Inicio AVANCES Usar tefilín tiene beneficios cardiovasculares

Usar tefilín tiene beneficios cardiovasculares

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- La salud cardiovascular de quienes usan tefilín (filacterias) alrededor del brazo puede mejorar, según una nueva investigación de la Universidad de Cincinnati (UC). El estudio sugiere que esos beneficios son el resultado del preacondicionamiento del flujo sanguíneo isquémico o reducido que produce protección contra el daño causado por los ataques cardíacos.

“Los tefilín se usan para las oraciones matutinas de los hombres judíos mayores de 13 años los días de semana”, dijo el profesor de medicina clínica interna de la División de Salud Cardiovascular de la Facultad de Medicina de la UC Jack Rubinstein. “Se coloca en el brazo no dominante alrededor del bíceps y el antebrazo de manera bastante apretada. Nunca se usa de manera que obstruya el flujo sanguíneo. Esto se usa tradicionalmente durante unos 30 minutos seguidos durante las oraciones que implican sentarse y pararse, lo que resulta en un reajuste ocasional de la correa alrededor del brazo”.

La investigación se publicó en la revista Plos One con el título «El uso de tefilín induce cambios asociados al preacondicionamiento en la variabilidad de la frecuencia cardíaca» y amplía una investigación similar de Rubinstein de 2018.

El uso de los tefilín se remonta a los mandamientos de las Escrituras, que instan a los seguidores fieles a cumplir con la ley religiosa y a “atarlos como una señal en tu brazo”. Los hombres mayores de 13 años están obligados por la ley judía a usarlos durante las oraciones de la mañana, pero algunos los usan en cualquier momento del día.

Rubinstein dice que la atadura del brazo y la incomodidad que los usuarios suelen reportar pueden servir como una forma de preacondicionamiento y ofrecer un grado sustancial de protección contra el daño que ocurre cuando alguien sufre una pérdida repentina del flujo sanguíneo (isquemia aguda) o después de que se restablece el suministro de sangre a un tejido u órgano después de un evento isquémico (reperfusión). Tales lesiones ocurren durante un ataque cardíaco cuando una sección del corazón se ve privada de oxígeno y luego se daña aún más cuando se restablece el flujo sanguíneo.

Rubinstein dice que los investigadores midieron la información de referencia de todos los participantes durante 10 minutos por la mañana y luego se obtuvo otra ronda de datos durante y después de 30 minutos de usar los tefilín. A los 30 participantes, todos individuos saludables de 18 a 40 años, se les midió la frecuencia cardíaca antes, durante y después de usar los tefilín.

“Lo que descubrimos es que usar tefilín provocó cambios en la frecuencia cardíaca asociados con la disminución del metabolismo medido a través de la variabilidad de la frecuencia cardíaca”, dice Rubinstein, quien explica que la variabilidad de la frecuencia cardíaca es cuánta variabilidad hay entre un latido cardíaco y el siguiente. “Podemos medir todo tipo de cosas diferentes desde la variabilidad de la frecuencia cardíaca, incluida probablemente la más importante, que es el tono parasimpático: ¿te relaja y hace que tu metabolismo baje?”

Los sistemas nerviosos simpático y parasimpático tienen funciones opuestas. Mientras que el sistema nervioso simpático lleva señales que ponen en alerta a los sistemas del cuerpo, el parasimpático lleva señales que relajan esos sistemas. Los dos sistemas trabajan juntos para mantener el cuerpo en equilibrio. Rubinstein dice que este estudio muestra que hay un efecto medible durante y después de usar los tefilín.

“Significa que si podemos hacer que las personas usen tefilín o un dispositivo similar y ellas pueden preacondicionarse todos los días, esperamos que esas personas estén protegidas o tengan una menor cantidad de daño en caso de sufrir un infarto durante el tiempo que están protegidas”, explica. “Esta es una forma de baja intensidad de proteger a las personas de los ataques al corazón”.

Rubinstein dijo que la frecuencia de los ataques cardíacos, que según los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades de los Estados Unidos atacan a más de 800.000 personas en los Estados Unidos cada año, hace que esta investigación sea potencialmente muy impactante.

“Tienen una enfermedad muy común y muy mortal. Estamos mostrando un camino a través del cual cualquier persona puede preacondicionarse para disminuir la cantidad de daño que sufre por un ataque al corazón usando un dispositivo muy simple”, dice Rubinstein. “Este es un posible cambio de juego sobre cómo abordamos la prevención de enfermedades cardiovasculares. Reducir la cantidad de daño de un ataque al corazón incluso a la mitad es algo que cambiará los resultados para millones de personas”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat