Inicio NOTICIAS AMIA/Elecciones. Las conversiones no ortodoxas son el principal obstáculo para una lista de unidad

AMIA/Elecciones. Las conversiones no ortodoxas son el principal obstáculo para una lista de unidad

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- A menos de veinte días de las elecciones en la AMIA, el domingo 7 de abril, las diferencias entre las listas se mantienen intactas y la imposibilidad de conformar una nómina de unidad se ratifica como la crónica de una muerte anunciada.
Su presidente, Guillermo Borger, contó a la Agencia Judía de Noticias (AJN) que el viernes pasado hubo una “reunión cordial”, de la cual “participaron apoderados de las diferentes propuestas y se mantuvo la iniciativa de hacer una lista de unidad, en particular en estos momentos de la Argentina”, en medio de la tensión entre la comunidad judía y el gobierno por su impulso y posterior aprobación del Memorándum de Entendimiento con Irán en el marco de la investigación del atentado del 18 de julio de 1994, que asesinó a 85 personas e hirió a centenares.
“Cada uno se llevó el compromiso de ver cuáles son las prioridades que llevarían a esta posibilidad”, con los consecuentes “renunciamientos, y habrá un próximo encuentro una vez que los factores avisen si están avanzando”, se esperanzó en soledad.
Es que según un relevamiento de AJN, los participantes en esa reunión consideran virtualmente imposible que pueda alcanzarse un acuerdo.
Gabriel Gutesman, apoderado de la lista 2, “Unidad Comunitaria”, fue lapidario: “Fue una propuesta interesante, pero no prosperó”.
En el mismo sentido, “lamentamos mucho que la iniciativa no haya prosperado y le agradecemos a Borger la iniciativa de convocar a la unión”, rescató Daniel Groisman, referente de la oficialista lista 3, “Bloque Unido Religioso”.
En tanto, Alberto Bystrowicz, de la lista 4, “Acción Plural Comunitaria”, admitió que “hoy los tiempos están lanzados y no es posible” conformar una lista de unidad.
El único que no cerró la puerta del todo fue Pedro Buki, apoderado de la lista 1, “AMIA es de Todos”, con un no muy convencido “es difícil que esto prospere antes de las elecciones”.
Ello se debe a que “la voluntad es que luego haya una mesa de diálogo que permita encontrar algún camino que conforme mínimamente a todas las posiciones”, aclaró Bystrowicz y confirmó Gutesman.
“Creo que tenemos un punto de encuentro en todo, pero el mayor escollo es la aceptación de los conservadores por parte de la ortodoxia, y por ahora no le vemos solución”, sintetizó este último.
“Hay una importante voluntad de encontrarse y ver las cosas de la comunidad en conjunto; por supuesto que hay distintos matices, sobre todo en materia de acercamiento de los ortodoxos al conservadorismo”, ratificó el apoderado de la lista 4.
Groisman detalló las desavenencias: “La reunión fue muy buena para testear: en la primera, todas las agrupaciones habían manifestado su intención de compartir y llegar al objetivo, pero en la del viernes, la gente de Acción Plural dijo que para seguir logrando los objetivos necesitaban aumentar el presupuesto de educación, a lo cual accedimos porque la del BUR fue la única gestión que lo aumentó significativamente, y que sí o sí había que aprobar la conversión reformista, a lo cual se contestó que la AMIA tiene una tradición de muchísimos años en materia de políticas relacionadas a la observancia de la religión y que este gobierno no la había cambiado: hay un Rabinato, con el cual pueden evacuar cualquier inquietud que tengan”.
“Expresé que me parecía que la AMIA no tiene como misión el entrar en discusiones religiosas sobre los miembros de la comunidad, a quienes se respeta por igual, y que ésa era una utilización política que siempre se ha hecho para las elecciones, pero que en realidad está lejos de ser un problema serio como para que inhiban de lograr una lista de unidad”, completó.
Bystrowicz aceptó que “en una reunión no se pueden abarcar problemáticas que vienen desde hace cinco años”, pero Buki fustigó al representante de la lista 4 porque, a su juicio, “no es tiempo para decir ese tipo de cosas”, lo cual “se podría haber hecho hace dos años”.
“Borger dijo que quien decide sobre las cuestiones halájicas (de la Ley Judía) es el gran rabino; entonces, hay que preguntarle si lo autoriza y todo lo que diga se va a llevar a cabo”, continuó.
“Hace cinco años que estamos trabajando y haciendo cosas dentro de la AMIA, con la paciencia indicada porque no es un tema de evolución, sino de revolución de las cosas”, reconoció el apoderado de AMIA es de Todos sobre el espinoso tema de las conversiones hechas por rabinos no ortodoxos y en alusión a la inauguración, en este período, de un sector en el cementerio de Tablada destinado a esa población.
Por su parte, Gutesman intentó “poner paños fríos”: “Los dirigentes somos los responsables de no dar un punto de encuentro; por eso, cada vez que tengo la oportunidad de decir algo, lo hago por un montón de gente que no tiene esa oportunidad”.
“Si no vamos a entender por nosotros mismos que tenemos que cambiar la postura, en poco tiempo nos lo van a hacer entender desde afuera de la Kehilá, y eso es lo que más nos preocupa a todos”, advirtió el apoderado de Unidad Comunitaria.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat