Inicio Coronavirus Coronavirus en Israel: El programa Clase Verde para las escuelas entra en acción

Coronavirus en Israel: El programa Clase Verde para las escuelas entra en acción

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Un experto afirma que la decisión de empezar a aplicar antes un esquema de coronavirus en las escuelas fue acertada, pero los efectos deben seguir siendo vigilados cuidadosamente.

Hoy se puso en marcha en Israel el programa Clase Verde para las escuelas, ya que el número de casos activos de coronavirus descendió por debajo de los 30.000. Según el programa, los estudiantes que estén expuestos a un paciente contagiado de COVID no tendrán que entrar automáticamente en cuarentena. Por el contrario, tendrán que someterse a una prueba de PCR y, si resulta negativa, a una prueba rápida de antígenos cada día durante una semana, seguida de una prueba final de PCR. Siempre que no den positivo en ninguna de las fases, podrán seguir asistiendo a la escuela.

Por el momento, el programa sólo es efectivo en las zonas «verdes» del país, según la definición del programa «Semáforo» del Ministerio de Salud, que etiqueta a los municipios como «verdes», «amarillos», «naranjas» y «rojos» en función de varios parámetros, como la morbilidad y la tasa de vacunación. Alrededor del 60% de los israelíes viven actualmente en una zona «verde».

Se suponía que el esquema no se aplicaría hasta la semana que viene, tras el final de un piloto en un número limitado de escuelas para comprobar su seguridad, pero el primer ministro Naftali Bennett presionó a los funcionarios de salud para que comenzara ya esta semana y así reducir el número de niños y padres obligados a quedarse en casa.

Hasta el domingo, los escolares constituían aproximadamente la mitad de los 26.000 casos activos del país. En el punto álgido de la cuarta oleada, hace unas semanas, Israel tenía más de 80.000 portadores del virus.

Además, 72.000 estudiantes seguían en cuarentena tras haber estado expuestos al virus.

Según el profesor Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben-Gurión del Néguev, epidemiólogo y miembro del comité de expertos que asesora al Ministerio de Salud sobre la crisis, la decisión de empezar a aplicar la Clase Verde esta semana fue correcta, aunque es necesario seguir vigilando sus efectos. «Creo que la elección de comenzar el proyecto con las zonas «verdes» fue equilibrada», dijo.

Señaló que los estudios han demostrado que los niños son menos propensos a propagar la infección y los resultados preliminares del proyecto piloto han sido alentadores.

«Los principales problemas que veo son logísticos y consisten en asegurarse de que se realicen suficientes pruebas y de que las escuelas y los padres cooperen», agregó Davidovitch.

«Siempre se trata de gestionar el riesgo y evaluar los pros y los contras», añadió. «Teniendo en cuenta el precio mental y cognitivo de dejar a los niños en casa, la alternativa parece peor».

Davidovitch dijo que es posible que se produzca un aumento en el número de casos diarios como resultado del plan.

«Por esta razón, es importante evaluar constantemente los efectos del esquema y decidir cómo avanzar con él», señaló el epidemiólogo. «No creo que hayamos alcanzado necesariamente su forma definitiva. Al mismo tiempo, tenemos que recordar que estamos en una situación muy diferente a la de hace unas semanas.»

De hecho, los datos israelíes del domingo seguían mostrando que la enfermedad estaba retrocediendo. El sábado se identificaron 1.029 casos y sólo el 1,99% de los examinados dieron positivo, las cifras más bajas desde julio.

La tasa R o tasa de reproducción -que mide el número de personas que puede infectar cada portador del virus- se mantuvo por debajo de 0,8, una señal de que la morbilidad está bajando.

El número de pacientes en estado grave siguió descendiendo y se situó en 448, más de 250 menos que un mes antes.

La mayoría de las personas en estado grave no estaban vacunadas -336- o estaban vacunadas con dos dosis pero sin refuerzo -66-.

Entre ellas, cinco mujeres embarazadas o recién paridas fueron hospitalizadas en estado grave en el Centro Médico Soroka de Beersheba, además de otras seis en estado leve o moderado, todas sin vacunar.

«Estamos asistiendo a un aumento del número de mujeres embarazadas y madres recientes en las salas de coronación», dijo el profesor Reli Hershkovitz, director de la División de Obstetricia y Ginecología del hospital. «Los estudios demuestran que quienes se vacunan tienen menos posibilidades de sufrir complicaciones en el embarazo, tanto para la madre como para el recién nacido. Hago un llamamiento a las mujeres embarazadas para que se responsabilicen de sí mismas y de sus bebés y se vacunen lo antes posible».

Hoy también el Ministerio de Salud puso en marcha el programa «Vacunas cerca de casa» en 12 municipios en los que, según una encuesta del ministerio, vive cerca del 50% de todas las personas no vacunadas del país.

El proyecto se lleva a cabo en colaboración con las autoridades locales, los proveedores de asistencia sanitaria y el Mando del Frente Interior, y tiene como objetivo llevar más información y acceso a las vacunas a los residentes, centrándose inicialmente en la población mayor de 60 años.

Los municipios incluidos son Beersheba, Jerusalén, Tel Aviv, Haifa, Beit Shemesh, Rishon Lezion, Netanya, Ashdod, Ramat Gan, Holon, Bat Yam y Ash.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat