Inicio CULTURA El amuleto de Ebal, la maldición en escritura hebrea más antigua jamás encontrada en Israel

El amuleto de Ebal, la maldición en escritura hebrea más antigua jamás encontrada en Israel

Por M S
0 Comentario

Artículo publicado por Zvi Koenigsberg en The Jerusalem Post

Itongadol.- ¡Impresionante! ¡Extraordinario! ¡Explosivo! Estas palabras son típicas de los titulares de los medios de comunicación desde el 25 de marzo. Esa es la fecha de la conferencia de prensa que dio a conocer al mundo el texto del amuleto de plomo encontrado recientemente en el monte Ebal. Según los expertos que descifraron el texto, se trata de una maldición en escritura hebrea antigua fechada en el periodo de asentamiento (hacia el año 1200 a.C.).

¿Por qué esta noticia es tan importante? La razón más obvia es que se trata del texto en hebreo más antiguo jamás encontrado en Israel. Y sabemos que los hallazgos que baten récords siempre capturan la atención de las personas hasta que se encuentre un objeto anterior que contenga escritura hebrea más antigua.

En el tsunami de artículos aparecieron una y otra vez dos razones adicionales para el entusiasmo por el amuleto: en primer lugar, el objeto atestigua la alfabetización entre los antiguos israelitas muchos cientos de años antes de lo que se pensaba en la academia convencional. En la conferencia de prensa, el profesor Gershon Galil -uno de los expertos que descifró el amuleto- dijo que esto sugiere que algunos textos bíblicos podrían haber sido escritos ya en el año 1200 a.C. Además, el hallazgo de un amuleto de maldición en la bíblica Montaña de la Maldición (es decir, Ebal, según el Deuteronomio 27) conecta el sitio arqueológico físico de Ebal con los textos bíblicos sobre Ebal. Se trata de otro récord: es la primera vez que se descubre un yacimiento que coincide con un segmento de la Torá punto por punto. La Torá es el texto que contiene la ley y el patrimonio identitario del pueblo judío; conocida como Pentateuco en el cristianismo y At-Tawrat por los musulmanes, constituye la base y el fundamento del judaísmo.

La historia de fondo – comienza con la decisión hace 40 años del profesor Adam Zertal de excavar en el monte Ebal- aparece en mi artículo del 7 de febrero en The Jerusalem Report y en el sitio web de The Jerusalem Post. El artículo aborda la totalidad de los 40 años, incluyendo el descubrimiento durante las excavaciones del llamado «Altar de Josué» y el reciente descubrimiento del amuleto, que todavía estaba en proceso de descifrado cuando se escribió el artículo.

Después de participar con Zertal en las excavaciones, durante esos 40 años siguientes desarrollé e investigué incesantemente teorías relacionadas con el yacimiento. Leí y hablé con expertos sobre diversos temas, entre ellos la naturaleza de la tradición oral y los textos escritos en el antiguo Israel, así como la definición de un templo israelita. Llegué a la conclusión de que Ebal era un lugar de culto, un templo real, que se construyó al principio del periodo de asentamiento, tal y como se describe en los textos bíblicos. Estas teorías se basan en estudios y en la Biblia y, en un artículo de opinión publicado en el Jerusalem Post el 12 de febrero de 2020, predije que se descubriría algo escrito en el lugar.

Era como si hubiera estado encontrando y juntando las piezas de un gran y difícil rompecabezas, piezas que provenían de la historia antigua, la arqueología, la geografía y el análisis textual bíblico. Y el descubrimiento de la escritura israelita en el lugar era la última pieza que faltaba del rompecabezas: Con ella, el rompecabezas se unió y mis teorías se solidificaron aún más.

Veamos la posibilidad mencionada anteriormente de una datación anterior de partes de la Torá. Contamos que el profesor Galil dijo que la datación de este escrito sugiere que los textos bíblicos pueden haber sido compuestos alrededor del año 1200 a.C. Mi investigación muestra que las secciones de la Biblia relacionadas con Ebal fueron efectivamente compuestas alrededor de esa época. Hay pruebas en el texto de que el autor de ese segmento de la Biblia estaba presente en la época en que el sitio estaba activo. Hay detalles que son específicos y precisos. Deben de haber sido escritos por alguien que estuvo allí en esa época, porque el yacimiento se cubrió deliberadamente hacia el año 1150 a.C., tras un breve período de actividad, y permaneció intacto durante 3.300 años hasta nuestras excavaciones, que comenzaron en 1982. Además, los detalles no pudieron ser transmitidos a alguien que escribiera sobre ellos cientos de años después porque -según mi investigación- los detalles aquí no son del tipo que la tradición oral conservó en la historia israelita.

Mi anterior datación del segmento de Ebal del Deuteronomio es contraria a la opinión académica casi universal de que estos textos bíblicos se escribieron 600 años después, durante la época del rey Josías. La teoría es que el «descubrimiento» del antiguo pergamino en el templo hacia el año 620 a.C., como se describe en II Reyes 22-23, fue un fraude religioso. En otras palabras, el pergamino no fue «descubierto» en ese momento, sino que en realidad fue escrito en esa época y puesto en boca de Moisés para darle santidad histórica. El propósito ostensible era justificar la centralización del culto en Jerusalem bajo Josías. Además, se suponía que la frase «el lugar que Él elija» -es decir, la casa de Dios-, que aparece repetidamente en el Deuteronomio, refleja la centralización del culto por parte de Josías y se refería a Jerusalem.

Pero, fechar el texto en la época de Ebal, unos 250 años antes de que se construyera el templo de Jerusalem, socava la identificación de «el lugar que Él elegirá» como Jerusalem. Consideremos mi teoría de que el «lugar que Él escogerá» originalmente referido en esos textos es Ebal. Mi investigación muestra que Ebal coincide con todos los criterios de un templo israelita según los estudiosos especializados en este tema. Mucho antes de que se encontrara el amuleto, yo había llegado a la conclusión de que Ebal debe ser un templo, es decir, el hogar de Dios, y «el lugar que Él elegirá».

El descubrimiento/desciframiento del amuleto da credibilidad adicional a esa conclusión. Aunque la existencia de objetos que contengan escritura no es un requisito necesario para un templo, los expertos aceptan que la escritura formal tenía lugar exclusivamente en los templos durante los primeros periodos israelitas, otro fuerte indicio de que Ebal era un templo. Y en cuanto a que Ebal era el lugar al que se refería originalmente como «el lugar que Él elegirá» – era el «único juego en la ciudad» en el 1200 a.C.

Definir Ebal como un templo y como el «lugar que Él elegirá» originalmente, socava los principios fundamentales de la erudición y la religión occidentales, especialmente en relación con Jerusalem. Mis teorías sobre Ebal fueron -y sin duda seguirán siendo- objeto de una feroz resistencia y oposición. Esperemos que la intensidad de la oposición disminuya un poco tras la publicación del informe final de la excavación original y del informe sobre el amuleto, ambos en proceso.

Posiblemente la frase más llamativa de la parte del Ebal del Deuteronomio dice «Hoy te has convertido en la Nación del Señor tu Dios» (Deuteronomio 27:9). El difunto profesor Adam Zertal adoptó este verso en el título de su libro sobre el Ebal, A Nation Born.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat