Inicio NOTICIAS Keren Hayesod ayudará a renovar el parque Beit She\’arim

Keren Hayesod ayudará a renovar el parque Beit She\’arim

Por
0 Comentario

Hubo una gran alegría en la casa del rabino Shimon ben Gamliel. Un bebé había nacido, y en este tiempo de persecución religiosa por parte de los romanos, que 80 años antes habían destruido el Templo, conquistado y exiliado del país a la mayor parte de sus habitantes, un feliz acontecimiento fue particularmente saboreado. Sin embargo, entre los mandatos impuestos por el emperador Adriano, estaba la prohibición de "brit milá” (El Pacto de Circuncisión). A pesar de los peligros, el rabino Shimon, quien era el jefe del Sanedrín judío -el supremo cuerpo legislativo y judicial en la Tierra de Israel- en secreto realizó la circuncisión a su hijo.
No había escasez de informantes, sin embargo. Poco después, a partir de entonces, el rabino Shimon recibido un aviso para comparecer ante las autoridades romanas con el bebé. Angustiada, la madre del bebé confió sus temores a su amigo cercano, la esposa del gobernador romano. "Tengo una idea", dijo la buena mujer. "Nuestros niños pequeños tienen la misma edad. Voy a dar mi hijo -que por supuesto no ha sido circuncidado- a su marido y él puede hacerlo pasar por su hijo".
La estratagema funcionó y los chicos se convirtieron en amigos cercanos. El pequeño romano creció para convertirse en emperador Marco Aurelio, y el hijo de Rabí Shimon se convirtió en rabino Judah "el Príncipe", que heredó la posición de su padre como cabeza del Sanedrín.
Marco Aurelio le dio a su amigo una concesión de tierras en Beit Shearim, un pueblo judío en la Baja Galilea, que había sido fundado a finales del siglo I antes de Cristo, durante el reinado del rey Herodes, y el rabino Judah pronto se convirtió en su ciudadano más famoso.
Se trasladó con el Sanedrín para apostar a Shearim, que pronto se hizo famosa al contar con un centro de estudios judíos.
Las excavaciones llevadas a cabo en el siglo pasado dan fe de una vibrante vida judía en la ciudad durante este período. Los resultados en lo que hoy constituye el Parque Nacional Beit Shearim incluyen una sinagoga y una basílica, que sirvió como punto de encuentro central. Restos de un taller de fabricación de vidrio y un punto de prensa de aceite de algunas de las fuentes de la ciudad aún subsisten.
Beit Shearim es uno de los 150 sitios del Patrimonio Nacional -sitios arqueológicos que se remontan a tiempos antiguos, así como los lugares históricos de principios de la era sionista que han caído en mal estado- que fueron incluidos en un proyecto único de renovación patrocinado por el Gobierno de Israel en asociación con la organización Keren Hayesod.
Esta iniciativa educativa tiene por objeto reforzar la identidad judía y la cohesión nacional, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, así como la lucha contra los intentos de revisar los malos momentos de la historia y deslegitimar a Israel como el hogar nacional del pueblo judío.
En el área urbana de Beit Shearim y en su cementerio se realizaron muchos hallazgos que confirmaron la identidad del lugar y la centralidad del pueblo en la historia judía.
El gran cementerio de Beit Shearim era, evidentemente, una parte importante de la economía del lugar. Al suroeste de la ciudad en sí se levantó una red de catacumbas magníficas interconectadas y tumbas, excavadas en profundidad en las laderas rocosas de las montañas, una catacumba consta de 16 salas funerarias con 400 lugares de enterramiento surtidos.
Una de las tumbas con cautela se cree que es el lugar donde fue sepultado el rabino Judah, quien, a pesar de que se mudó a Zippori por razones de salud en la última parte de su vida, fue enterrado en Beit Shearim, como se describe en el Talmud (Ketubot 12, 35a).
Estilizados sarcófagos, principalmente en piedra caliza o mármol, rellenan esta enorme necrópolis subterránea -la ciudad de los muertos. Muchas inscripciones, sobre todo en hebreo y griego, adornan el sitio, que está decorado con símbolos judíos, como un shofar, el lulav y etrog, y varios menorahs, incluyendo uno de 1,90 metros altorrelieve del candelabro de siete brazos que estaba en el templo sagrado de Jerusalem.
El 1 de agosto de 2012 miles de personas se reunieron en Binyanei HaOoma en Jerusalem para celebrar la finalización de la Yomi Daf, el ciclo de siete años y medio de aprendizaje del Talmud (que consta de la Mishná, y los comentarios posteriores – la Guemará ).
Cientos de miles de judíos se dieron cita en todo el mundo para conmemorar Yomi Daf continuando una tradición que tuvo su origen cerca de 1800 años atrás, en la pequeña localidad de Beit Shearim.
El proyecto “Sitios de Patrimonio Nacional” busca mejorar la relación de nuestro pueblo con su patrimonio mediante el desarrollo de sitios como estos, que son, en palabras del primer ministro Benjamin Netanyahu, los "bienes inalienables" del pueblo judío y el Estado de Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat