Inicio NOTICIAS AMIA/Encubrimiento. Beraja: “Ningún dirigente o institución podía ser cómplice de dejar una bomba latente”

AMIA/Encubrimiento. Beraja: “Ningún dirigente o institución podía ser cómplice de dejar una bomba latente”

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman, desde Tribunales).- “No me consta que algún funcionario público estuviese involucrado en un plan para desviar la investigación del atentado a la AMIA porque nadie me lo dijo, pero si esa conspiración existió, quien la diseñó ignoraba cómo funciona el terrorismo: condenar a falsos culpables favorecería otro atentado, y además, ello podía quedar muy pronto al descubierto”, aseguró hoy, jueves, el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja en la décima audiencia del juicio oral y público por encubrimiento de sus autores o cómplices.

“Imaginar que la sociedad y la comunidad judía aceptarían un falso esclarecimiento no tiene asidero lógico, y ningún dirigente o institución (comunitaria) podía plegarse a un plan tan ridículo e imposible de digerir para la opinión pública”, sino que “habría actuado para levantar a la sociedad civil y hecho una denuncia internacional porque no podíamos ser cómplices de dejar una bomba latente”, completó.

El imputado insistió en refutar las “acusaciones inverosímiles” en su contra: “jamás pude haber consentido ni acordado una idea tan siniestra, aceptar una solución anestésica sería peor que no haber sido querellantes”.

También contó varias anécdotas que marcaban la ignorancia o desinterés de las autoridades nacionales y sus evaluaciones geopolíticas, que diferían de las de la comunidad judía, como cuando el ex presidente Carlos Menem propuso, el viernes 22 de julio de 1994 al mediodía, en la Quinta de Olivos, que “si se comprobaba que era Irán, había que romper relaciones” diplomáticas, pero luego sus asesores lo “frenaron”, según le dijo el entonces embajador estadounidense, James Cheek.

En el mismo sentido, el ex líder comunitario relató acciones de las instituciones judías que enojaron al gobierno, sobre todo en el exterior, para demostrar que no estaban alineados.

Cuando se conoció el robo del video que mostraba una negociación entre el entonces juez Juan José Galeano y Carlos Telleldín, el último poseedor conocido de la camioneta-bomba Trafic que voló la sede comunitaria judía, a mediados de 1997, un año después del pago de los 400.000 dólares de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) para que señalara, se presume que falsamente, a un grupo de policías bonaerenses, “aseguré ante la Comisión Bicameral (de Seguimiento de la Investigación de los Atentados a la Embajada de Israel y la AMIA) que no nos interesaba el destino de un funcionario, sino que se investigara todo para llegar a la verdad”, afirmó para ratificar que no se habría prestado a un encubrimiento.

Tras un cuarto intermedio de 20 minutos, Beraja se ocupó de la “pista siria”: “La escisión de la ‘pista internacional’ surge de la declaración de (el ex jefe de Contrainteligencia de la SIDE, Antonio ‘Jaime’) Stiuso ante el TOF3 (por el Tribunal Oral Federal N° 3, que realizó el juicio anterior), donde prometió aportar información al respecto y nunca lo hizo, pero no es una línea autónoma: el jefe de (el imputado Alberto Jacinto) Kanoore Edul era (el entonces agregado cultural iraní, Mohsen) Rabbani, el responsable de los dos atentados”.

Su declaración continuó por otras casi dos horas y se volvió a interrumpir hasta las 14.30 hs.

El imputado ya anticipó que solo responderá las preguntas de su defensa y de los jueces.

Por otra parte, al comienzo de la audiencia, el tribunal informó que está a disposición de las partes el dictamen pericial que desestimó que el ex secretario de Inteligencia Hugo Anzorreguy, el único involucrado que aún no declaró o se negó a hacerlo, no esté en condiciones de afrontar el juicio.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat