio de Zoom. Lo más importante es la atención al olim, al inmigrante y al veterano, el vatik, que llegó hace unos años y que hoy muchos de ellos son personas mayores que necesitan ayuda. Entonces nosotros le brindamos toda una serie de cosas que pueden facilitar un poco más la vida. Si no pueden salir, por ejemplo, les llevamos los  remedios, comida o los conectamos con las organizaciones que todos los días le van a llevar una comida caliente a la casa, con el servicio de asistencia médica. En todo lo que se puede ayudar nosotros estamos presente. 

-IG: Después de tantas décadas de ejercicio, se puede decir que la OLEI estaba preparada para enfrentar la crisis generada por la pandemia…

-ML: Yo estoy siempre dentro de la actividad, desde hace años en las filiales o en la central, y me lleve una gran sorpresa. Yo soy bastante crítico con la comunidad latina de alto nivel o en general. No es fácil recibir ayuda para la OLEI, y a veces pasamos momentos muy difíciles porque no teníamos presupuesto, porque cortaron los presupuestos la Agencia Judía, que era la que mantenía a las organizaciones de olim, prácticamente cortaron todos los presupuestos y la situación se puso difícil. Pero en este momento salimos a hacer campaña para ayudar a la gente que está necesitada y la sorpresa fue impresionante. El Gobierno dio un subsidio por cada persona de familia, por persona mayor, por cada chico y dieron distintas sumas. Nosotros hicimos la campaña de que quien no necesita esa suma, porque le dieron a todo el país, a todos los ciudadanos, no se fijaron si era un millonario, de clase media o era una persona pobre que no tiene medios, le dieron a todos. Una campaña del que no necesita si lo puede donar, y nosotros vamos a pasar esa suma a una familia necesitada. Bueno el resultado fue extraordinario, mucha gente empezó a llamar  diciendo que estaba dispuesta a donar. Nosotros no recibimos la plata, nosotros recibimos el informe de una persona, por ejemplo, que iba a donar 1.000 shekel, 1.500 shekel, 750 shekel. Lo que nosotros hicimos fue conectarnos con todas las filiales, tenemos 23 filiales en todo el país, que ellos conocen a la población latina en cada ciudad, ver quiénes son las personas que están necesitadas, quiénes son las personas que le falta el dinero para terminar el mes y lo que hacíamos era conectar la persona que dona con la persona que tiene que recibir dinero. El donante le giraba directamente a la cuenta del necesitado sin pasar por la OLEI.  La organización lo único que recibía era que tal persona donó tanto y que tal persona recibió, y nos mandaban una nota que el dinero llegó al banco. El interés nuestro no era un fondo para la OLEI sino para ayudar de verdad al necesitado, al latino necesitado. Esa fue una campaña muy exitosa. Después de eso hay gente que siguió donando. Nosotros dijimos que la primera campaña ya se terminó y nos dijeron no importa, nosotros les pasamos el dinero a ustedes y ustedes por lo bien que están haciendo las cosas pueden donarlo a lo que ustedes creen que es necesario. Bueno nosotros recibimos un pedido del ministerio de Absorción, del ministerio de Klita, de que demos una lista de gente necesitada que tenga chicos, que tengan que estudiar y que lo tengan que hacer por zoom, pero que no tienen una tablet, no sé como se dice en español, o una computadora. Las clases comienzan en unos días más pero todavía no se aprobó el presupuesto del Estado, que aviso que cuando se aprueben las van a mandar a las municipalidades que va a decidir a quién se la entrega. Nosotros teníamos a la gente ilusionada de que iba a tener la tablet porque les avisamos que estábamos haciendo una campaña y queríamos saber en que situación están. El resultado fue que con las donaciones de la gente compramos las tablet para los olim que están necesitados o batikim (veteranos) que tienen problemas con los chicos que no pueden estudiar y esta semana las repartimos para que empiecen los estudios el domingo y puedan comenzar a estudiar. Fue una labor extraordinaria y la verdad es un cambio muy grande en la relación y la forma en que  la comunidad está viendo la función de la OLEI . Generalmente, vos nos conoces hace muchos años, sabes la labor que hacemos, tenemos un defecto que no sabemos promocionar lo que hacemos.

 -IG: ¿Cómo describe la relación con los embajadores latinoamericanos?

-ML: Con los embajadores y las embajadas generalmente tenemos relaciones con todos, algunas con más y otras con menos. Nosotros en las épocas normales tenemos una actividad anual que se desarrolla en  la Feria del Libro, donde se hace una exposición de libros y también se hace un espectáculo, generalmente musical, y  a todas las embajadas de Latinoamérica le pedimos que pongan su stand,. Entonces ellos vienen y ponen con banderas, una cosa muy linda. La mayoría de las embajadas festejan también el día patrio, el día de la independencia del Estado,  vamos a las actividades, incluso de España, generalmente por medio de la embajada o el Instituto Cervantes. Por ese lado hay bastante buena relación. Por supuesto que con la colectividad más grande que hay acá, quizás la relación más fuerte es con la embajada de Argentina, con la embajada uruguaya, el embajador es una persona de la comunidad judía del Uruguay y, por eso, hay toda una relación, y bueno en general es muy productiva.

Mario Leib junto a su esposa

-IG: ¿Cómo evalúa el trabajo del  Keren Leyedidud y de la Agencia Judía en estos momentos?

-ML: La Agencia Judía y  el Keren Leyedidud, creo que con el tiempo comenzaron a solucionar las asperezas y todos se dieron cuenta que hay lugar para todos mientras sea a favor de la aliá y ayudar al olim. Creo que en ese sentido hay mucho más colaboración que había en un principio, y  es algo muy positivo. Generalmente nosotros sabemos quiénes son los olim que llegan de la Sojnut, antes que llegue el olim, por eso tenemos la posibilidad de recibirlos en el aeropuerto. Cada vez que llegan, no importa a qué hora llegan tenemos el voluntario nuestro, Naum, la persona más famosa que hay hoy que recibe a  los olim en el aeropuerto, y ahora también me comunique con la gente de Keren Leyedidud, con el director para Latinoamérica,  para saber quiénes llegan por medio del Keren ya que nos gustaría también poder ayudarlos porque después de todo son todos latinos, para nosotros son todos olim y hay que darles una mano en absorción. 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat