Inicio AVANCES La nueva clínica de enfermedades de tiroides en Hadassah ofrece atención integrada

La nueva clínica de enfermedades de tiroides en Hadassah ofrece atención integrada

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Miriam, de 34 años, acababa de dar a luz a su tercer hijo y, a diferencia de la alegría que sintió después de sus dos primeros nacimientos, se sintió horrible.

Estaba nerviosa por todo, cerró todas las puertas y perdió los estribos con su esposo e hijos. Odiaba la forma en que se veía. A pesar de que no había ganado mucho peso durante el embarazo, su cuello parecía grueso y sus ojos saltones y dolorosos. Su médico de familia le explicó que probablemente padecía depresión posparto. Pero tras una serie de estudios se determinó que sus niveles de hormona tiroidea eran muy altos. Luego fue derivada a un endocrinólogo, quien diagnosticó la enfermedad de Graves.

La enfermedad de Graves-Basedow es una tiroiditis autoinmune de etiología no muy bien conocida, que estimula la glándula tiroides, y es la causa de tirotoxicosis más común. Se caracteriza por hiperplasia difusa de la glándula tiroides resultando en un bocio e hiperfunción de la glándula o hipertiroidismo.

«La enfermedad de Graves, una condición autoinmune que causó todos los síntomas de Miriam, es al menos cuatro veces más común en mujeres que en hombres, y a veces se desencadena por el embarazo», explica Rena Pollack, endocrinóloga senior de la Organización Médica Hadassah.

Alrededor del 60 al 80 por ciento de los pacientes con hipertiroidismo tienen la enfermedad de Graves, que puede causar sudoración, latidos cardíacos rápidos, fatiga y cambios en la piel.

La enfermedad ocular tiroidea (TED, por sus siglas en inglés) puede desarrollarse en más del 50 por ciento de los pacientes con enfermedad de Graves, que pueden experimentar abultamiento de los ojos, sequedad, retracción de los párpados o, en casos graves, alteración del movimiento ocular y deterioro de la agudeza visual.

«Los pacientes pueden buscar tratamiento debido a quejas visuales o porque recientemente se enteraron de que tienen una enfermedad de la tiroides», señaló la doctora Pollack. “Hasta ahora, los pacientes han sido tratados por separado por un oftalmólogo y un endocrinólogo sin una comunicación adecuada. Creamos esta clínica donde los pacientes se beneficiarán de un enfoque de equipo. Ambos especialistas verán a los pacientes el mismo día, y se proporcionará un plan de tratamiento individualizado para abordar tanto la enfermedad sistémica como la enfermedad ocular», explicó.

La doctora Pollack colabora en la clínica con el doctor Shai Kehat-Ofir, oftalmólogo y especialista oculoplástico. «Hay muchos pacientes que padecen TED, y la comunicación inadecuada tuvo que resolverse», señaló el doctor Kehat-Ofir, quien inició la idea de la clínica combinada. «El tratamiento implica el tratamiento de la disfunción tiroidea subyacente, la estabilización de los niveles hormonales y el alivio de los síntomas oculares, que pueden poner en peligro la visión», puntualizó.

La profesora Rivka Dresner-Pollak, directora del departamento de Endocrinología y Metabolismo de Hadassah, señaló: “La medicina moderna se divide en diferentes campos y requiere especialización en subcampos, lo que dificulta a los pacientes que necesitan soluciones de diversas especialidades médicas. En Hadassah, vemos ante todo las necesidades del paciente. Por lo tanto, la tendencia es crear clínicas multidisciplinarias integradas».

Ahora bajo cuidado profesional y compasivo, Miriam ha vuelto a ser alegre, criando a sus hijos con alegría. Ella es capaz de aliviar los síntomas crónicos de su enfermedad autoinmune. «A pesar de que la condición puede haber sido provocada por su embarazo, no está limitada a tener más hijos si lo desea», dice la doctora Pollack. «Hadassah siempre estará aquí para ella».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat