Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Así es como el coronavirus cambia el Medio Oriente

Hatzad Hasheni: Así es como el coronavirus cambia el Medio Oriente

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Ron Ben-Yishai (Yediot Ajaronot)

Las crisis que surgida (principalmente económica mientras tanto), el impacto de la caída en los precios del petróleo, las conspiraciones que afectan los preparativos de las FDI frente a los palestinos y la continua actividad iraní, a pesar de la plaga. Israel teme una sorpresa nuclear…

La lógica dice que Medio Oriente será una de las áreas más afectadas por la epidemia de COVID-19 y sus consecuencias económicas sociales y psicológicas. Incluso antes que apareciera la epidemia en China, la mayoría de los países de la región, en su mayoría los más poblados, se encontraban en una profunda crisis multisistémica.

Es una combinación mortal de graves dificultades económicas, millones de refugiados sin hogar que viven en campamentos abarrotados y que invitan a enfermedades infecciosas, guerras civiles, protestas violentas, gobierno disfuncional y una burocracia corrupta que ha hecho de esos países y a sus vecinas una plataforma ideal para la proliferación del virus. Pero hasta ahora, sorprendentemente, el principal daño a la región árabe es esencialmente económico. Las preocupaciones sobre el colapso de los sistemas de atención médica para pacientes como Italia e Irán no se han materializado, por el momento.

En Irán (no un estado árabe), las tasas de morbilidad y mortalidad del Corona se encuentran entre las más altas del mundo. Hasta el jueves, fuentes confiables de inteligencia occidentales estiman que el número de muertes por la enfermedad en Irán varía de 10,000 a 12,000, y el número de los infectados se aproxima a 100,000. Sin embargo, en la mayoría de los estados árabes, el número de pacientes aún se estima en unos pocos miles, y el número de muertes en varias docenas, menos de 500 en total. Además de Irán, solo hay un gran número de pacientes en Turquía (que tampoco es un estado árabe) y el número de personas que mueren a causa de la enfermedad está aumentando rápidamente.

En tal situación, el empeoramiento de la angustia económica (y la amenaza de la estabilidad del régimen como resultado) y el posible colapso de los sistemas de atención médica si la plaga se sale de control – son las dos amenazas principales que teme el presidente de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, así como el primer ministro interino de Iraq y el presidente egipcio Abed Al-Fatah A-Sissi.

Los gobiernos más débiles y los líderes autoritarios en nuestra región tienen un claro interés político y conciencia para ocultar la verdad a sus ciudadanos y al resto del mundo. En su mayor parte, tampoco existe un mecanismo de recopilación y procesamiento de datos en el que se pueda confiar ni siquiera parcialmente. Este es un gran problema en sí mismo, porque no permite a las autoridades de esos países construir modelos que incluso pronostiquen la propagación de la epidemia, decidir con anticipación las medidas para abordarla y priorizar la asignación de los escasos recursos que quedan en estos países.

En ausencia de la capacidad de evaluar la propagación de la epidemia e identificar sus puntos focales, todos los países del Medio Oriente están tomando medidas de aislamiento y cierre. Algunos líderes incluso admiten abiertamente, incluidos Abbas y el líder de Hamás en Gaza Yahya Sinwar (en una conferencia de prensa anoche) que imitan lo que Israel está haciendo. Esto significa cerrar los límites herméticos tanto como sea posible y aislar los pasos y cerrar con diversos grados de rigidez y aplicación. Irán, que no ha tomado tales medidas, ha pagado, como se mencionó, un precio muy alto.

Golpe duro para los productores de petróleo

La ya difícil situación económica se vio exacerbada por la recesión económica mundial que causó una disminución dramática en la demanda mundial de petróleo. El suministro de petróleo en el mercado mundial sigue siendo alto porque el presidente ruso Vladimir Putin, por razones de lujo y acumulación, ha rechazado la solicitud de Arabia Saudita de reducir la producción de petróleo de su país. El resultado es una caída libre de $ 30-20 por barril en los precios del petróleo.

Estas son malas noticias, casi terminales, para la economía iraní, que las sanciones estadounidenses han dañado severamente su capacidad de exportar petróleo incluso antes de la crisis. Lo poco que todavía pasa de contrabando y se vende debajo de la mesa se ve obligada a vender a un precio de barril muy por debajo de su costo. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le ofreció a Irán medicamentos que podrían aliviar la condición de sus pacientes, pero anunció que no tiene la intención de aliviar las sanciones a pesar de la catastrófica morbilidad y mortalidad.

Pero otros productores de petróleo y gas, particularmente Irak y Argelia, e incluso países ricos como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait, sufrieron un severo golpe directo como resultado de la caída en la demanda asiática de petróleo del Medio Oriente y su declive en el mercado global. El golpe secundario será absorbido por otros países del Medio Oriente adyacentes a los escritorios de los principales productores de petróleo: Egipto, Jordania, la Autoridad Palestina y el gobierno de Hamás en Gaza.

Israel también se ve indirectamente afectado por la caída de los precios del gas en el mercado mundial, pero compensa a sus ciudadanos con la caída de los precios del gas y, en el futuro, de la electricidad. Los economistas de Medio Oriente creen que debido a la dependencia del petróleo y el gas como una fuente importante de ingresos, el proceso de salida de Medio Oriente de la crisis de Corona será lento y difícil. También lo será entre países ricos en petróleo como Arabia Saudita y los EAU.

Más desempleo, menos ayuda europea

La recesión económica mundial está afectando al Medio Oriente en varias áreas críticas:

Parálisis de las economías locales como resultado de las medidas de aislamiento social adoptadas por los gobiernos; Un número cada vez mayor asusta al desempleo y reduce aún más la recaudación de impuestos y recursos disponibles para los gobiernos para hacer frente a la crisis. También hay aspectos positivos en esto: en Gaza, por ejemplo, los residentes finalmente disfrutan de 11 horas de electricidad al día porque las fábricas de Gaza han dejado de funcionar. La contaminación del aire y del agua también ha disminuido en muchos por cientos.
Otra área es la ayuda europea a la Autoridad Palestina y a los países de la región, por ejemplo, Jordania, que se ha reducido considerablemente y amenaza con reducirse aún más. Una organización sin fines de lucro, con sede en las Naciones Unidas, que ayuda a la Franja de Gaza está tratando de recaudar $ 34 millones de los países donantes y, mientras tanto, no tiene éxito.
La Autoridad Palestina y otros países de nuestra región ahora tienen problemas para hacer frente a la feroz competencia mundial por la adquisición de dispositivos médicos, especialmente respiradores, pruebas de identificación de pacientes y equipos de protección para equipos médicos. Por lo tanto, Abu Mazen aprendió del primer ministro Binyamín Netanyahu y le otorgó Majad Praj, jefe del aparato de inteligencia y seguridad palestino, la autoridad para administrar las compras médicas en todo el mundo. El jefe del Mossad israelí, Yossi Cohen, ¡tu paralelo palestino está detrás de ti! Pero en realidad no.
Israel está ayudando a los palestinos, por temor al colapso

Cuando se trata de lidiar con la epidemia, el gobierno israelí ha tomado la decisión de tratar a la población en los territorios de la Autoridad Palestina y Gaza como parte del Estado de Israel. Esta dramática decisión se tomó en una sesión de lluvia de ideas dirigida por el Primer Ministro Netanyahu y los miembros del foro que manejan la peste. La conclusión inequívoca es que si la plaga se sale de control y provoca un colapso de los sistemas en Gaza o la Autoridad Palestina, será un verdadero desastre humanitario, e Israel se verá obligado a lidiar con este desastre médico y económico; de lo contrario, la crisis se derramará en nuestro territorio y posiblemente se convierta en un incidente de seguridad.

“Imagínense a qué nos enfrentaremos si miles de palestinos y palestinas con bebés en carritos y ancianos en silla de ruedas van a las cercas o intentan colarse en Israel para recibir tratamiento médico y alimentario”, me dijo el jueves un funcionario de seguridad familiarizado con la escena palestina. Para evitar que ocurra este escenario de pesadilla, Israel está ayudando todo lo que puede a Hamás en Gaza y al pueblo de Abu Mazen en la Autoridad Palestina, desde capacitación médica y medidas preventivas hasta la transferencia de miles de kits de pruebas para que usen los palestinos. Las FDI aceleran el establecimiento del hospital de campaña en el lado palestino del puesto de control de Erez y está investigando la posibilidad de traer un barco hospitalario para fondear frente a la costa de Gaza en caso de emergencia.

Hamás y las otras organizaciones palestinas en Gaza entienden bien la situación y previenen y evitan la actividad terrorista. Junto a esto, hay un fenómeno preocupante tanto en la Autoridad Palestina como en Gaza: Funcionarios gubernamentales y clérigos de alto rango acusan a Israel de infectar deliberadamente a los palestinos con el virus. Estas teorías de conspiración, aunque sean delirantes, pueden tener el impacto más negativo si la epidemia estalla y causa una gran mortalidad y morbilidad entre los palestinos. Esto podría conducir a un aumento de la motivación para dañar a Israel, e incluso a un escenario de ataque masivo contra las comunidades israelíes. Las FDI también se están preparando para tales escenarios.

El “foro palestino” dirigido por el subdirector del Estado Mayor del Ejercito ya ha decidido engrosar las bases de los puestos frente a Gaza y la Autoridad Palestina, y utilizar para eso a soldados que no están de vacaciones debido al toque de queda de salida anunciado por las FDI al comienzo de la crisis. La preocupación en Israel es que si la plaga se sale de control, los palestinos correrán en masa para solicitar asistencia.

La subversión iraní continúa: la intensidad ha disminuido

El pensamiento de conspiración y la creencia en demonios y espíritus no son solo un fenómeno de los palestinos. El principal líder político y religioso de Irán, el ayatolá chiíta Ali Khamenei, culpó la semana pasada a “las personas que ayudan a los demonios” (aparentemente la institución estadounidense e israelí) que infectaron a los iraníes en Corona” y también a los chiítas por sus pecados contra los musulmanes (es decir, ellos mismos). Desde ISIS, también ven en la plaga como una oportunidad de oro para atacar a todos sus enemigos debilitados y sus fuerzas de seguridad están ocupadas ayudando a lidiar con eso”.

El efecto de la crisis de Corona en la seguridad del Estado de Israel no es concluyente y tiene aspectos positivos y negativos. Un aspecto positivo es que Irán no tiene recursos, atención ni motivación en este momento para llevar a cabo una confrontación intensa con los Estados Unidos, con Israel e incluso con los estados musulmanes sunitas que no exhiben poder militar como Arabia Saudita. Los presupuestos por los cuales Teherán reduce drásticamente a sus emisarios, Entre otras preocupaciones por la reacción de los ciudadanos iraníes, miles de ellos mueren por falta de equipos médicos y camas de hospital.

Además, aún no ha encontrado un sucesor del comandante de la Guardia Revolucionaria de la Fuerza Quds, Qasim Suleimani, especialmente en lo que respecta a Siria e Irak. Sin embargo, contrario a las expectativas viniendo de Irán, no ha detenido su subversión y violencia que está utilizando a través de sus enviados. Sus esfuerzos continúan basados ​​en Siria para establecer otro frente oriental contra Israel y proporcionar cohetes y misiles precisos a Hezbollah en el Líbano. Esto se suma a la participación de Irán en la guerra librada por el régimen de Assad y los rusos en los rebeldes sunitas que aún se aferran a la región de Idlib en el norte de Siria. Por cierto, los rebeldes sirios afirman que las milicias chiítas que vinieron de Irán importaron el virus Corona a Siria.

Las milicias chiítas iraquíes incorporadas en el “presunto a-Sha’abi” (movilización popular) continúan lanzando cohetes y misiles de inspiración iraní contra las tropas de la coalición estadounidense y occidental ubicadas en campamentos iraquíes. Estas fuerzas representan una amenaza estratégica para Irán siempre que resida en su vecino, por lo que La eliminación de los estadounidenses y británicos de Irak es el objetivo principal de los iraníes y sus enviados.

El objetivo de las milicias chiítas, sobre todo “como objetivo de Hezbollah”, es infligir a los estadounidenses perdidos en la crisis de Corona y forzar a Trump a retirar sus fuerzas de Irak. Los estadounidenses retiraron sus fuerzas de las bases en todo el estado y las concentraron en la región autónoma kurda del norte de Irak y el oeste iraquí musulmán-sunita. Finalmente, también colocaron baterías “Patriot” en estas bases para proteger a sus tropas de los misiles.

También en Yemen, los hutíes continúan luchando contra la coalición saudita y el gobierno pro occidental, a pesar de la hambruna y las enfermedades que están causando estragos en la población civil.

Como se mencionó, los iraníes no dejaron de luchar por su hegemonía, hostigaron a los Estados Unidos y construyeron conjuntos de misiles y cohetes precisos contra Israel en Siria y Líbano, pero la intensidad disminuyó. Esta es también la razón por la intensidad de las operaciones antiterroristas atribuidas a Israel una de ellas reportadas en Siria esta última semana.

Una situación similar prevalece en el Líbano, que está tratando de hacer frente a la epidemia de Corona en medio de una crisis política, económica y social que se está produciendo en el país árabe al mismo tiempo.

El gobierno provisional libanés no puede levantar la carga ni siquiera en este momento, y esta era la oportunidad que el secretario de Hezbollah, Hassan Nasrallah, estaba esperando. Reinscrito como defensor libanés y verdadero líder de la nación libanesa, envió a miembros de la organización, ambulancias y equipo médico a manifestantes en las calles de Beirut e incluso realizó una gira para periodistas extranjeros.

Pero en ausencia de fondos de Irán y dada la crisis económica en el Líbano, Nasrallah tuvo que tomar una decisión, y aparentemente decidió centrarse en tratar con la Corona en lugar de acelerar el establecimiento de misiones de misiles. Este hecho también reduce la probabilidad de una confrontación entre Israel y el eje chiíta extremo en el norte.

Miedo a una sorpresa nuclear iraní

Lo que realmente preocupa a Israel en este momento son los esfuerzos que Irán está haciendo en el campo nuclear. Los iraníes todavía esperan que los europeos ahora los estén ayudando, debido a la crisis de la Corona, a presionar moralmente a los Estados Unidos para que eliminen las sanciones. Por lo tanto, no quieren romper las herramientas con Occidente y violar abiertamente el acuerdo nuclear con las potencias.

Sin embargo, han intensificado sus esfuerzos esta semana para desarrollar centrifugadoras avanzadas de enriquecimiento de uranio y están acumulando una cantidad creciente de uranio enriquecido de bajo grado. Probablemente ya tengan suficiente para casi dos ojivas nucleares, pero según la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) están a un año de la primera bomba. También continúan desarrollando misiles, aunque a un ritmo más lento debido a dificultades de financiación.

Los expertos en inteligencia en Israel no descartan la posibilidad que Irán sorprenda y forme armas nucleares con la opinión pública mundial y las instituciones de seguridad en Israel y especialmente en los Estados Unidos enfocadas en enfrentar que la epidemia de Corona no salga de control. El significado de esto es que si se sospecha que lo harán (Iraníes, la bomba nuclear) deberá el país invertir millones en preparar un ataque posible.

Parece que los que se beneficiarán de la crisis serán los chinos, que se aprovecharán del hecho de que salieron de la crisis temprano para enviar ayuda a Irán y Oriente Medio. Al hacerlo, China fortalece su posición como potencia global y poder económico, y promueve la estrategia de “cinturón y carretera” que la ayudan para posicionarse así.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat