Inicio NOTICIAS Los judíos exiliados de Venezuela. Luna: “Mientras no esté en Israel me seguiré considerando una exiliada”

Los judíos exiliados de Venezuela. Luna: “Mientras no esté en Israel me seguiré considerando una exiliada”

Por
0 Comentario

Luna dejó Venezuela hace ya once años, cuando el nuevo siglo asomaba y las palabras del presidente Hugo Chávez la retrotraían en el tiempo llevándola a su infancia, a aquellos días en que su padre le relataba en cuentos lo vivido en Rumania antes de la Segunda Guerra Mundial.
“Siempre me preguntan por qué me fui de Venezuela. Mi papá me contó un cuento de lo que le pasó en Rumania cuando se venía la guerra y toda la familia salió antes de la guerra, menos ellos y la pasaron muy mal”, resume la mujer como se inició ese largo viaje desde Caracas a Miami.
Pero, en definitiva, fueron las palabras del líder bolivariano las que la empujaron a esta mujer a empacar todo y llevarse a sus hijas a Estados Unidos dejando a su marido y a gran parte de su familia en Caracas. “Cuando subió Chávez y decía cosas como que ‘quién tenga ojos que vea’, lo relacione con la historia que me contó mi papá y dije: ‘no voy a esperar hasta que pase algo, hay que irse’”, simplificó la mujer para resumir uno de los momentos más difíciles de su vida.
“En ese momento, mis padres vivían. Hoy papá está muerto, pero mi mamá está viva. En esa época, toda la familia se quedó (en Venezuela), fui la única que me fui. Todos quedaban en venir a Miami, pero nadie tomaba la iniciativa”, agrega.
Lo cierto es que varios años después, miles de judíos venezolanos comenzaron a seguir los pasos de Luna y a emigrar a Estados Unidos o Panamá en un intento por escapar del antisemitismo y la inseguridad. “Estoy feliz de haber tomado la decisión, pero más feliz de que mi familia abrió los ojos y están viniendo y me dio la chance de abrirles el camino”, dice con alegría.
Madre de cuatro mujeres, Luna aclara que “hace once años no eran tantos los (judíos venezolanos) que venían (a Miami) porque no era tan fácil”. “Encima después de lo que pasó el 11 septiembre (de 2001, con los atentados a las Torres Gemelas) no fue tan fácil pasar por migración”, añade.
Si bien la mujer está desencantada de Venezuela aún guarda algún interés o curiosidad por saber qué pasa en ese punto del planeta. “Sobre Venezuela cada día escucho historias más tenebrosas, es muy fuerte todo lo que está pasando, todo esto te aproxima a Dios”, sostiene Luna, quien tras llegar a Miami se volvió “muy religiosa”, quizás –como ella dice- “por los milagros que ocurrieron cuando me fui de Venezuela”.
“Mi opinión, en este momento, para la gente que está en esta situación de que se quiere ir de Venezuela, que vaya a Israel, no lo piensen dos veces. Israel es lo mejor. Con todos los beneficios y las bondades de América, yo si tuviera que tomar la decisión iría a Israel. Todos los judíos deben hacer teshuvá (mal traducida arrepentimiento aunque en realidad es regreso)”, aconseja.
Luna comenta que la mayoría de los judíos venezolanos fueron a Miami, pero después empezaron a ir a Panamá cuando las condiciones económicas aquí en Estados Unidos “no eran tan fáciles”.
La mujer aclara que se fue antes del allanamiento del club Hebraica, un acto cuestionado por la comunidad judía internacional. “Las cosas se veían venir, se veía que la situación en Venezuela estaba en decadencia, que la situación social se desmoronaba, que la gente estaba muy agresiva, muy violenta, no había seguridad, y cada día iba más por el mal camino, asegura.
A la distancia, Luna considera que “la decisión de irse de Venezuela fue buena”. “No hay añoranzas, hay recuerdos, pero la vida fue mejorando. No añoro el pasado, extraño mi vida familiar solamente. Estuve mucho tiempo sola y hoy día la vida comunitaria aquí es más importante que en Venezuela”, cuenta.
Pese a que ya está instalada en Estados Unidos, Luna no deja de preocuparse por lo que pasa en Venezuela, por las amenazas del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, quien en forma reiterada promueve la eliminación del Estado de Israel.
“Claro que me preocupa Ahmadinejad. No estoy preocupada solo por lo que pasa en Venezuela sino también por lo que pasa en la Argentina (con la falta de esclarecimiento de los atentados contra la AMIA y la Embajada de Israel), estoy muy molesta con lo que pasó en la ONU, donde solo catorce países apoyaron a Israel, más el antisemitismo que sigue estando presente en todas partes del mundo, incluso aquí en Estado Unidos”, aclara.
Para Luna, “Irán es un peligro mundial y está escrito en las profecías” de los libros del judaísmo. “Nosotros sabemos que todo va a venir de allá (Irán) y estamos muy cerca, no hay mucho para hacer”, agrega, por último, casi con resignación.
De acuerdo a datos oficiales difundidos por la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), la población judía en ese país se redujo a la mitad en la última década y en su mayoría, los que emigraron son jóvenes.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat