Inicio Rusia El canciller ruso dice que el objetivo de Moscú es derrocar al gobierno ucraniano de Zelensky

El canciller ruso dice que el objetivo de Moscú es derrocar al gobierno ucraniano de Zelensky

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Rusia parece haber cambiado de rumbo, y el principal diplomático del país afirma ahora que el objetivo general de Moscú es derrocar al gobierno del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, mientras las descargas de artillería y los ataques aéreos rusos siguen asolando ciudades de toda Ucrania.

El comentario del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se produce en medio de los esfuerzos de Ucrania por reanudar las exportaciones de grano desde sus puertos del Mar Negro, algo que ayudaría a aliviar la escasez mundial de alimentos, en virtud de un nuevo acuerdo puesto a prueba por un ataque ruso sobre Odesa el fin de semana.

En declaraciones a los enviados en una cumbre de la Liga Árabe en El Cairo a última hora del domingo, Lavrov dijo que Moscú está decidido a ayudar a los ucranianos a «liberarse de la carga de este régimen absolutamente inaceptable».

Lavrov acusó a Kiev y a «sus aliados occidentales» de hacer propaganda para que Ucrania «se convierta en el eterno enemigo de Rusia».

«Los pueblos ruso y ucraniano seguirán viviendo juntos, ciertamente ayudaremos al pueblo ucraniano a deshacerse del régimen, que es absolutamente antipopular y antihistórico», dijo.

Las declaraciones de Lavrov contrastan fuertemente con la línea del Kremlin al principio de la guerra, cuando los funcionarios rusos recalcaron repetidamente que no buscaban derrocar al gobierno de Zelensky.

Lavrov argumentó que Rusia estaba dispuesta a negociar un acuerdo para poner fin a las hostilidades en marzo, cuando Kiev cambió de rumbo y declaró su intención de derrotar a Rusia en el campo de batalla, y añadió que Occidente ha animado a Ucrania a seguir luchando.

«Occidente insiste en que Ucrania no debe iniciar las negociaciones hasta que Rusia sea derrotada en el campo de batalla», dijo Lavrov.

Todavía no estaba claro cuándo se reanudarían los envíos de grano después de que Rusia y Ucrania firmaran el viernes en Estambul acuerdos idénticos con las Naciones Unidas y Turquía. Los acuerdos pretenden despejar el camino para el envío de millones de toneladas de grano ucraniano, que se necesita desesperadamente, así como la exportación de grano y fertilizantes rusos.

El Kremlin insistió el lunes en que el ataque al puerto de Odesa durante el fin de semana tenía como objetivo activos militares y no afectaría al envío de grano.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a los periodistas que el ataque tenía que ver «exclusivamente con la infraestructura militar».

«Esto no tiene ninguna relación con las infraestructuras que intervienen en el cumplimiento de los acuerdos y la exportación de cereales. Así que esto no puede ni debe afectar de ninguna manera al inicio del proceso de envío», dijo Peskov.

El portavoz del Kremlin también dijo que Moscú no tiene ningún interés en detener todos los suministros de gas a Europa y que las recientes restricciones al flujo de gas ruso a los países europeos «son simplemente las consecuencias de las restricciones que los europeos han impuesto, y los propios europeos están sufriendo estas restricciones».

«Rusia es un proveedor de gas responsable, y diga lo que diga la Comisión Europea, en las capitales europeas, en Estados Unidos, Rusia ha sido y sigue siendo un país que garantiza en gran medida la seguridad energética de Europa», dijo Peskov.

Mientras tanto, la oficina presidencial ucraniana dijo el lunes que al menos dos civiles murieron y otros 10 resultaron heridos en los últimos bombardeos rusos de las últimas 24 horas.

En la región oriental de Donetsk, foco de la ofensiva rusa, la artillería rusa golpeó Avdiivka, Kramatorsk y Kostiantynivka. Un ataque aéreo sobre Bakhmut dañó al menos cinco casas.

«Los rusos están utilizando la táctica de la tierra quemada en todo el Donbás, disparan desde el suelo y desde el aire para arrasar ciudades enteras», dijo el gobernador de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, en declaraciones televisadas.

Los rusos también golpearon la región de Kharkiv. En la ciudad de Chuhuiv, un ataque ruso arruinó el edificio de un club local y los equipos de rescate sacaron a varias personas de debajo de los escombros.

El gobernador de Kharkiv, Oleh Sinyehubov, denunció el ataque como una «barbarie sin sentido», y dijo que «parece una lotería mortal cuando nadie sabe dónde vendrá el próximo golpe y toda la región es peligrosa para vivir».

En la región de Dnipro, una niña de 10 años resultó herida por un bombardeo, y un niño de 7 años resultó herido en el bombardeo ruso de la región de Mykolaiv.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat