Inicio NOTICIAS Organización Sionista Mundial. Lalo Slepoy: En defensa del Hebreo

Organización Sionista Mundial. Lalo Slepoy: En defensa del Hebreo

Por
0 Comentario

Itongadol.-  La semana pasada escribí una nota sobre lo que para mí es ser sionista. En la presente quiero exponer mi parecer personal e institucional, como Representante de la Organización Sionista Mundial para América Latina, sobre otro de los componentes fundamentales de nuestra identidad: el idioma hebreo.

No soy yo quien deba juzgar la educación judía en Argentina, yo mismo soy producto de ella, y con mucho orgullo. El nivel educativo de los colegios de la red educativa judía es reconocido tanto dentro como fuera de los límites comunitarios. Hemos tenido grandes logros y reconocimiento merecido por la labor realizada en áreas de ciencia e inglés, entre otras. Esto me da por un lado un enorme orgullo por lo que podemos hacer en materia de educación cuando nos lo proponemos y lo hacemos bien, y por el otro, una enorme congoja por la situación de la "enseñanza judaica" y más particularmente por la situación de la enseñanza del idioma hebreo. Paralelamente a la creciente y acertada profundización del idioma inglés, nos encontramos con un constante e incomprensible recorte en la enseñanza del idioma hebreo y demás materias judaicas. En la actualidad, los colegios de la red educativa judía, dedican entre 2 (¡?) y 12 horas semanales al "área judaica".
Durante miles de años hablamos en hebreo, desde que fuimos desterrados de nuestra patria por la fuerza, nos vimos obligados a aprender otros idiomas e incluso a crear nuevos idiomas de comunicación (como el idish y el ladino, dependiendo del lugar de destierro), pero desde hace ya más de 100 años, con el resurgimiento del idioma hebreo y especialmente con la creación del Estado de Israel, el hebreo volvió a ser protagonista central de la vida y la cultura judía. Hablamos hebreo y rezamos en hebreo, insultamos en hebreo y también ganamos un Premio Nobel de literatura en hebreo (Shmuel Iosef Agnón en el año 1966 "por su arte profundamente narrativo con tópicos característicos de la vida del pueblo judío"). En hebreo nos defendemos ante nuestros enemigos y en hebreo creamos los mayores inventos tecnológicos para toda la humanidad (pen drive, ICQ, WAZE, riego por goteo, cámaras microscópicas, etc., etc., etc.).
Aquel que cree que el hebreo debe pelear su lugar dentro del horario de los colegios en el área de "lengua extranjera", a mi criterio, se equivoca. El hebreo para nosotros no es una lengua extranjera, el hebreo es nuestra lengua.
No soy tan ingenuo para pensar que el hebreo debe ganarle el lugar al inglés, todo lo que digo es que ni siquiera deben competir entre ellos. El inglés hace mucho que se convirtió en una herramienta imprescindible para las relaciones y el comercio internacional, así como hace mucho que el hebreo se convirtió en una parte imprescindible de nuestra identidad. También en Israel se estudia el inglés a un nivel altísimo, pero nunca a cuenta de nuestro propio idioma, sino junto con él. Creo que debemos creer más en lo que somos. Así como en el Dante Alighieri y en el Cristoforo Colombo se estudia el italiano como segundo idioma y nadie lo cuestiona, así como en el Liceo Francés se estudia el francés como segundo idioma y nadie lo cuestiona, así como en el colegio Americano Lincoln se estudia inglés como segundo idioma (obvio!) y nadie lo cuestiona, porqué debemos cuestionarnos la enseñanza de nuestro propio idioma en la red educativa judía? Hoy en día se puede encontrar dentro de la red educativa judía colegios que enseñan Mandarín/Chino, y me parece excelente, cuantos más idiomas tengamos, más se enriquecerán nuestros horizontes, pero ¿porqué a cuenta del hebreo?
Cuando planteé esta pregunta ante los directores de varios colegios, la respuesta fue: "es lo que los padres quieren". Me parece correcta e imprescindible la participación de los padres en el proceso educativo de sus hijos, pero los educadores, como tales, ¿no tienen nada que decir al respecto? ¿Acaso queremos tener una red educativa para judíos o una red educativa judía?, ¡y la diferencia está más que clara! ¿Acaso nos debemos conformar con que la mayoría o la totalidad del alumnado sea judío? o debemos aspirar a que también los contenidos expresen nuestra identidad? A este punto, muchos me responden que en los colegios de la red hay "un ambiente y una vivencia judía", conmemorando también las festividades religiosas judías como las nacionales. Esto es cierto, es correcto e imprescindible, pero a mi criterio debe venir acompañado de un respaldo teórico de estudios que complemente con la cabeza lo que siente el corazón. Como ya lo dije, las vivencias son imprescindibles pero no son suficientes.
El presente de la educación judía debe ser incrementado con nuevos conocimientos y con innovaciones todo el tiempo, tal como se hace, eso es lo que nos hace un pueblo sabio e innovador. Nuestra identidad judía es la base sobre la cual se construye el conocimiento y el desarrollo de las demás habilidades.
Desde la Organización Sionista Mundial, en conjunto con otras instituciones, comprometidos ideológicamente con el hebreo como idioma del pueblo judío, estamos apoyando y seguiremos apoyando el desarrollo de nuevos planes de estudio, más modernos, más interactivos, mas tecnológicos y más atrayentes, confiando en que sean bien acogidos por la comunidad.
 
Lalo Slepoy

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat