Inicio PERSONAJES Dani Dayan, el candidato israelí de origen argentino que quiere acercar a Israel y la diáspora

Dani Dayan, el candidato israelí de origen argentino que quiere acercar a Israel y la diáspora

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- En la peor pesadilla de Dani Dayan el pueblo judío se divide en dos tribus, una de las cuales se pierde porque el Estado de Israel no logró evitar una fisura con sus comunidades de la diáspora.

Pero el destino del judaísmo mundial no siempre pesó tanto sobre sus hombros.

Dejando Argentina para emigrar a Israel a los 15 años, Dayan creó una empresa de alta tecnología y luego la vendió, abandonando el mundo de los negocios por la política con la entonces singular misión de salvar el movimiento de asentamientos y preservar la Tierra de Israel.

Elegido para dirigir el Consejo de Yesha en 2007, Dayan heredó un movimiento que se había hundido hasta uno de sus puntos más bajos tras la retirada de Gaza en 2005 y la destrucción de los asentamientos allí.

De voz suave, secular y con dominio del español, el hebreo y el inglés, Dayan consiguió tender puentes entre el Consejo y la corriente principal de Israel, así como con la comunidad internacional. Como resultado, se creó un puesto de enviado especial para él en el consejo, incluso después de que dejara su papel de líder en 2013.

Sin embargo, cuando el primer ministro Benjamín Netanyahu nombró a Dayan cónsul general de Israel en Nueva York en 2016, causó sorpresa. Enviar a un alto defensor de los colonos a representar a Israel ante las comunidades judías de izquierda, los políticos y los medios de comunicación en la Gran Manzana no tenía sentido para mucha gente.

Pero, según todos los indicios, Dayan sirvió bien a Israel, ganándose muchos amigos por su respeto al pluralismo político y religioso durante un momento delicado en la política estadounidense y en medio de un aumento del antisemitismo que alcanzó su punto álgido con el peor ataque antisemita de la historia de Estados Unidos en la Congregación del Árbol de la Vida en Pittsburgh.

Dayan, de 65 años, dice que regresó en 2020 a Israel como un hombre cambiado. Después de representar al país ante los judíos de los Estados Unidos, ahora está listo para ser la cara de los judíos del mundo en la Knesset con el partido que, según espera, liderará el próximo gobierno.

A petición del candidato a primer ministro Gideon Sa’ar, Dayan entra en la política nacional, buscando un escaño en la Knesset con el Partido Nueva Esperanza de Sa’ar, y está decidido a utilizar el puesto para abogar en Israel por los judíos estadounidenses y por la judería mundial en general.

En una entrevista con The Jerusalem Post realizada por Zoom, Dayan explicó por qué no entró en política por culpa de Netanyahu o a pesar de él.

¿Por qué entró en la política cuando tenía una vida tan buena?

He tenido una vida maravillosa. No tenía intención de entrar en política. Pero, en mis últimos meses en Nueva York, me sentí incómodo con la existencia de un gobierno hinchado y sin presupuesto estatal. Me pareció indignante. Contradecía por completo la forma en que creo que se debe dirigir un país.
Entonces Gideon Sa’ar anunció que iba a formar un nuevo partido. Sentí que por fin tenía un partido al que podía votar sin comprometer mi ética. Sabía que lo votaría para mejorar las cosas en Israel.
Cuando me llamó para pedirme que fuera candidato, tuvimos una consulta familiar y decidimos que, cuando el país está en una situación comprometida, si podía mejorar la situación, debía hacerlo.
Es la primera vez que tengo un partido al que podría votar sin dudar, que se ajusta a mis creencias nacionales, liberales y éticas. Me considero un discípulo de Ze’ev Jabotinsky, Menachem Begin y Yitzhak Shamir.

¿Por qué se presenta en un partido anti-Netanyahu después de que él luchara por conseguirle un puesto diplomático?

No tengo ninguna disputa personal con el primer ministro Netanyahu. Él me nombró cónsul general, y yo ocupé mi puesto de la mejor manera posible, y escuché de la derecha y la izquierda que lo hice bien. Pero si Netanyahu me hubiera dicho que tengo que perjudicar los intereses vitales del Estado de Israel, no habría aceptado el puesto. Los que creen que tengo que subyugar mi integridad son parte del problema.
Tengo fuertes diferencias de opinión con Netanyahu sobre el Ministerio de Asuntos Exteriores. Creo que ha vaciado su presupuesto y lo ha llevado a una situación lamentable. Tenemos fuertes desacuerdos también sobre las comunidades judías no ortodoxas en Estados Unidos.
Por utilizar un eufemismo diplomático, no me entusiasmó su abandono del Partido Demócrata y su adhesión ciega al Partido Republicano. No entendió lo que creo que es vital para llegar a las minorías -afroamericanos y latinos- en lugar de sólo a los evangélicos.

Durante la última década, Netanyahu fue visto en Washington como casi un miembro del Partido Republicano. En cambio, la embajada israelí se mostró más cerca de los funcionarios demócratas…

Dudo que haya algún israelí, pero seguro que en a centro-derecha, que tenga más números de teléfono de senadores y congresistas demócratas que los que yo tengo en mi iPhone personal. Mi personal sabía que por cada republicano con el que me reuniera, debería conocer al menos a cinco o seis demócratas.

Sa’ar llegará a la Oficina del Primer Ministro sin esa carga de ser considerado casi un miembro del Partido Republicano. Para él será mucho más fácil tratar con una administración Biden que con Netanyahu.

¿Le han prometido una cartera? ¿Quiere ser ministro de Asuntos de la Diáspora?

Entré en la arena política humildemente, sin exigencias ni expectativas de un puesto u otro. No hay duda de que el tema de las relaciones entre Israel y el judaísmo mundial, especialmente el estadounidense, me ha absorbido por completo. Ahora lo llevo en la sangre.
Cuando llegué a Nueva York tuve una sensación de déjà vu, de recordar lo que significa ser judío fuera de Israel, una sensación que no había experimentado en casi 50 años.
Entré en la esfera política casi como una persona de un solo tema, el tema de la Tierra de Israel, pero inmediatamente en Nueva York fui tomado por el pueblo judío. Me ocuparé de esos temas en la Knesset. Será una prioridad en mi agenda. Sí, apoyaría un proyecto de ley que exigiera consultar a la diáspora sobre cuestiones clave.
La gente habla de las fisuras entre Israel y los judíos estadounidenses. Lo que me molesta no es el titular de la semana que viene en The Jerusalem Post de Israel o en The Forward de Nueva York sobre las relaciones entre Israel y la diáspora. Lo que me quita el sueño es lo que se escribirá dentro de cien años en los libros de historia: que el pueblo judío se dividió en dos tribus inconexas o, peor aún, que perdimos una de las tribus.
Es responsabilidad del Estado judío trabajar para evitarlo. Hoy somos el hermano mayor en la relación. No creo que Israel cumpla su compromiso como Estado judío en ese sentido. Le dije a Netanyahu que lo que había hecho para salvar esa brecha no era ni mucho menos suficiente.

¿Hasta qué punto su partido se tomaría en serio el antisemitismo y qué haría para combatirlo?

Cuando llegué a Nueva York, no me preocupaba mucho el antisemitismo. Creía ingenuamente que el antisemitismo violento y virulento era cosa del pasado.
Pero luego la realidad me golpeó en la cara. Empezó gradualmente. Recuerdo haber volado espontáneamente a Rochester, Nueva York, para visitar con el alcalde de ese lugar un cementerio judío que había sido profanado. Luego, aparecieron esvásticas en una sinagoga de Manhattan. Luego llegó Charlottesville, que fue una llamada de atención para mí. Virginia no estaba en mi jurisdicción, pero me propuse ir inmediatamente. Me horrorizaron las historias que escuché allí. Sin embargo, sin dudas, el acontecimiento más indeleble de mi mandato fue Pittsburgh.
Llegué a Pittsburgh el mismo día del tiroteo. Me pasé la semana abrazando familiares y llorando, participando en los funerales y haciendo llamadas de pésame. A partir de ese día todo cambió. Llegué a la sinagoga del Árbol de la Vida cuando los cadáveres aún estaban depositados en el santuario, y me quedé toda la semana.
El siguiente Shabat hubo un servicio en una enorme sinagoga, Rodef Shalom. Fue un servicio muy largo, con discursos, cánticos y canciones. Terminó con un himno, sólo un himno: el «Hatikva».
Cuando se habla de la desconexión de los judíos estadounidenses con Israel, siempre recuerdo que en su punto más bajo y trágico, para darse fuerza, cantaron el «Hatikva» y sólo el «Hatikva».
Para Israel, cualquier acontecimiento antisemita, en cualquier parte del mundo, aunque ocurra a miles de kilómetros de las costas de Tel Aviv, es un asunto interno. El antisemitismo en Pittsburgh, en Ucrania, en Argentina, en Marruecos, es una cuestión interna para Israel, el Estado judío.
Aunque no tengamos autoridad para actuar, eso no significa que no tengamos responsabilidad. Es cierto que es más difícil aplicar esa responsabilidad cuando no tenemos autoridad, pero no estamos libres de intentar cumplir esa responsabilidad. Eso significa que en cada reunión con funcionarios extranjeros hay que plantear las cuestiones del antisemitismo y la protección de las comunidades judías, y plantearlas con fuerza.

¿No está comprometiendo su integridad al apoyar a un candidato que puede necesitar formar una coalición con Meretz frente a un gobierno de derecha dirigido por Netanyahu?

Está muy claro que Netanyahu no puede formar un gobierno, a menos que lo haga con Mansour Abbas, que es parte del problema. Abbas es el líder de la Lista Árabe Unida, que es el ala política de la Rama Sur del Movimiento Islámico en Israel. Está claro que sólo Gideon Sa’ar puede formar gobierno, porque Meretz y la Lista Conjunta son los únicos partidos que lo descartan. La razón por la que vamos a las cuartas elecciones en dos años es que Netanyahu no puede formar gobierno.

¿Anexaría Nueva Esperanza los asentamientos de Cisjordania?

La cuestión de la soberanía, por desgracia, ya no es relevante, debido al compromiso de Netanyahu de no hacerlo.
Estamos a favor de aplicar la ley y la jurisdicción israelí sobre las comunidades israelíes de Judea y Samaria. Yo, sin duda, lo estoy, tanto como ex presidente del Consejo de Yesha como en calidad de residente del asentamiento Ma’aleh Shomron.
Pero tendremos que cumplir el compromiso que Netanyahu contrajo con Estados Unidos y otros países de no hacerlo en los próximos años. Ese compromiso se presentó a la opinión pública israelí como algo vago, pero es un compromiso internacional muy claro y fuerte sobre Israel.

¿Apoyaría Nueva Esperanza la legalización de los puestos de avanzada de los colonos?

Yo, personalmente, he estado involucrado en ese asunto de la autorización de los jóvenes asentamientos desde 2012. Fui muy importante para que el Gobierno formara el comité Edmond Levy, que fue el primero en tratar ese tema.
Recuerdo haberme manifestado frente al despacho del primer ministro Netanyahu en 2013, pidiéndole que aplicara las recomendaciones del informe Levy, lamentablemente sin resultado.
Estamos totalmente comprometidos con la aplicación de esas recomendaciones y con la legalización de los jóvenes asentamientos.

¿Construiría en Judea y Samaria a pesar de la desaprobación del presidente estadounidense Joe Biden?

Puede estar seguro de que en un gobierno de Sa’ar no se congelará la construcción en Judea y Samaria.

¿Apoya la creación de un Estado palestino?

Forma parte de la plataforma de Sa’ar que no se creará ningún otro Estado árabe entre el Mediterráneo y el río Jordán.

¿Es decir que no apoyará la creación de un Estado palestino?

Así es.

¿Y si Biden quiere avanzar en un proceso de paz?

Explicaríamos por qué esa no es la solución factible al conflicto. No espero que el presidente Biden inicie pronto las negociaciones. Ha comprendido el gran error que cometieron la mayoría de sus predecesores, que en el momento en que entraron en el Despacho Oval, nos agarraron por un lado y agarraron a los palestinos por otro y se lanzaron a la pileta del proceso de paz. El problema es que se olvidaron de comprobar si había agua, y nos rompimos las cabezas, incluidas la de los presidentes.
Creo que Biden entiende que para reanudar las negociaciones con los palestinos, debido a muchas razones, la mayoría de ellas cuestiones internas palestinas, no es el momento de hacerlo.
Creo que ningún presidente desde la Segunda Guerra Mundial ha entrado en el Despacho Oval con tantos problemas abrumadores en su agenda. Aunque tenga que ocuparse de temas internacionales, creo que somos el quinto o sexto lugar en su lista de prioridades.

¿Cuál es su plan para resolver el conflicto palestino?

Por desgracia, la intransigencia palestina continúa y no vemos una solución viable al conflicto a corto plazo.

¿Cuál es su plan de paz a largo plazo con los palestinos?

Siempre hemos defendido que tomaríamos medidas para mejorar la calidad de vida, la dignidad, de los palestinos.
Con los actuales dirigentes, extremistas y más extremistas, no veo que la situación permita una rápida solución del conflicto. Es una tragedia, pero también es un hecho.
La gente cree que el proceso de paz consiste en salvar la diferencia entre nosotros y los palestinos en los llamados temas centrales: fronteras, seguridad, refugiados, Jerusalem, asentamientos, agua. Eso es un error. Son tecnicismos. Lo que impide un proceso de paz es el hecho de que los palestinos siguen viéndonos como ilegítimos en esta región.
Hay algunos palestinos que reconocen que somos fuertes y que, por tanto, somos un hecho sobre el terreno, pero eso permite un alto el fuego, un armisticio, no un acuerdo de paz.
Para conseguir la paz, tienen que interiorizar que somos legítimos aquí, que pertenecemos, que somos autóctonos; y, por desgracia, veo que los palestinos van en la dirección contraria.
Una historia personal. Estuve en la Sinagoga Park East de Manhattan el Día Internacional de la Memoria del Holocausto. El orador principal era el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. En su discurso dijo algo apolítico, un hecho histórico. Dijo que el Templo que fue destruido por los romanos en Jerusalem en el año 70 era un Templo judío, algo obvio.
Al día siguiente, el enviado palestino a la ONU presentó una enérgica carta de protesta; exigió que el Secretario General Guterres se retractara de su declaración. Dijo que era ofensivo para el pueblo palestino.
Mientras sigan viéndonos como colonizadores ilegítimos en Tel Aviv y en Ma’aleh Shomron, el proceso de paz no comenzará.
Esa es la razón por la que la persona más importante en el proceso de paz es el ministro de Educación de la Autoridad Palestina. En el momento en que empiecen a educar que pertenecemos, que somos legítimos, ese día empezará el proceso de paz, y entonces trabajaremos duro para romper las brechas en las cuestiones fundamentales.

Si no cree en un Estado palestino, ¿no está también deslegitimándolos?

No los estoy deslegitimando. Entiendo cuáles son las amenazas a la seguridad de Israel. Entiendo perfectamente que un estado palestino tendría como única intención eliminar a Israel.
Desde la ventana de mi casa de Ma’aleh Shomron veo Tel Aviv como si estuviera en la palma de mi mano. Sé lo que ocurrirá, por experiencias anteriores, por Gaza y por otros acontecimientos, si desde esa ventana, en lugar de estar yo con mi familia protegidos por las FDI, estuviese un Estado palestino.
Le dimos Gaza a Mahmoud Abbas, y allí encontramos a Hamás. Aunque firmemos un acuerdo con Abbas, o con su sucesor de Fatah, por votación o por balas, sabemos que Hamás es el gobernante de ese estado.
Sí, la seguridad de Israel está por encima de todo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat