Inicio Ucrania Zelensky pidió a Occidente que prohíba a todos los viajeros rusos

Zelensky pidió a Occidente que prohíba a todos los viajeros rusos

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- En una amplia entrevista con The Washington Post, Zelensky aseguró que «las sanciones más importantes son cerrar las fronteras, porque los rusos están quitando la tierra de otros». Además, el presidente agregó que los rusos deberían «vivir en su propio mundo hasta que cambien su filosofía».

Los líderes rusos señalaron que podrían celebrar votaciones de anexión en las partes ocupadas del este y el sur de Ucrania -en las regiones de Kherson y Zaporizhzhia- el 11 de septiembre, junto con las elecciones regionales ya programadas. Los funcionarios rusos afirman que esas votaciones legitimarían el reclamo de Rusia sobre esas zonas, pero los críticos dicen que las votaciones serían una farsa manipulada por Rusia.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y altos funcionarios de la Casa Blanca, advirtieron que cualquier intento de apropiación de tierras mediante referendos «falsos» traerían «costos adicionales impuestos a Rusia».

No está claro cuáles serían esas consecuencias. Al igual que hicieron antes de que Rusia invadiera el 24 de febrero, Zelensky y otros funcionarios ucranianos están presionando a sus socios occidentales para que anuncien sanciones como medida disuasoria. Zelensky declaró el lunes a The Washington Post que las sanciones ya impuestas a Rusia por su guerra no provocada en Ucrania son «débiles» en comparación con el cierre de las fronteras a los ciudadanos rusos durante un año y un embargo total de la compra de energía rusa.

A las aerolíneas rusas se les prohibió volar sobre la mayor parte de Europa y Estados Unidos, lo que dificultó los viajes de los rusos al extranjero. Pero no existe una prohibición general como sugiere Zelensky; los ciudadanos rusos siguen siendo libres de solicitar un visado para visitar Estados Unidos, por ejemplo.

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, mencionó el lunes a los periodistas que cree que debería restringirse la concesión de visados de turista a los rusos y pidió una prohibición en toda la Unión Europea.

Algunos críticos argumentaron que prohibir a todos los rusos afectaría injustamente a aquellos que abandonaron su país por no estar de acuerdo con el gobierno del presidente Vladimir Putin y su decisión de atacar Ucrania.

Zelensky dijo que tales distinciones no importan: «Cualquiera que sea el tipo de ruso… que se vaya a Rusia».

«Entonces lo entenderán. Dirán: ‘Esta [guerra] no tiene nada que ver con nosotros. No se puede responsabilizar a toda la población, ¿verdad?’ Sí se puede. La población eligió a este gobierno y no está luchando contra él, ni discutiendo con él, ni gritando», expresó Zelensky.

Zelensky habló durante una hora en su despacho presidencial, donde los pasillos se mantienen a oscuras y están forrados con sacos de arena para protegerlos de los ataques. El presidente tenía puesta una camiseta negra con el símbolo del tridente ucraniano, en lugar de su habitual uniforme verde militar.

El control ruso de Zaporizhzhia también suscitó controversia a raíz de los supuestos ataques contra la mayor central nuclear de Europa durante el fin de semana. Los ataques causaron explosiones cerca de un almacén de combustible gastado que no está diseñado para sobrevivir a tales ataques.

En respuesta, los líderes mundiales y los expertos pidieron a las fuerzas de ocupación rusas y a los defensores ucranianos que declararan una zona libre de armas alrededor del emplazamiento y que dejaran entrar a los inspectores internacionales. Rusia indicó el lunes que lo haría, pero no dijo si tomaría las medidas para facilitar dicha visita.

Ambas partes intercambiaron culpas por las explosiones cerca de la planta de Zaporizhzhia, que Rusia capturó en marzo. Ucrania acusó a Rusia de utilizar la planta como escudo para la artillería y de disparar cohetes en la zona, mientras que Rusia acusó a Ucrania de lanzar ataques en los alrededores.

Uno de los retos para los funcionarios ucranianos que presionan para que se tomen medidas enérgicas para evitar un referéndum en Kherson es explicar por qué marcaría un punto de inflexión en la guerra. La gran mayoría de la comunidad internacional no reconocería esa votación ni la posterior anexión por parte de Rusia. Pero los analistas dicen que una vez que los rusos hayan reclamado oficialmente un territorio y lo hayan declarado parte de Rusia, se borraría cualquier posibilidad de que las tropas rusas se retiren sin ser obligadas a salir militarmente.

Los funcionarios ucranianos entienden el pensamiento de Rusia por experiencia. Las fuerzas rusas invadieron Crimea en 2014, celebraron una votación que fue desestimada internacionalmente y tienen el control de la península desde entonces. Los funcionarios en Kiev todavía se quejan de que la respuesta occidental no fue lo suficientemente fuerte entonces.

La anexión también complicaría las cosas para los países occidentales que vienen proporcionando armas a Ucrania. Los funcionarios de Washington y de las capitales europeas trataron de limitar cuidadosamente las armas que proporcionan para atacar a las fuerzas rusas dentro de Ucrania. Pero si Moscú considerara que los ataques en Kherson y Zaporizhzhia después del referéndum son un objetivo del territorio ruso, podría arriesgarse a arrastrar a los países de la OTAN al conflicto.

Zelensky dejó en claro que la anexión de territorio descartaría las negociaciones con Rusia.

A los funcionarios ucranianos también les preocupa que Rusia adelante su calendario de referéndum en respuesta a la amenaza de Ucrania de una contraofensiva militar en la región. Las fuerzas ucranianas vienen ganando terreno alrededor de Kherson, la primera gran ciudad capturada por Rusia y la única capital regional.

Los avances militares se producen de pueblo en pueblo. Ese progreso fue favorecido por el uso por parte de Ucrania de sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad M142, o lanzadores HIMARS, suministrados por Estados Unidos, para dañar el puente Antonovsky, que es clave para los esfuerzos de Rusia por reabastecer a sus tropas.

Parece que Rusia está desplazando sus tropas y equipos hacia el sur en respuesta, lo que podría provocar un conflicto militar por el puerto clave del Mar Negro que, según los analistas, sería clave para la trayectoria de la guerra. Zelensky explicó que quería que Rusia supiera que recuperar el control de Kherson era sólo un primer paso: «Que sepan que en cuanto tengamos suficientes fuerzas y medios, vamos a desocupar todos nuestros territorios», concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat