Inicio NOTICIAS Crece la preocupación de los judíos venezolanos que viven en Israel tras la muerte de Chávez

Crece la preocupación de los judíos venezolanos que viven en Israel tras la muerte de Chávez

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Los venezolanos israelíes expresaron su preocupación por la suerte de la comunidad judía en ese país tras la muerte del presidente Hugo Chávez, quien falleció el martes pasado a los 58 años víctima de una grave enfermedad.
Mientras continuaba el duelo por la muerte del líder socialista, uno de los líderes comunitarios de los venezolanos israelíes disparó que con “la muerte de Chávez no hay luz al final del túnel".
Aunque muchos de los judíos venezolanos que llegaron a Israel lo hicieron en desacuerdo con la política del ex presidente, para muchos de los expatriados es más preocupante la situación sin la presencia del líder bolivariano.
"Chávez sabía cómo controlar a los extremistas, ahora van a levantar la cabeza", dijo un preocupado venezolano-israelí.
De acuerdo a lo sostenido por el portal de noticias Ynet, la persecución que sufrió la comunidad judía desde que Chávez llegó al poder -que se intensificó después de que la embajada israelí cerró durante la Operación Plomo Fundido- llevó a muchos de sus miembros a abandonar Venezuela para instalarse en otros países de habla hispana, Estados Unidos e Israel.
De esta manera, la comunidad judía de Caracas, que contaba con 25.000 judíos en 1998, ahora sólo cuenta con 8.000.
Se estima que en la actualidad hay 1.500 judíos venezolanos que viven en Israel, en su mayoría instalados en Kfar Saba, Raanana, Shoham y Herzliya.
"El reino de Chávez vivió un nuevo fenómeno de la xenofobia y el odio a Israel", dijo Sheryl Camper, quien hizo aliá en 1993.
La hostilidad hacia Israel tuvo un efecto importante en la comunidad, y fue uno de los motivos que llevaron a muchos judíos a abandonar Venezuela. “Sin la embajada de Israel, los judíos nos sentíamos aún más vulnerable", expresó Camper.
No obstante, ella aclaró que tiene poca fe en que la situación mejore tras la muerte de Chávez: "Es obvio para todos que, incluso en el mejor de los casos, la rehabilitación y la renovación de los vínculos con el mundo tomará mucho tiempo", explicó.
León Amiras, vicepresidente de la OLEI-ISRAEL, indicó que los judíos que se quedaron en Venezuela comparten el sentimiento. "Me sorprendió oír, a partir de conversaciones con varias figuras de la comunidad, que no piensan que la muerte de Chávez traiga luz al final del túnel", dijo Amiras.
"Chávez era un dictador de libro de texto, y a pesar de que él se ha ido, su partido todavía tiene el poder, ya que controlan todas las autoridades y los militares, lo que hace que las posibilidades de cambio sean escasas", explicó el dirigente.
Según Amiras, la oposición venezolana está sufriendo su propia crisis y es poco probable que represente una amenaza para el gobierno de turno.
"Nuestros cálculos dicen que la situación de la comunidad no va a mejorar pronto", señaló, abatido, Amiras.
"En este momento los hombres de Chávez tienen que lidiar con la pobreza, el colapso de la economía, las desmoronadas instituciones judiciales y la educación, por no hablar de los extremistas que Chávez sabía cómo controlar, y que ahora va a levantar la cabeza de nuevo", afirmó el representante de la OLEI.
Sin embargo, algunos tienen una visión más optimista hacia la capacidad de Venezuela para el cambio. "Este es realmente un nuevo comienzo", exclamó León Markovich, de 24 años, y quien vive en Tel Aviv luego de haber dejado Venezuela hace tan sólo siete meses.
"Estamos contentos, no por la muerte de Chávez, sino por las posibilidades futuras de Venezuela. Si se me permite soñar, puedo esperar que todo va a estar bien y que los venezolanos han aprendido del pasado y que ahora todos podemos construir juntos un país", añadió.
No obstante, León es consciente de la difícil situación actual y que el camino puede ser largo.
"Chávez fue un gran líder y muchos incluso lo veían como una especie de Mesías", explicó Markovich.
"Pero cuando se llega a esto, una economía en baja y no hay seguridad personal en las calles de Caracas, porque esste es el legado de Chávez para el próximo gobierno”, sostuvo.
"Hoy no hay seguridad, no hay dinero por deudas con China y Rusia, y tememos que las próximas semanas serán muy difíciles", concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat